Las 6 interesantes particularidades sobre la raza de perros Carlino

¿Sabías que esta pequeña raza tiene origen chino? La raza de perros Carlino o también conocido como Mops, Paï y Pug, fue desde su origen considerada como una raza de lujo, debido a que casi siempre era la compañía elegida por la aristocracia y por lo tanto numerosos ejemplares pasaron a la historia. Entre ellos los famosos ejemplares de marquesa de Pompadour, de Maria Antonieta, de Josefina Bonaparte y de los duques de Windsor. Es una raza milenaria, que siempre tratará de enamorarte por su peculiar personalidad, su tamaño y su arrugada carita con antifaz.

En Alemania y Holanda son llamados Mops, palabra que deriva de un verbo cuyo significado aparente es “enfadado”. En Francia y España es conocido como Carlino; esto se debe a un famoso actor llamado Carlo Bertiniazzi, que para representar a uno de sus personajes más reconocidos, lo hacía con una máscara, de gran semejanza a la cara de estos perros. En los países anglosajones era llamado Pug, lo que significa “puño”, por debido al gran parecido de su cabeza al puño de la mano. En China era llamado Paï, y se lo definía simbólicamente como a un príncipe, también así era tratado en ese país por aquellos tiempos.

Aunque el origen de la raza se encuentra en China, su personalidad difiere bastante de las de muchas otras razas del Lejano Oriente, debido a que no muestra ningún aire de superioridad. El pug es una raza totalmente única en muchos aspectos y tiene numerosos admiradores, en parte, a su pícaro sentido del humor y a su forma de ser tan irresistible y atractiva. En una encuesta realizada por la FCI, entre el año 2012 y 2013, fue nombrado dentro de las treinta razas más populares del mundo.

El Pug o Carlino es un excelente perro de compañía, inteligente, vivaz, amistoso, cariñoso y sobre todo feliz. Esta raza es descrita por algunos aficionados como “la mezcla perfecta de atractivo canino y melancolía”, el Pug tiene la capacidad de mantener inmediatamente entretenidos a sus propietarios durante horas sin fin con su personalidad parecida a la de un payaso. Se trata además de un perro con una gran personalidad que se encuentra tan cómodo viviendo en una casa grande como en una pequeña. Algunos propietarios les llaman “pequeñas personas”, y cuando se conoce a esta raza es muy fácil comprender por qué.

El perro de raza pug es un excelente perro familiar. Tiene ciertas características muy inusuales entre los perros de su tamaño, sobre todo en lo que respecta a la reactividad y agresividad. En la mayoría de los perros pequeños estas particularidades tienen valores mucho más elevados que en el pug. De hecho, uno de los puntos más remarcables en el carlino es la combinación de su pequeño tamaño y su bajo nivel de reactividad y agresividad.

El perro de raza carlino suele ser afectuoso con la familia, aunque no en exceso. Si bien los pug están provistos de una gran nobleza y hay que tener en cuenta que no suelen ser demasiado obedientes, por lo que como en casi todos los casos una hembra suele ser una mejor opción si a usted le interesa mejor dicha expectativa.

El ladrido del Pug es sorprendentemente grave en relación con su tamaño. De hecho, suele ser un perro guardián bastante bueno, presto a ladrar cuando suena el timbre de la puerta o cuando alguien se acerca a casa. Si usted tiene el sueño muy ligero, será bueno que tenga presente que aunque no todos los Pug roncan, la mayoría sí lo hacen.

El carlino como ya lo mencionamos antes es un perro pequeño, además excepcionalmente limpio y que apenas tiene olor perruno. Algunas personas consideran que el Pug es una raza muy adecuada para la gente anciana y/o discapacitada, aunque no se debe olvidar que, al igual que todos los perros, necesita hacer siempre ejercicio.

Hay muchas otras cosas que debes saber sobre los carlinos y por lo tanto, también deberá saber los inconvenientes de esta raza. En el siguiente artículo podrá observar si las características y sobre todo los inconvenientes del carlino, se adaptan a su estilo de vida. Le instamos a considerar las desventajas del carlino con sumo cuidado y seriamente antes de decidirse por un carlino.

raza de perros Carlino

¿Cuáles son las peculiaridades de la raza de perros Carlino?

1. Historia
La palabra “pug” puede provenir del inglés antiguo pugg, el cual es un término cariñoso para un pequeño amigo juguetón o mono. El término Carlino se origina en Francia, debido a un famoso actor italiano del siglo XVIII, Carlo Antonio Bertinazzi, cuyo seudónimo fue Carlin, y su aspecto al interpretar el personaje de Arlequín en el teatro parisino, recordaría al característico antifaz negro de la raza.

Parece ser que los perros Pug constituyen una de las razas más antiguas del planeta pudiendo remontarse su origen a Cantón, China hace a menos 3000 años. El perro Carlino era el perro de la realeza, criado en recintos sagrados y palacios, y además, ofrecido como un presente muy apreciado a los invitados más importantes y honorables en bodas de príncipes y emperadores.

No obstante, su imagen no era tan estándar como lo es hoy en día, debido a que en la antigua China los perros pug nacían de todos los colores, y muchos de hecho, eran bicolores (marrón y blanco, por ejemplo).

La adoración que los nobles chinos sentían por ellos se ilustra por el hecho de que inclusive tenían asignados sus propios sirvientes en la Corte imperial. Y a modo de leyenda, se decía que la última línea de defensa del emperador chino era el carlino que tenía escondido en las largas mangas de seda de su ropa.

Hubo una emperatriz en tiempos más o menos recientes, llamada Tsu-Hsi, de la dinastía Qing que vivió durante el siglo diecinueve (murió en 1909). Ella entre otras muchas cosas, criaba perros pug- Dicha emperatriz abogó de alguna forma por la cría responsable y ordenó no reducir la talla de estos perros ya que deseaba ante todo mantenerlos sanos y fuertes, y también libres de deformaciones genéticas.

En épocas recientes, el país que más ha hecho por la raza del perro pug posiblemente sea Inglaterra, importando y seleccionando ejemplares, especialmente durante el siglo XIX.

Los carlinos son un hábito adquirido, pero cuando uno se habitúa a ellos crean dependencia. El Pug es una de las razas más vibrantes e individualistas, es extremadamente testaruda y terca. Es un perro independiente y resuelto, sabe lo que quiere y se mantiene sus trece hasta que está satisfecho. Su cuerpo musculoso y compacto, su cara plana y su mirada imperturbable le dan una fuerte presencia y personalidad. Aunque es de voluntad firme y enérgica, rara vez es agresivo.

Loading...

En 1887 se estableció en Inglaterra el estándar de esta raza del perro pug, que hoy en día está entre las más populares a nivel mundial.

2. Aspecto físico
El Pug es pequeño, cuadrado, rechoncho y tiene unas proporciones ciertamente combinadas, además de una musculatura compacta, lo que hace que sea un animal pequeño, fuerte y bastante diferente de la mayoría de los perros pertenecientes al grupo de razas miniatura. Su peso ideal es de 6,3 a 8,1 kilogramos, aunque algunos tienen un peso algo mayor, y seguramente, son pocos los machos que existen que pesen menos de 8,1 kg. Aunque el estándar no diferencia entre la talla de los machos y las hembras, aquellos suelen ser algo mayores que las hembras.

Es importante resaltar que los Pug suelen disfrutar mucho de la comida y algunas veces pueden ser bastante glotones. Así, es necesario tener un control suficientemente estricto de su dieta para que no acabe con sobrepeso. Una vez que el Pug haya adquirido un peso excesivo, será muy difícil que lo pierda.

El tórax del Pug es amplio y el cuerpo se encuentra implantado sobre unas extremidades fuertes. La cabeza es grande, redonda, arrugada y con unos grandes ojos oscuros y globulares, se ve compensada en la parte trasera por la cola, la cual es de implantación alta y fuertemente enroscada por encima de la cadera, siendo muy deseable que tenga un doble tirabuzón. La cola de este peculiar perro es natural, y no se corta para que tenga ese aspecto. De hecho, no es tan corta como pudiera imaginarse con una primera impresión; lo que sucede es que está muy enroscada.

Se puede encontrar Carlinos de color plateado, albaricoque, leonado y negro, aunque hoy en día los de color plateado escasearon. Asimismo, aunque no se menciona en el estándar de la raza, los Pug leonados tienen una doble capa, que consiste en una capa externa resistente a la intemperie y una subcapa suave y aislante. En los Pug negros la capa es sencilla.

Los colores están claramente definidos y deberían disponer de una línea negra (llamada también “señal”) que se extienda desde la parte posterior de la cabeza hasta la cola. La máscara (u hocico) también debería ser lo más negra posible, al igual que las orejas, los lunares de los pómulos y el “diamante” (o “mancha de pulgar”) de la frente.

Muchos criadores de perros consideran que la calidad en general de los Pug negros que existen hoy en día, no es tan buena como los de antaño. De todas formas, sigue habiendo un puñado de ejemplares negros de excelente calidad capaces de hacer la competencia a los mejores y que están a la altura de los ejemplares de antes.

El pelaje del Pug es de fácil cuidado, debido a que es liso, fino y suave. Se trata de una capa corta y lustrosa que no debería ser ni áspera ni lanosa al tacto. El pelaje del Pug muda, aunque no tanto como el de muchas otras razas. Las personas que padezcan de alergia deberían comprobar, antes de adquirir un Pug, que su pelo no les cause molestias. Debe tener siempre presente que el perro permanecerá a su lado de por vida, así que debe asegurarse de haber tomado una buena y también la mejor decisión, y haberse informado bien antes de decidirse por una cierta raza.

Debido a las arrugas de su cabeza, se debe tener un especial cuidado para mantener esta zona limpia y así evitar cualquier acumulación de suciedad que podría provocar irritaciones cutáneas.

3. Carácter y temperamento
El carlino, perro que adquirió una gran fama luego de su aparición en la famosa película “Hombres de negro”, es un perro muy entusiasta, cariñoso y extremadamente apegado a su amo, ésta es una raza que tiene un gran encanto, inteligencia, lealtad, valentía, dignidad, aunque al igual que otras razas inteligentes puede ser bastante testarudo y de un aspecto bastante cómico, la cual nos hará reír con facilidad. Además suele ser muy compañero y de gran ternura. En general es bastante tranquilo, aunque a veces atento observador de los acontecimientos de la casa. Mientras su amo permanece junto a él, se muestra más o menos confiado y sociable con los extraños, pero si éste no está en compañía suya, se vuelve algo desconfiado y protector de su territorio. Al Carlino le gusta ser el protagonista, llamar la atención, ser el líder y que todos estén pendientes de él para acariciarlo y jugar a su lado.

Debemos permanecer siempre como líderes de la manada, ya que si no lo hacemos se pueden volver celosos y a tener comportamientos de exceso de guardia con objetos de la casa y convertirse en muy territoriales, esto sólo sucederá si nosotros consentimos que el Carlino tenga el control de la situación. Si nos pasa esto, podremos corregirlo rectificando y teniendo el comportamiento adecuado. Debemos tener en cuenta que los perros que se establecen como líderes de la manada no son felices, debido a que esto les puede causar mucho estrés, para ellos es mucho más cómodo seguir nuestras órdenes, vivir y actuar en base a las reglas que nosotros establezcamos.

Es una raza de perros muy inteligente, lo que hace que se aburra con facilidad si no tiene nada que hacer, como casi todos los perros, pueden tener una actitud un poco terca si le hacemos creer que están por encima de las personas que están a su alrededor. Los carlinos son unos perros muy sensibles al tono de voz, así que no debemos darles voces, sería un castigo duro para ellos. Lo que realmente necesita es un dueño con calma, seguro de sí mismo y que les haga entender cuáles son las normas.

El carlino no es para nada un perro aburrido, pero tampoco es fácilmente excitable. Son buenos como perros guardianes, perros firmes, seguros y compatibles con las normas.

La amistad que este perro muestra suele ser efusiva; de hecho, la mayoría de Pug parece estar constantemente encantados de conocer a personas y muestran un especial afecto por los niños. De todas formas, aunque se muestra amistoso con los extraños, dedica la máxima fidelidad a su propietario y a su familia.

Una de las particularidades más interesantes del comportamiento de la raza de perros Pug es su sentido del humor. Como dice uno de los criadores de dicha raza: “Escucha atentamente cualquier tontería que uno le cuenta, poniendo una cara como si estuviera a punto de comprender la teoría de relatividad de Einstein”.

El Pug es una raza muy valiente, que a pesar de su diminuto tamaño, disfruta haciendo ejercicio fuera de casa y tiene un cierto instinto osado y deportivo que puede hacer que a veces se meta en problemas con otros perros. Con esto no se pretende decir que los Carlino suelan ser agresivos, aunque puede que a veces lo sean debido a los celos.

Los Pug parecen ser ciertamente felices cuando se encuentra con niños, y, generalmente, el sentimiento es mutuo. Ésta es una raza que parece estar siempre dispuesta a un pequeño revolcón, aunque, cuando estén con perros, los adultos siempre deben vigilar a los niños. Si se les enseña a respetar a los perros, tanto ellos como los Pug, podrán pasar muchas horas alegres en compañía mutua.

4. Problemas de salud
El pug es una de las razas llamadas braquicéfalas, lo que significa que tiene una cabeza redondeada y un hocico muy corto con los ojos protuberantes. Por lo tanto, padecen del síndrome braquicefálico, y debido a que su nariz es muy corta, a menudo, sufren disnea (dificultad para respirar), también pueden sufrir de lesiones en la córnea por la irritación constante con el pelo del pliegue nasal. Al ser braquicéfalos soportan mal el calor. Tienen la tráquea más estrecha que otras razas de perro, y pueden padecer serios problemas respiratorios y problemas del corazón. De todas formas y en general, el Pug suele ser una raza razonablemente sana y puede vivir muchos años. Vale la pena también tener presente que no tolera bien la anestesia, así que es recomendable que se lo comentes al veterinario si el perro está pendiente de una operación.

Los pug, al igual que cualquier otra raza braquicéfala, pueden ser susceptibles a la elongación del paladar blando. Esta raza ha sido criada durante siglos para que tenga un hocico chato y la piel arrugada y, como resultado, el paladar blando tiende a ser ancho y laxo.

Así, es muy necesario que vigile cuidadosamente a su amigo perruno cuando el clima sea caluroso y que esté atento a cualquier síntoma de fatiga mientras esté haciendo ejercicio. Los síntomas de peligro son: los ojos saltones, la mirada fija y la cabeza llevada alta en un esfuerzo por inspirar más aire. El perro puede perder el conocimiento y dejar de respirar, aunque a veces volverá a hacer después de unos poco segundos, aunque no siempre es así.

No hace falta mencionar que cualquier otra raza de perros puede sufrir e incluso asfixiarse si se le deja dentro de un coche en un día cálido, incluso con la ventilación en marcha. Los Pug tienen una mayor tendencia a verse afectados que la mayoría de las razas, así que es importante estar atento. Nunca dejes a tu perro en el coche y así quizás evitas esta tragedia.

El Pug siempre debería tener unos ojos perfectamente descritos como de forma globular, aunque sin ser demasiado abultados. Unos ojos así pueden conllevar varios problemas ya que, debido a su prominencia, son más propicios a sufrir heridas o rasguños debido al polvo y la suciedad que pueden quedar pegados en ellos. Los buenos propietarios de un Pug se asegurarán de que no haya rosales ni ninguna otra planta con espinas en el jardín.

Otro problema ocular que puede sufrir el Pug es el entropión. Esto implica que uno o los dos párpados están vueltos hacia dentro, con lo que contactan el globo ocular. Como consecuencia se produce una irritación en la córnea que puede ser muy dolorosa para el can. El entropión puede conllevar pestañas vueltas hacia adentro, aunque es una raza con la piel arrugada como el Pug, esto también puede suceder de manera leve si el perro pierde peso repentinamente.

La luxación patelar, es la que consiste en la dislocación de la rótula, está provocada debido a que ésta se desplaza sobre una hendidura poco profunda. Se trata de un defecto hereditario que puede darse en los Pug. Los perros con malas caderas o con luxación patelar no deberían ser utilizados como reproductores.

Otro problema que ha afectado al Pug está generalmente asociado con razas de gran tamaño. Se trata de la displasia de cadera, en la que la articulación de la cabeza femoral con el acetábulo de la cadera no encaja bien, lo que provoca cojera y dolor. Afortunadamente, la displasia de cadera no es tan frecuente en esta raza como lo era antaño.

Uno de los problemas más graves de los Pug es la posible encefalitis, se trata de una inflamación del cerebro que ataca a los ejemplares adolescentes, entre los 2 y los 3 años de edad, la causa de esta enfermedad es desconocida.

Las hembras suelen tener problemas en los partos debido al tamaño de la cabeza de los cachorros, de ahí que se suela practicar la cesaría. También existe la posibilidad de que sufran queratitis (inflamación de la córnea) y úlceras en la córnea.

Otro problema de los ojos, aunque sólo sea estético es el Prolapso de la Glándula Superficial de la Membrana Nictitante (cherry eye) y el exceso de lágrimas.

No es conveniente sobrealimentar a un Carlino, debido a que les gusta comer en exceso y pueden convertirse en perros obesos rápidamente, lo que acortaría mucho su vida.

5. Ejercicio
Esta raza no requiere de demasiado ejercicio, por lo cual puede vivir en casas pequeñas o también departamentos. Bien sabemos que los Pugs son perros fuertes y aunque no requieran de mucho ejercicio ellos poseen unas piernas cortas y rectas, y por lo menos es necesario darles un pequeño paseo diario. Cuando le saquemos a pasear debemos asegurarnos de llevarle siempre pegado a nuestro talón o detrás de nosotros para así afianzar nuestro liderazgo. Van a disfrutar mucho jugando, además si realizan ejercicio regularmente gozarán de una buena salud y calidad de vida, eso sí, debemos controlar este ejercicio y parar en cuanto empiece a respirar con dificultad.

6. Cuidados
El pelaje de este peculiar perro consta de una capa de pelo corto y una capa de pelo liso que es muy fácil de cuidar mantener. Bastará con un cepillado regular con un cepillo de cerdas duras o un cepillo de goma. Debemos bañar al Pug solamente cuando sea necesario y hacerlo preferiblemente con un champú seco, después del baño hay que secarle completamente para que no pase frío. Además, también es necesario limpiar regularmente los pliegues de la cara, ya que si no lo hace puede aparecer piel seca o picazón. En la época de muda del pelaje habrá que cepillarle más a menudo ya que suelta mucho más pelo.

Dada la particular forma de su cráneo, sus ojos tienen un aspecto saltón y alegre. Al encontrarse los ojos localizados anteriormente, están mucho más expuestos al roce con plantas y objetos que los ojos de otros perros, y es recomendable llevarlos al veterinario cuanto antes si presentan alguna lesión. Es recomendable que se limpien una vez por semana los ojos del animal, preferiblemente con un algodón humedecido y con agua hervida fría o té frío, con el fin de eliminar secreciones y/o suciedad.

También hay que tener especial cuidado con los oídos, ya que por tener las orejas caídas el aire no circula y entonces permite que se mantengan húmedas, lo que podría ocasionar infecciones en el oído de tipo fúngico y/o bacteriológico, principalmente. Para poder evitarlo es suficiente con asear las orejas una vez a la semana con una gasa semi húmeda, recordando secarlas bien para evitar una posible irritación. No es para nada recomendable utilizar bastoncillos ya que podría ocasionar algún daño permanente.

También puedes leer sobre otra de las razas provenientes de China: Los perros Shih Tzu

Loading...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.