5 cosas que no sabías de los increíbles perros Pomerania

La raza de perros Pomerania o Pomerano también es conocido como: Spitz enano alemán, o Lulú de Pomerania, es una raza canina de la familia Spitz, lo cual recibe su nombre de la región de Pomerania Central, en Alemania oriental, y se encuentra clasificado como perro toy (juguete) por su tamaño pequeño.

El perro Pomerania es, sin duda alguna, una raza con un gran encanto para todas aquellas personas que desean un perro pequeño, compacto y distinguido con un temperamento alegre, vital y una gran personalidad y una enorme energía. La inteligencia y la increíble energía que posee esta raza compensan su diminuto tamaño, y evidentemente, la densa doble capa de esta raza, que podemos ver en distintos colores, es el aspecto más glorioso del Pomerania.

Por ahí se dice que el Pomerania es un perro hecho para ser malcriado y tanto él como su dueño son mucho más felices cuando esto sucede así. Dicho esto, se debería tener muy en cuenta la manera en la que uno malcría a su perro Pomerania.

El Pomerania a pesar de ser un perro pequeñito, no es ningún debilucho. Este particular perro necesita poca comida y sí que tendrás que proporcionarle sus paseos a diario, pero no necesita ejercicio en superabundancia.

Por todo esto y mucho más el Pomerania es ideal para muchos tipos de personas. Incluso personas mayores, debido a que suele ser un perro bastante alegre, cariñoso, fácil de cuidar y ofrece mucha compañía. Además, también puede convivir perfectamente bien en familia, y por supuesto, con personas solteras o que vivan en pequeños apartamentos y ciudades.

El Pomerania es propenso a desarrollar vínculos muy fuertes con sus propietarios, a los que se apegan mucho. A pesar de su diminuto tamaño poseen una fuerte personalidad, de hecho algunos son bastante territoriales, por lo que además de compañía pueden servir para alertar ante la presencia de intrusos.

raza de perros Pomerania

¿Cuáles son las características más comunes de la raza de perros Pomerania?

1. Historia

Según diversas fuentes en el antepasado del Pomerania se dice que eran perros de trineo en Islandia y Laponia, que llegaron a Europa a través de Pomerania.

La región de Pomerania, ubicada al norte por el mar Báltico y limitada al oeste por la isla de Rügen y al este por el río Vístula, ha sido habitada por diversos pueblos: eslabones, celtas, polacos, daneses, suecos y prusianos. Su nombre desciende de Pomore o Pommern, que tiene como significado “junto al mar”, y se le fue asignado en tiempos Carlomagno. Fue en Pomerania donde el Spitz ganó muchísima fama como perro de labor y como mascota.

perro pomerania

Los criadores de perros mejoraron el pelaje de esta raza y adaptaron al perro a la vida urbana, pero los Pomerania al llegar a Inglaterra aún pesaban más de 10 kg.

Se le atribuye a los criadores la reducción de tamaño del animal y además, el desarrollo de su variabilidad de colores, siguiendo procedimientos de prueba y error y adaptando las teorías genéticas de Gregor Mendel. El perro Pomerania de hoy en día es pequeño debido a la crianza selectiva, pero sigue conservando su robustez y el pelaje típico de los perros de climas fríos.

La reina de Inglaterra Carlota de Mecklemburgo-Strelitz fue quién introdujo al perro Pomerania entre el linaje de su país, pero la raza alcanzó finalmente la fama internacional en el momento en que su nieta Victoria volvió de unas vacaciones en Florencia Italia, con un perro Pomerania llamado “Marco”.

Es necesario resaltar que el Pomerania como raza modera no existió hasta el siglo XIX. Los perros de las reinas Carlota y Victoria eran mucho más grandes, posiblemente un Spitz Alemán y un Spitz Volpino. Lo mismo se puede decir de otros dueños históricos de pomeranos anteriores al siglo XIX.

Sin embargo, esta creencia puede ser ciertamente discutida, debido a que en la pintura del siglo XV del autor Jan Van Eyck, titulada “El Matrimonio Arnolfini” existe un perro con las mismas particularidades de un Pomerania. Entonces, habría que investigar si dicha raza ya había sido desarrollada para aquel tiempo, pues el perro resultaba ser bastante pequeño.

La familia más cercana del perro Pomerania son el Samoyedo, el Cazador de Alces Noruego, el Schipperke y toda la familia de los Spitz.

Según documentos oficiales, cuando se hundió el Titanic, en la mañana del 15 de abril del año 1912, sólo 3 perros lograron ser rescatados, siendo 2 de ellos de raza Pomerania. Se conoce que uno de ellos se llamaba “Lady”, y era propiedad de Margaret Hays, quien también tuvo la suerte de salvar su vida.

2. Aspecto físico

El perro Pomerania de hoy en día es un perro de tamaño pequeño y, contrariamente a las razas de mayor tamaño, los machos suelen ser menores que las hembras, los perros deben estar proporcionadas con su tamaño, dice el estándar. El perro Pomerania a pesar de ser pequeño, es bastante robusto, compacto que se mueve con gran agilidad y que posee un encanto con un cierto orgullo y majestuosidad que nos hace pensar que tiene un gran corazón dentro de ese pequeño cuerpo.

raza de peros pomerania

Apariencia general: Los Pomerania llama comúnmente su atención por su magnífico pelaje separado con la presencia de una interna lanilla muy tupida. El cuello es bastante llamativo y está rodeado de una abundante melena. Su cola se encuentra cubierta de pelo largo, volteada hacia arriba y extendida atrevidamente sobre la espalda. La cabeza de este perro es similar a la de la zorra con ojos diligentes y pequeñas orejas puntiagudas. Las orejas, lo cual se encuentran muy próximas entre sí, otorgan al Pomerania su aspecto particular desenvuelto.

Proporciones importantes: Su proporción es de 1:1 entre la altura a la cruz y la longitud del perro.

Loading...

Cráneo: El cráneo del Pomerania tiene un tamaño mediano; visto desde la parte de arriba parece ensancharse hacia atrás haciéndose un poco más angosto en forma de cuña hasta la punta de su trufa.

Depresión naso-frontal (stop): Suele ser poco pronunciada, pero nunca

Trufa: La nariz del Pomerania es redonda, de tamaño pequeña y de color negro; en todos los perros Pomerania de color pardo la nariz debe ser de color pardo oscuro.

Hocico: Éste no suele ser muy largo, ni tampoco grueso ni puntiagudo; presenta una muy buena proporción en relación con el cráneo.

Labios: Los labios no son colgantes; se encuentran bien juntos y no forman pliegues en las comisuras. En todos los ejemplares de la raza son de color negro, pero en el Pomerania de color pardo son de color pardo.

Mandíbulas / Dientes: Las mandíbulas de estos particulares perros tienen un desarrollo muy normal y presentan una mordida en tijera completa con 42 dientes, es decir, que los incisivos superiores caigan estrechamente por delante de los inferiores, los dientes siendo implantados perpendicularmente a las mandíbulas.

Mejillas: Las mejillas por lo general, son levemente redondas y no son prominentes.

Ojos: Los ojos son de tamaño mediano, con una forma alargada, un poco oblicuos y de color oscuro. Los párpados de estos perros presentan una pigmentación en negro en todas las variedades de color y sólo suelen ser pardos oscuros en los Pomerania de variedad pardo.

Orejas: Las orejas puntiagudas son en forma triangular, son pequeñas y más bien estrechamente colocadas entre sí. Su inserción es alta. Permanecen siempre erectas con la punta rígida.

Cuello: El cuello es medianamente largo y presenta una inserción amplia con los hombros; en la nuca es ligeramente convexo, sin papada y cubierto de una melena en forma de collar.

Línea superior: La línea superior del Pomerania se inicia desde la punta de las orejas erectas y pasa como un arco liso sobre la espalda corta y recta.

Cruz / Espalda: La cruz alta desciende imperceptiblemente sobre la espalda corta, recta y fuerte.

Lomo: El lomo generalmente es corto, ancho y fuerte.

Grupa: La grupa de este perro es ancha y corta, pero no vencida.

Pecho: Presenta un tórax profundo, bien arqueado; además, el antepecho se encuentra bien desarrollado.

Línea inferior y vientre: El pecho se encuentra extendido lo más posible hacia atrás; el abdomen es moderadamente retraído.

Cola: La cola es de inserción alta y presenta una longitud mediana; ésta se dobla hacia arriba desde la raíz y se enrolla sobre la espalda extendiéndose firmemente. Además, se encuentra bien recubierta de pelo tupido. Un lazo doble en la punta de la cola es aceptable.

Movimiento: El perro Pomerania se mueve con bastante coordinación, con un buen empuje y casi flotando en el trote ligero.

Piel: La piel debe estar bien pegada al cuerpo, sin ningún tipo de pliegues.

Pelo: Los Pomerania poseen una doble capa cubierta de pelo: la capa externa suele ser de pelo largo, recto y separado. La capa interna presenta pelo corto, denso y también lanoso. En la cabeza, las orejas, la cara anterior de los miembros anteriores y posteriores y de los pies se encuentran totalmente cubiertos por pelo corto y denso (aterciopelado). El resto del cuerpo posee un abundante pelo largo. El pelo nunca debe ser ondulado, chino, ni formar greñas, tampoco debe presentar una raya en el dorso. Una espesa melena cubre el cuello y los hombros de este lindo perro. Además, la cara posterior de los miembros anteriores tiene pelo en forma de plumas. Los miembros posteriores deben estar ciertamente cubiertos de pelo largo desde la grupa hasta la articulación del corvejón. La cola también debe estar recubierta del pelo largo y abundante.

3. Carácter y temperamento

La raza Pomerania suele ser un perro con bastante energía, sociable, lleno de vida y sobre todo muy inteligente, lo cual lo hace un encantador miembro para cualquier familia. De ninguna manera debe olvidarse que pertenece a la familia de los Spitz y que por esta razón es un perro muy leal y protector con sus dueños. De todos modos, el perro Pomerania puede ser también bastante reservado con los desconocidos y tiende a ladrarles.

pomerania perro

Se trata, sin duda alguna, de una raza alerta y muy curiosa que siempre se encuentra ocupada, aunque también es valiente y terca. El Pomerania, que suele ser una de las razas de perros más independientes del grupo miniatura, éste posee un temperamento un poco arisco, pero su actitud afectuosa es muy atrayente. A pesar de ser un perro pequeño, esta raza tiene un ladrido muy sonoro y esto lo hace un buen perro de vigilancia.

Es sumamente importante que el perro Pomerania sepa exactamente quién es el líder, y ciertamente se debe ser amable y firme durante su adiestramiento. De otra manera, podría volverse un poco exigente si dejamos que se salga con la suya.

Aunque el perro de raza Pomerania es bastante pequeño para vivir en una casa o en un piso de tamaño limitado y sea un perro que, en gran medida, siempre jugará por su cuenta, los dueños deberían proporcionarle ejercicios de manera regular. Este perro puede ser un compañero extremadamente fiel para las personas ancianas y aportar muchos años de alegría y compañerismo.

Como el Pomerania es un perro que aprende con facilidad y es muy inteligente, la raza parece estar siempre dispuesta a aprender algo nuevo. El adiestramiento para la obediencia para satisfacer mucho a sus ejemplares y es mucho más posible que disfruten aprendiendo algunas cosas graciosas.

Aunque el Pomerania suele ser una raza bastante diminuta a comparación con la gran mayoría, existen ejemplares que participan en el mini-agility y parece ser que con mucho éxito.

Por ser perros tan pequeños, esta raza ciertamente no es muy recomendable para familias con niños pequeños. El peligro se encuentra en que los niños traten al Pomerania como si se tratase de un juguete y puede que, inconscientemente, le hagan daño. De todos modos, en toda regla existen excepciones y en gran parte depende del control y de la actitud que adopten los padres, además de la sensibilidad y la inteligencia de los niños.

Si un perro de raza Pomerania es llevado con una familia que tenga niños pequeños y activos, es fundamental que los padres los hayan educado correctamente para que traten a los perros con cierta delicadeza y no sean algo agresivos o salvajes. Además, también es necesario comprender que siempre se debería vigilar a los niños cuando se encuentren en compañía de otros perros, para que así no se produzca ningún accidente.

Cuando tomamos la decisión de acercar un animal a otro, siempre es fundamental vigilar con mucha atención. Muchos Pomerania se encuentran preparados para relacionarse con otros animales con los que compartan el hogar, pero la gran mayoría de las veces depende de la personalidad del otro animal. Puede que un gato o un perro mayor no acepten al nuevo inquilino inmediatamente, aunque otros sí lo puedan aceptar al instante. Cuando un perro Pomerania encuentra a otro amigo canino o felino, la relación suele ser bastante duradera y sincera.

Por lo general, el Pomerania puede mostrar cierta agresividad hacia otros animales si no los conoce, y además suele mostrar una gran predisposición a perseguir gatos desconocidos. Muy rara vez el Pomerania siente miedo hacia otros perros, no importa lo grandes que sean, así que se debe estar muy pendiente para que aun perro tan pequeño no le suceda nada cuando manifieste su valentía.

4. Problemas relacionados con la salud

A pesar de su diminuto tamaño, el perro Pomerania suele ser bastante sano, pero, al igual que sucede con muchísimas otras razas, existen ciertos problemas médicos. Si los nuevos propietarios son conscientes de los problemas que pueden manifestarse, estarán mejor preparados para tratarlos de la mejor forma. Algunos son problemas de origen genético, transmitidos de forma hereditaria, mientras que otros no son transmitidos de esta manera.

Problemas de las extremidades: Muy bien sabemos que el Pomerania padecen problemas con sus rodillas, lo que generalmente se conoce como luxación patelar, lo cual es un problema bastante común entre las razas miniaturas. Muchos perros que presentan este padecimiento viven con el problema sin experimentar ningún tipo de dolor (debido en parte a su poco peso). De todos modos, en ciertas ocasiones se tiene que recurrir a la cirugía en los casos graves.

Problemas discales: En ciertos casos el Pomerania pueden padecer problemas con sus discos intervertebrales, lo cual pueden resultar bastante dolorosos. La gran mayoría de los veterinarios suelen tratar este tipo de problemas con esteroides y restringiendo su actividad, es decir, encerrando al perro en una jaula durante un par de semanas. Los problemas discales deberían ser siempre tratados de forma seria y es fundamental la atención veterinaria desde el primer momento.

Problemas oculares: Los Pomerania pueden, con cierta habitualidad, padecer de infecciones oculares, en parte esto sucede porque sus ojos se encuentran muy expuestos a la suciedad, al polvo y a las heridas de los ojos de muchas otras razas. Es necesario que vigile con mucho cuidado el estado de limpieza y el estado de los ojos de su Pomerania y, al primer síntoma de una herida, sobre todo si el ojo empieza a volverse de color azul, acuda al veterinario.

Dientes: De la misma manera en que sucede con muchas otras de las razas de tamaño pequeño, algunos Pomerania pierden sus dientes a una edad un poco temprana. Asimismo, es sumamente importante prestar mucha atención al cuidado de los dientes y de las encías para que así se mantengan tan sanos como sea posible previniendo de esta manera la infección, las caries y la resultante pérdida de piezas dentarias.

Fontanela abierta: Una fontanela abierta o no soldada se trata de un agujero en el cráneo, y este problema puede encontrarse a veces en los Pomerania pequeños. Si en el perro existen partes del cráneo blandas, pueden acontecer problemas serios, pero si no es así no hay motivo para preocuparse. Por supuesto, hay un mayor peligro si el perro se golpea el cráneo en esta parte blanda, pero las capas que cubren el cerebro son bastante resistentes y en ellos existe una almohada líquida que le protege de pequeños golpes.

Dificultades respiratorias: En el perro de raza Pomerania, los inconvenientes respiratorios pueden estar provocados por un colapso traqueal. Muchos ejemplares de la raza son propensos al “ahogo”. Si el problema se torna más agudo se debería monitorizar al perro por si el problema fuera grave, en estos casos puede resultar necesaria la cirugía. De todos modos, aún existen veterinarios que intentan tratar el problema sin tener que pasar por el quirófano y, en lugar de ello, estudian en detalle las condiciones de vida en casa.

Problemas cardiacos: En diversas ocasiones, el Pomerania, al igual que muchas otras razas, padece de problemas cardiacos. Así pues, es conveniente pedirle al veterinario que examine el corazón del perro cada vez que acuda a la clínica veterinaria para las vacunaciones o cualquier otro tipo de consulta rutinaria.

Cálculos renales: No son algo raro los cálculos renales en los Pomerania aunque, por supuesto, pueden manifestarse en muchas otras razas de perros y en cualquiera de los dos sexos. De todas maneras, y debido a que la uretra del macho es mucho más larga y estrecha, las obstrucciones son más habituales en perros de este sexo. Los signos y síntomas más comunes de los cálculos renales son la micción repetida, la hematuria, el goteo de orina, los esfuerzos por orinar, la depresión, los vómitos, el dolor, entre otros, así que se debería buscar ayuda veterinaria inmediatamente.

El parto y los cachorros: Los cachorros recién nacidos del Pomerania son, sin duda alguna, bastante pequeños y pueden ser tenidos fácilmente en la palma de la mano. Como son tan pequeños y delicados, es muy importante que sean tratados con sumo cuidado.

Aunque normalmente las hembras suelen ser más grandes que los machos, puede que las hembras más pequeñas tengan que parir a través de una cesárea. Debería discutir esta posibilidad antes de llevar a cabo una monta.

5. Cuidados

El cuidado de este particular perro es muy similar al de un pequinés. Es fundamental cepillarlos a diario o al menos dos veces a la semana para que así no se enmarañe el grueso pelaje, de muda estacional. Es recomendable el cuidado periódico de uñas y orejas, así como también los baños estacionales. Sin embargo, es mejor no bañarlos con mucha frecuencia, debido a que la pérdida de aceites esenciales puede dañar su piel y su pelaje.

Debido a su manto de pelo tan espeso, de doble capa, no es raro encontrarse al perro descansando en superficies duras y frescas. Hay que tener una esencial precaución sobre todo en las épocas de verano, pues tienden a buscar los rincones frescos y sombríos donde tumbarse, y se corre el riesgo de pisarlo.

Video sobre la raza pomerania

También puedes leer sobre: Los consejos para comprar perros a criadores profesionales. 

Loading...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.