Las mejores 5 cualidades Mas resaltantes de los Perros Pastor Alemán

La raza de Perros Pastor Alemán o también llamado Ovejero alemán (en alemán: Deutscher Schäferhund) es una raza canina que procede de Alemania. La raza es relativamente nueva, debido a que su origen se remonta al año 1899. Forman parte del grupo de pastores, debido a que fueron perros muy desarrollados principalmente para reunir y vigilar ovejas.

Desde entonces, sin embargo, gracias a su gran inteligencia, fuerza, capacidad de entrenamiento y obediencia, los pastores alemanes de todo el planeta tierra son a menudo la raza preferida para muchos otros tipos de trabajo, como lo son: perro de guardia, guía de ciegos, animal de salvamento, perro policía; debido al uso que le dan las fuerzas de seguridad y el ejército, en diversos países inclusive cuentan con unidades específicas denominadas K-9.

Aunque los antepasados del perro Pastor alemán estén asociados al pastoreo, esta raza sin duda alguna ha demostrado muchísima versatilidad e inteligencia que hoy en día no se le puede clasificar simplemente como un perro pastor. Aun cuando sigue cumpliendo sus funciones de pastoreo en diversos lugares, sería mucho más apropiado decir que el pastor alemán es un perro “todo terreno”.

Es necesario resaltar que este perro de morfología lipoide es uno de los representantes más hermosos de la especie canina. Como bien sabemos no se trata simplemente de un perro que se adapta perfectamente bien a distintos trabajos, sino de una obra de arte viviente lo cual es capaz de cumplir con los trabajos más difíciles y exigentes.

Su magnífica apariencia, su incomparable personalidad y su enorme inteligencia, han llevado al pastor alemán a ser uno de los perros más populares de todos los tiempos.

Una frase muy cierta dice que el perro de pastor alemán “no es el primer mejor perro en nada, pero es el segundo mejor en todo”. No es exacta, como todas las generalizaciones, pero se acerca bastante a lo real. De hecho, se pueden encontrar otras razas que superan al pastor alemán en algún aspecto específico (algunos tienen un mejor olfato, otros pueden ser un poco más resistentes, etcétera), pero sin duda alguna ninguna raza tiene tan gran nivel de versatilidad ni es capaz de hacer de una manera tan excelente todas las cosas que es capaz de hacer un perro pastor alemán. Y si la frase anterior no es exacta, es porque el pastor alemán es realmente el primer mejor perro en algunas cosas. Pocas son las razas que pueden jactarse de ser tan versátiles.

Loading...

La raza pastor alemán es la más popular en Argentina y una de las más populares en todo el mundo. Su fama se debe a diversos factores. Uno de ellos es que la raza pastor alemán presenta una enorme capacidad para el aprendizaje y responde perfectamente a los entrenamientos de obediencia. Otro está relacionado con el comportamiento de perro de guardia, debido a que esta particular raza tiene una de las más altas puntuaciones en lo que respecta a defensa territorial y a su actitud de ladrido ante situaciones de posibles invasiones de su territorio.

Sin embargo, el factor que posiblemente explica su gran popularidad ya lo sabemos, y es la que constituye su enorme versatilidad. Como lo nombramos anteriormente, el perro de raza pastor alemán es usado para cumplir distintas funciones, entre las que podemos destacar la de guardia, guía de ciegos, detector de drogas y explosivos, salvataje y su inigualable aptitud como compañero de familia.

Por lo tanto, si usted quiere adquirir un ejemplar de raza Pastor alemán deberá primeramente estudiar a profundidad la línea hereditaria a la que pertenecen los posibles candidatos a ser integrados a la familia, con el objetivo de elegir el que mejor se adapte a sus necesidades.

Otra característica la cual debemos resalta es su estabilidad emocional. Por lo general, son perros muy equilibrados, aunque lastimosamente su gran popularidad lo está llevando a una crianza indiscriminada que trae como consecuencia la aparición de ejemplares muy inestables. Esta inestabilidad por parte del perro se caracteriza principalmente por el excesivo temor o una desmesurada agresividad, o lo que es peor, una combinación de ambas conductas.

Por tales motivos, resulta indispensable no sólo una profunda y perfecta evaluación del pedigrí, sino también del cachorro en cuestión antes de su adquisición.

El pastor alemán original, y en este caso ideal, es ágil, poderoso, resistente, fiable, alerta y muy inteligencia.

perros pastor alemán

¿Cuáles son las cualidades más resaltantes de la raza de perros Pastor Alemán?

1. Historia del perro pastor aleman

El Pastor alemán es una raza relativamente nueva, los orígenes de este perro se remontan a finales del siglo XIX, cuando en Alemania se comenzó un programa de crianza para protección y guarda de los rebaños de carneros en contra de los lobos. El capitán de caballería del ejército alemán, Maximilian von Stephanitz, es a quien se le considera el padre de la raza. Años más tarde, después de la aparición de la asociación de Amigos del Pastor Alemán en el año 1899, fue iniciado una selección de ejemplares cuyos cruces mejoraron tanto el aspecto psíquico como el físico del animal.

Utilizaron perros pastores de pelo corto, pelo largo y pelo duro de Wurtenberg, Turingia y Barvaria, Von Stephanitz y otros criadores entregados, crearon al elegante, obediente, entusiasta y hermoso perro Pastor alemán. Hasta el año 1915, expusieron tanto la variedad de pelo largo como la de pelo duro. Hoy en día en diversos países, sólo la variedad de pelo corto se encuentra reconocida para las competiciones de exposición.

Horand von Grafath quién fue el primer ejemplar inscrito, fue un animal vigoroso, de carácter firme, pelaje grisáceo y aspecto lobuno lo cual demostró ser un semental con los rasgos que el señor Von Stephanitz buscaba. En el primer encuentro se transmitieron esas cualidades deseables a todos los perros sucesores, y luego se reforzaron con las reglas cuidadosas de cruce selectivo entre miembros del mismo linaje de este primer criador; un trabajo que buscaba destacar y potenciar las particularidades deseables por medio de una determinada gestión genética.

Von Stephanitz buscó de manera esencial el aspecto práctico y de trabajo de la raza. Desde el comienzo, la forma en el pastor alemán no debería desviarle de su funcionalidad zootécnica. Von Stephanitz anticipadamente dio una primera amenaza a la validez de la raza como animal de trabajo cuando la sociedad humana se cambió de una base primordialmente agrícola y ganadera a una economía industrializada. En un primer aspecto, convenció al Gobierno alemán para que aceptara a la raza en trabajos de policía. Éste fue el comienzo de la asociación de la raza con las fuerzas de la ley y con la utilización militar. Pronto los atributos de inteligencia, fiabilidad y resistencia del animal, los aspectos primordiales de su carácter y su existencia en la historia, le garantizaron su utilidad en diversos papeles importantes, siendo uno de esos papeles más nobles como perro guía para los ciegos.

En la actualidad, esta raza no solamente es una de las más admiradas y queridas por los aficionados de los perros, sino que sus peculiaridades también le han permitido trabajar en ejércitos. Esta raza fue usada como perro rastreador durante la Segunda Guerra Mundial por el ejército alemán y policías. De hecho, los servicios prestados durante las dos guerras mundiales le cedieron un respeto y admiración en todo el mundo.

2. Apariencia física de los pastores alemanes

Apariencia general: El perro de raza Pastor alemán es un perro de tamaño medio, ligeramente estirado de cuerpo, fuerte, de buena musculatura, con huesos secos y de estructura generalmente firme.

Medidas y proporciones importantes: La altura de la cruz en los machos de 60 a 65 cm, y en las hembras es de 55 a 65 cm. La longitud del cuerpo excede la medida de la altura de la cruz aproximadamente de 10 a 17%.

Cabeza: La cabeza tiene forma de cuña, y es en proporción con el largo del cuerpo (su largo es de 40% aproximadamente de la altura de la cruz) sin parecer ni áspera ni alargada. En su apariencia general debe ser seca y moderadamente ancha en medio de las orejas. Vista por los lados y por delante, la frente es ligeramente arqueada y sin o con un corte mediano poco marcado.

La proporción entre la región facial y craneal debe ser de 50% a 50%. El ancho de la región craneal es casi igual que su largo.

Si es vista de arriba, la región craneal se va disminuyendo uniformemente desde las orejas hacia la nariz, dejando así una depresión fronto nasal no muy notoria e inclinándose en el hocico que tiene forma de cuña. Las mandíbulas superiores e inferiores se encuentran fuertemente desarrolladas. La caña nasal suele ser recta, cualquier abultamiento o hundimiento no es deseable. Los labios, de color oscuro, son firmes y muy bien adheridos.

Trufa: La nariz por lo general suele ser negra, sin embargo, también puede ser de color azul o de color hígado, pero se considera como falta y no puede presentarse en posiciones.

Dentadura: La dentadura debe ser sana, fuerte y completa (son 42 dientes correspondientes a la fórmula de dientes). La raza de perros Pastor Alemán tiene una mordida en tijera, de forma que los puntiagudos superiores cubren a los inferiores en contacto estrecho. Una mordida en pinza, un prognatismo superior o inferior así como grandes espacios entre los dientes (lagunas) se considera como falta. Asimismo defectuoso es el alineamiento recto de todos los incisivos. Los huesos mandibulares y los maxilares deben estar fuertemente desarrollados de forma que los dientes se encuentren hondamente encajados en el arco dental.

Ojos: Los ojos del pastor alemán son de tamaña mediano, en forma de almendra, colocados oblicuamente y nunca sobresalientes. Por lo general, su color debe ser lo más oscuro posible. Los ojos claros penetrantes no son deseables debido a que afectan la expresión del perro.

Orejas: El perro pastor alemán tiene las orejas de tamaño medio, bien erectas, abiertas hacia adelante y llevadas de modo uniforme (ni volteadas ni llevadas hacia los lados). Son puntiagudas con el pabellón auditivo dirigido hacia el frente. Las orejas que son dobladas en la punta o caídas son defectuosas. Las orejas echadas para atrás, que estén en movimiento o en reposo, no se toman como falta.

Si se acumula cerilla hay que quitarlo con cuidado, al igual que a una persona. Pero en este caso hay que hacerlo con mucho más cuidado, debido a que por la forma de las orejas del perro, si simplemente se sueltan las escamas de cera, caerán en el interior, pudiéndole dañar el conducto auditivo. Si usted no está seguro de cómo se hace, es mejor dejarlo en manos de un profesional.

Cuello: El cuello del pastor alemán debe ser fuerte, bien musculado y sin papada. Su angulación con el cuerpo (horizontalmente) es de 45° aproximadamente.

Cuerpo: La línea superior corre sin interrupción alguna desde la implantación del cuello sobre la cruz totalmente definida y, sobre la espalda muy levemente inclinada hasta la grupa, también ligeramente inclinada. La espalda es fuerte, firme y muy bien musculada. El lomo se encuentra fuertemente desarrollado, amplio y bien musculado.

Grupa: La grupa por lo general debe ser larga, inclinada levemente (23° aproximadamente de la línea horizontal) y continuar hacia la línea de la cola sin interrumpir la línea superior.

Pecho: El pecho es moderadamente amplio con el esternón lo más largo posible y bastante notorio. La profundidad del pecho debe tener de 45 a 48% de la altura en la cruz. Las costillas del pastor alemán debe ser redondeadas con moderación. El pecho en forma de plano o de barril se considera como falta.

Cola: La cola de este particular perro llega por lo menos hasta el corvejón, pero sin sobrepasar la mitad del metatarso. El pelo es un poco más largo en su parte inferior. Cuando se encuentra en reposo, la lleva colgando con una leve curva. Cuando el perro se encuentra en movimiento o en atención, lleva la cola mucho más alta, pero sin sobrepasar la línea horizontal. En este perro se prohíben las operaciones correctivas.

Extremidades:

Miembros delanteros: Visto de todos los lados, los miembros anteriores son rectos; pero vistos desde el frente, son completamente paralelos. El omóplato y el brazo son de la misma longitud, y además son firmemente pegados al cuerpo a través de una buena musculatura. La angulación idónea entre el brazo y el omóplato es de 90°, pero generalmente es 110°. Los codos no deben estar vueltos ni hacia adentro ni hacia afuera, así el perro se encuentre en reposo o en movimiento. Los antebrazos, vistos de cualquier lado, son paralelos y rectos entre sí, secos y bien musculados. El metacarpo posee una longitud de aproximadamente 1/3 del antebrazo y forma una angulación éste de 20 a 22° aproximadamente. Un metacarpo que se encuentre muy inclinado (más de 22°) o demasiado recto (menos de 20°) perjudica la habilidad de trabajo del perro, especialmente su resistencia. Los pies delanteros son redondeados, compactos y con dedos arqueados. Las almohadillas por lo general deben ser firmes, pero no frágiles. Las uñas son de color oscuro y fuertes.

Miembros posteriores: La posición de los miembros traseros del pastor alemán, vistos de atrás paralelos uno al otro, deben ser levemente recogidas.

El muslo y la pierna poseen casi la misma longitud y forman un ángulo de 120° aproximadamente. Los muslos son fuertes y bien musculados. Los corvejones son firmes y muy fuertes; el metatarso se encuentra en posición perpendicular debajo del corvejón. Los pies traseros son compactos, ligeramente arqueados. Las almohadillas por lo general son duras y de color oscuro. Las uñas son fuertes, un poco arqueadas e igualmente de color oscuro.

Piel: La piel del perro pastor alemán normalmente debe ser holgadamente ajustada, sin formar ningún pliegue.

Pelo: El pelaje correcto y adecuado del perro pastor alemán es un pelo doble (Stockhaar) con lanilla interna. El pelo externo debe ser lo más engrosado posible, recto, duro y bien pegado al cuerpo del perro. La cabeza e inclusive el interior de las orejas, las partes anteriores de las extremidades, los pies y los dedos están surtidos de pelos más cortos; en el cuello, el pelo es ligeramente más largo y denso.

Color: Se aceptan pastor alemán de color negro con marcas de color café rojizo, marrón, amarillo y hasta gris claro; completamente negro o gris; los perros grises son matizados de negro, con manto y máscara de color negro. Se aceptan pero no son deseables las pequeñas manchas blancas moderadas en el pecho, así como colores muy claros en las partes internas. En todos los tipos de color del pastor alemán, la nariz debe ser negra. Perros sin máscara, ojos claros y de expresión penetrante, manchas claras o blanquecinas en el pecho y en las partes internas, como también uñas claras y un color rojo blanco en la punta de la cola es considerado como falta de pigmentación. La lanilla interna tiene un tono grisáceo claro. El color blanco en esta raza no es permitido.

3. Carácter y temperamento de un perro de raza pastor aleman

El carácter del pastor alemán es seguro, equilibrado y confiable. Por ser una raza de trabajo, el perro de raza pastor alemán debe poseer firmeza de nervios y la habilidad de reaccionar con rapidez y seguridad ante posibles amenazas.

Los pastores alemanes son perros valientes, entusiastas, se encuentran siempre alerta y nunca tienen miedo. Alegres, obedientes y siempre con muchas ganas de aprender, estos perros por lo general son tranquilos, seguros de sí mismos y sin duda alguna muy inteligentes. El pastor alemán es un perro excesivamente fiel y valiente, no se lo va a pensar dos veces antes de dar la vida por las personas que lo rodean. Además, posee una alta capacidad de aprendizaje.

A estos peculiares perros les encanta estar cerca de su familia, aunque en ciertas ocasiones pueden ser algo desconfiados con los extraños, es una raza que día a día necesita estar cerca de su gente y no se les debe dejar solos durante largos períodos de tiempo.

El pastor alemán es el perro perfecto para: personas deportistas y atléticas que disfruten de ir al monte o a la montaña, ir en bicicleta y realizar actividad física en compañía. También sería el perro ideal para las familias activas que adoren pasear o salir al campo, y mejor aún si tienen un jardín.

La valentía de estos perros es legendaria, al igual que su instinto de defensa. Es por ello que el pastor alemán suele ser uno de los perros más solicitados para la guardia y protección, debido a que tiene una predisposición muy natural para dichas tareas.

Pero valentía y defensa no son lo mismo que peligro y agresividad. Aunque el pastor alemán tiende a ser un poco desconfiado con los extraños, no suele ser un perro agresivo por naturaleza. Todo lo contrario, tiende a estar muy alerta pero no ataca sin ningún motivo. Por supuesto, la socialización del perro es sumamente importante para evitar problemas en el futuro, debido a que ningún perro tiene la personalidad asegurada solamente por sus genes.

La gran mayoría de las veces los problemas surgen cuando el propietario permite que el perro sea el líder de la manada y se encuentre en un escalafón por encima de los seres humanos, y, además de esto no se le permita hacer el suficiente ejercicio tanto mental como físico en un ambiente tranquilo y de una forma firme, consistente y con confianza. Un pastor alemán estable, bien equilibrado y educado siempre va a ser bueno con otros animales domésticos y un perro excelente para estar con los niños de la casa.

Siempre debemos adiestrarle firmemente en la obediencia desde que es un cachorrito, si los dueños suelen ser pasivos, dubitativos y asustadizos, los pastores alemanes pueden llegar a ser propensos a morder y a desarrollar de manera excesiva su instinto de protección. Por tal motivo es que se les debe adiestrar y socializar desde una edad muy temprana.

El perro pastor alemán es un perro muy fácil de entrenar y se adapta perfectamente a cualquier técnica de adiestramiento. No obstante, alcanza todo su buen potencial cuando se lo entrena aprovechando el reforzamiento positivo. Aun cuando esta raza suele adaptarse muy bien a distintos métodos de adiestramiento canino, es aconsejable priorizar el adiestramiento en positivo.

Como bien sabemos, el perro pastor alemán es una de las razas más adiestrables e inteligentes que existen, es un gran perro de trabajo que necesita de un lugar donde canalizar toda su energía, tanto mental como física a través del ejercicio.

Por su gran versatilidad y adaptabilidad, esta raza se ha podido desempeñar victoriosamente en distintas actividades. El pastor alemán se destaca como: deportista canino (particularmente en schutzhund), perro de búsqueda y rescate, perro lazarillo (guía de ciegos), perro policía y perro de asistencia para personas con necesidades especiales. Además, su gran olfato le permite rastrear drogas, intrusos e inclusive también puede alertar al ejército de minas subterráneas antes de que detonen o de una fuga de gas en la tubería hasta 15 metros bajo tierra. Pero eso no es todo, también suele ser un excelente compañero y un perro de exposición muy atractivo.

4. Problemas relacionados con la salud de esta raza de perros

Dado los cuidados que el respeto y el amor por los animales exigen, el pastor alemán es una raza sana y dura. Como bien lo hemos mencionado, el pastor alemán fue, desde el inicio de su historia, criado y seleccionado como un animal de trabajo y, por consiguiente, es fundamental para su salud una actividad usual y, especialmente, motivada por un objetivo. Sin actividades regulares y sin ejercicio, la raza es ante todo susceptible al reumatismo, cuyos síntomas son parecidos al de los humanos: inflamación y rigidez de las articulaciones afectar y dolor en el movimiento. Ya que algunos de los síntomas de este problema son compartidos por la mucho más grave displasia de cadera, es necesaria la atención profesional de inmediato cuando se manifieste por primera vez.

Los problemas de la piel también son muy habituales en la raza. El rascado lento e insistente, en oposición con el pequeño estallido de rascado por causa de las pulgas, es muestra de problemas dérmicos. Si son observados precozmente, la gran mayoría de estos problemas pueden disminuirse rápidamente con cuidados veterinarios y dieta.

Otras de las enfermedades que pueden presentar los Pastores alemanes no suelen ser exclusivas de la raza, sino que son compartidas con otras de distintos tipos. Por ejemplo, debido a que el pastor alemán es una raza un poco grande, se ve afectado por panosteítis, osteocondritis disecante, osteodistrofia hipertrófica y miastenia grave, todas ellas son enfermedades óseas.

Debido a la naturaleza del pastor alemán, es susceptible a enfermedades de los ojos típicas de este tipo de perros, como lo son: Ojos del collie, pannus, cataratas y displasia de retina.

La epilepsia suele ser otra enfermedad que afecta a los perros pastores alemanes. Las enfermedades de la sangre, como lo son la enfermedad de Von Willebrand y la hemofilia A, y los problemas cardiacos, tales como el conducto arterioso persistente y el arco aórtico derecho persistente, son problemas que afectan a la gran mayoría de los perros, y el pastor alemán no está excluido.

Ningún examen relacionado a la salud del pastor alemán puede acabar, sin embargo, sin hacer clara referencia a la displasia de cadera. Se dice que los perros de raza Pastor alemán poseen el porcentaje de displasia de cadera más alto que cualquier otra raza, pero, hoy en día muchos especialistas se inclinan en dar este primer puesto a las diversas razas de perros molosos. El argumento de que la raza más popular y enormemente criada de perros debe también presentar más casos de esta enfermedad genética, no ayuda de ninguna manera a mejorar ese dato.

Los perros que padece de displasia han desarrollado incorrectamente las articulaciones de la cadera, y se encuentran más propensos a padecer artritis y fuertes dolores. Estos perros por lo general son incapaces de trabajar o inclusive moverse sin grandes dificultades. Los cirujanos veterinarios y los criadores profesionales continúan estudiando dicha enfermedad y la protección contra ella, pero es responsabilidad de todo propietario potencial de pastor alemán informarse completamente sobre si los padres y los abuelos de su animal tenían las caderas calificadas como buenas o mejores.

Actualmente también se han vistos casos de displasia de codo, y se han establecido los criterios para poder identificarla. La mejor prevención de los problemas físicos hereditarios de la raza se logra con una correcta planificación y con el máximo cuidado en la elección y la selección del criador y del animal.

Aunque la serie de enfermedades congénitas a las cuales se encuentran propensos los pastores alemanes asuste un poco, la verdad es que la gran mayoría de los representantes de la raza están sanos. Muchos perros pastores alemanes pueden vivir a la perfección más de diez años, y se sabe de algunos casos en los que han sobrepasado notablemente esa edad.

5. Cuidados de un pastor alemán

Como la gran mayoría de los perros, el pastor alemán estará bien si vivimos en un piso, siempre y cuando se ejercite fuera lo suficiente, cuando se encuentran en el interior de la casa son bastante tranquilos, aunque estarán mucho mejor si tenemos un buen patio grande.

A los perros pastor alemán les encanta la actividad, preferiblemente si va acompañada por algún tipo de adiestramiento, debido a que es una raza bastante inteligente y les gustan los buenos retos. Por ello necesitan de una buena actividad diaria, un paseo ligero, una caminata larga, trotar o acompañarnos a hacer footing o también a correr en bicicleta.

Es necesario resaltar que cuando saquemos al perro de paseo siempre debe ir a nuestro lado o detrás de nosotros, no debemos permitir de ninguna manera que la cabeza del perro nos guíe debido a que se creerá el líder y que es él quien tiene el poder sobre nosotros.

A la gran mayoría de estos perros les encanta jugar con una pelota. Pasar de 10 a 15 minutos tirándole cosas para que vaya a buscarlas le cansará bastante, y jugando de esta manera también tendrá un propósito para correr. Ya se trate de correr por una pelota o coger un Frisbey. El adiestramiento en la obediencia y la participación en juegos caninos deben practicarse siempre de una forma constructiva, es decir, el perro necesita siempre aprender algo y sentir que hace ejercicio para algo, el pastor alemán por lo general siempre se sentirá mucho más feliz si tiene algo que hacer.

Para ser sinceros, el pastor alemán suelta pelo continuamente y cuando está en época de muda aún más. Tendremos que cepillarle a diario si no queremos tener pelo por toda la casa. Al pastor alemán sólo hay que bañarle cuando sea estrictamente necesario, durante el baño puede que provoquemos alguna irritación en la piel, debido a que le quitamos los aceites naturales de la misma.

Además, también es necesario mencionar que debemos revisar a menudo sus orejas y cortarle las uñas con frecuencia.

Los perros pastores alemanes normalmente dan a luz grandes camadas. Su personalidad de adulto depende de los genes que heredan, de cómo son tratados por la madre y por las personas, y por cualquier otra experiencia que puedan tener.

También puedes leer sobre: Las características más comunes de la particular raza de perros San Bernardo. 

Loading...

También podría gustarte Más del autor

1 comentario

  1. alvaro gonzalez londoño dice

    EN UNAEMBRA PASTOR ALEMAN QUE ESAMEN SE HASE PARA SAVER SI ES FERTIL
    LLA QUE SELEPRATICO UNA IMSEMINACION SIN NINGUN RESULTADO

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.