Las 5 particularidades que no sabías de los perros beagle

La raza de perros beagle es una raza canina de tamaño pequeño a mediano. Tienen una apariencia semejante al foxhound, pero de menor tamaño, con orejas más largas y suaves y con patas más cortas. Este perro, lo cual es clasificado en el grupo N°6, sección 1.3 por la Federación Cinológica Internacional, es un sabueso principalmente usado para rastrear liebres, conejos y otras piezas de caza. Su enorme capacidad olfativa e instinto de rastreo hace que se utilicen como perros de detección de importaciones agrícolas prohibidas y productos alimenticios en cuarentena a lo largo de todo el mundo. Son animales muy inteligentes, y sumamente populares como animales domésticos debidos a su tamaño, posee un carácter tranquilo y déficit de problemas de salud hereditarios. Estas particularidades también hacen de estos perros una muy buena opción como sujeto de experimentación en vivo.

Aunque esta raza existen desde hace aproximadamente más de 2000 años, el desarrollo actual de su cría empezó en Gran Bretaña alrededor del año 1830 junto con otras razas como el talbot, el norh country beagle, el southern hound y probablemente el harrier.

Esta raza de perros ha sido representada en la cultura popular desde la época isabelina tanto en la pintura como en la literatura y, más actualmente, en el cine, los cómics y la televisión. A menudo se conoce a Snoopy, lo cual es uno de los personajes primordiales de la tira cómica Peanuts, como “el beagle más famoso del mundo”.

Los motivos de la gran popularidad del perro Beagle son muy diversos, y esto se debe a que este perro es verdaderamente versátil ya que realiza muchas funciones. En primer lugar, como bien lo nombramos anteriormente, fue esencialmente un perro de caza. En segundo lugar era un experto para rastrear liebres. En tercer lugar, su versatilidad como perro de caza era muy notable, debido a que este perro podía ser usado para casi cualquier tipo de pieza de las tierras altas, y resultaba especialmente efectivo para la caza de ardillas y faisanes. En último lugar, pero no por ello menos importante, era y todavía sigue siendo un perro pequeño, cariñoso, jovial y fiel, lo cual hace que sea muy apreciado como mascota casera y como compañero para los niños-

La raza de perro beagle suele ser una de las favoritas de muchísimas personas, especialmente de los niños. Los motivos de ello posiblemente se encuentren relacionados con el tamaño, su colorido y simpatía, lo cual son particularidades distintivas no sólo de los cachorros sino también de los perros adultos de la raza beagle, que con las características comportamentales que suelen presentar estos ejemplares.

Los perros de raza beagle suelen ser muy buenos compañeros de juegos para los niños debido a que son muy activos y dinámicos. Estas peculiaridades hacen que al principio un apartamento no sea el ambiente más ideal para un perro de raza bagle, aunque pueden adaptarse perfectamente si se les proporciona una adecuada cantidad de ejercicio diariamente.

Loading...

En cuanto a la interrelación con las personas adultas los perros de raza beagle por lo general establecen una muy buena química con las visitas que llegan a la casa, aunque generalmente no resultan cargosos. La obediencia con respecto a sus propietarios no suele ser una característica que los diferencie, debido a que la respuesta a este tipo de entrenamiento frecuentemente es baja, aunque cabe destacar, que las hembras de raza beagle suelen presentar una mejor predisposición que los machos.

perros beagle

¿Cuáles son las particularidades más comunes de la raza de perros Beagle?

1. Historia

El nombre de esta particular raza no ha sido incorporado al idioma español, y se usa la misma grafía que en idioma inglés. Según el Oxford English Dictionary, la mención N°1 del término beagle en la literatura inglesa data alrededor del año 1475, en el libro Esquire of Low Degree. El origen de la palabra es un poco incierto, aunque se cree que pudo haber sido derivada del francés becguele o b’gueule, garganta abierta (tal vez por las características de su ladrido), o del inglés antiguo, francés o gaélico beag, pequeño. Otras fuentes indican como origen el término francés beugler, bramar, rugir, o el alemán begele, regañar, reprender.

Los orígenes de este perro sabueso son muy antiguos, y al igual que muchas otras razas se pierden en el tiempo. Los antepasados de los perros de tipo Beagle se hallan en los can sabuesos de caza de la Antigüedad grego-romana, perros por lo cual los soldados romanos se encargaron de incluir en los territorios que poco a poco iban conquistando, debido a su gran utilidad como rastreadores y cazadores.

Los ancestros más actualizados serían de perros de caza, de tipo Talbot (raza lo cual ya está extinta) o San Humberto, incluidos en Inglaterra por el rey Guillermo I el Conquistador en el siglo once (hace ya más de mil años).

En los tiempos medievales ya se usaba el término “Beagle”, pero de manera genérica para designar perros sabuesos de tamaño pequeño, lo cual la nobleza utilizaba en grandes jaurías formadas por diversos ejemplares para así ayudarse en la caza de conejos y liebres.

La importante reina Isabel I (en el siglo dieciseis) era dueña de los llamados “Pocket Beagles” o Beagles de Bolsillo, los cuales eran perros tan pequeños sólo median 20 cm a la cruz (como el actual chihuahua) y podían fácilmente llevarse dentro de la bolsa mientras se iba a caballo en la caza. Esta línea de perro Beagle miniatura se encuentra actualmente extinta, aunque existen diversos criadores que están trabajando para recuperarla.

En el año 1830 el reverendo Philip Honeywood creó en Essex un criadero de pequeños Beagles blancos, que a pesar de que no eran exactamente como los de hoy en día, constituyen la base la genética moderna de la raza.

Se dice y se cree que el reverendo usó en su criadero antiguas razas como lo son el north country Beagle, southern Hound y Harrier.

En el año 1890 se fundó el primer Club del Beagle en Inglaterra y se establecieron los estándares de la raza. En la actualidad esta raza de perros goza de una enorme popularidad y es utilizada no sólo como perro de compañía sino también como un perro de detección en aduanas.

Por ejemplo, en los Estados Unidos existe la “Beagle Brigade” para detectar en el punto de control, productos agrícolas y alimentos cuya importación son prohibidas.

2. Apariencia física

El perro Beagle como bien lo hemos mencionado anteriormente, es un sabueso pequeño, robusto y compacto, pero no tosco. Este perro suele tener todo el aspecto de un sabueso, pero en tamaño reducido. La variedad de colores, las orejas caídas y la forma de la cabeza le dan al beagle la apariencia de un foxhound inglés a escala.

La cabeza de la raza beagle es de apariencia poderosa, aunque no áspera y libre de arrugas o pliegues. El cráneo de este perro es levemente abombado y presenta una cresta occipital ligera. Su expresión facial es dulce, amigable y simpática.

La longitud desde el stop hasta la punta de la nariz es semejante a la que existe entre el stop y el occipucio. Su stop se encuentra bien definido.

La nariz de este particular perro es ancha y con fosas nasales también anchas, para así facilitar su labor de perro de rastro. Se prefiere siempre la nariz de color negro, pero otros colores más claros son aceptados en perros de coloración clara.

Lo hocico no es de forma puntiaguda y los labios son tolerantemente desarrollaos. Las mandíbulas del beagle son fuertes y presentan una perfecta mordida en tijera, regular y completa.

Las orejas del perro beagle cuelgan pegándose a las mejillas y su extremo es redondeado. Son largas y llegan casi hasta la nariz cuando el perro tiene su cabeza hacia abajo.

Posee unos ojos grandes y bien separados entre sí, no se encuentran hundidos en sus órbitas ni sobresalen de las mismas. Pueden ser color marrón oscuro o avellana.

El beagle posee un cuerpo cuadrado (longitud igual a la altura) cuya línea superior es nivelada y recta. El lomo es un poco corto pero bien balanceado y fuerte, y su pecho es profundo.

La cola de este hermoso perro es moderadamente gruesa y larga. De inserción alta, por lo general suele llevarla levantada, pero nunca estará enroscada sobre la espalda.

El pelaje del beagle es denso, duro y corto. Es bastante resistente a la intemperie y pueden presentarse en cualquier color aceptado para los sabuesos, a excepción del color hígado. La punta de la cola debe ser de color blanco.

3. Carácter y temperamento

El beagle sin duda alguna es un perro dulce, alegre, curioso y muy sociable. Además, también suele ser un perro muy inteligente, valiente y bastante independiente.

Con una personalidad calmada y sociable, el beagle es un excelente compañero para los niños y también suele llevarse bien con otras mascotas. Según diversos autores esto se debe a que el aspecto físico del beagle le permite comunicarse muy bien a través del lenguaje corporal.

Por ser una raza desarrollada para cazar en grupo, el beagle es sumamente sensible a la soledad. Por ello, no es conveniente dejarlo solo por mucho tiempo. Esta raza puede desarrollar graves problemas de conducta debido al aburrimiento y soledad. Además, generalmente los beagles puede ser muy ruidosos, por lo que pueden convertirse en una verdadera molestia para los vecinos si no tienen con qué entretenerse.

A pesar de su necesidad por compañía, el perro beagle es muy curioso y tienden a ser bastante independientes cuando encuentran algún rastro a seguir. Cualquier beagle tendrá tendencia a seguir rastros inclusive cuando está paseando, por lo que estos particulares perros suelen caminar con la nariz pegada al piso. Esto puede ser un problema para algunas personas, debido a que puede resultar un poco complicado captar la atención de un perro beagle que se encuentra concentrado en alguna pista de olor.

Una particularidad que durante mucho tiempo fue propia de la raza de perro beagle era el bajo umbral de estimulación del ladrido en general, es decir, que tradicionalmente los perros de raza beagle fueron en aquel tiempo perros muy ladradores. Sin embargo, las últimas referencias, basadas en observaciones personales, muestran que esta realidad parecería estar cambiando, evidenciándose una aparente elevación de dicho umbral. Este hecho torna al ladrido excesivo, en los perros bien manejados, un problema de conducta menos habitual que en el pasado.

Con todos sus defectos y virtudes, éste es un perro fácil de entrenar. Testimonio de ello son los cientos de perros beagle entrenados para cazar, para detectar sustancias (frutas, drogas, etcétera.) en aeropuertos y como perros de búsqueda y rescate.

No obstante, los procedimientos tradicionales de adiestramiento canino no se ajustan bien a esta raza y es recomendable entrenarlos con métodos más amigables como lo es el adiestramiento con clicker. Además, también se debe tomar muy en cuenta que los comportamientos instintivos no pueden ser eliminados mediante el adiestramiento, por lo que se le debe dar al perro beagle la posibilidad de buscar rastros y seguir olores, aunque sea como una actividad de recreación.

Tenemos como conclusión, que si una persona decide adquirir un cachorro perteneciente a la simpática y particular raza beagle será necesario que disponga de tiempo y paciencia para educarlo correctamente. De esta manera no sólo las visitas y los niños disfrutarán de su compañía, sino también los adultos que viven en la casa.

4. Problemas relacionados con la salud

La longevidad típica de los perros beagles es de entre diez y quince años, una esperanza de vida habitual para los perros de su talla.

El hipotiroidismo (se define como el funcionamiento insuficiente de la glándula tiroides) es un problema de salud un poco común en los perros, ya sean de raza pura o cruzados, y afecta más que todos a los Beagle ancianos. Muchos perros nacen teniendo una función tiroidea normal, pero puede suceder que se vuelven hipotiroideos a medida que envejezcan. Existen dos causas para este tipo de problema: una es la enfermedad tiroidea auto inmunitaria y la otra, más habitual, es el hipotiroidismo idiopático.

Una de las buenas noticias sobre el segundo tipo de hipotiroidismo es que su diagnóstico no es complicado a través de una muestra de sangre y su tratamiento es fácil y barato: consiste, simplemente, en suministrar una pequeña pastilla una o dos veces por día. Los síntomas más comunes del hipotiroidismo son el aletargamiento, la tendencia a la obesidad, una elevada sensibilidad al frío y al calor, pérdida doble del pelo y ennegrecimiento bilateral de la piel, sobre todo en el abdomen y los muslos. El hipotiroidismo también puede afectar negativamente a la reproducción.

Los problemas de espalda son tan comunes en los perros como en las personas, y bien sabe que los perros Beagle también lo sufren. Existen diversos motivos por el que los perros padecen estos problemas de espalda (que van desde las vértebras torácicas, pasando por las lumbares hasta llegar a la región coccígea), y entre ellas se encuentran las causas ambientales y las familiares. Los perros con problemas esqueléticos que afecten a su flexibilidad y a sus movimientos no deberían ser usados como animales reproductores.

Además, también deberíamos preocuparnos un tanto por mantener a nuestro perro beagle delgado y esbelto, con una pequeña capa de grasa y con musculatura recubriendo las costillas. En condiciones ideales, debería parecer un atleta esbelto y fuerte capaz de desempeñar cualquier trabajo para el que fue criado.

Los signos y síntomas más habituales de los problemas de espalda pueden ser la reticencia a bajar y subir escaleras o a entrar y salir de su carro, temblar, esconderse, la falta de apetito, y en los casos más graves, una postura jorobada o una parálisis parcial o completa de las extremidades posteriores. Cualquiera de estos signos requerirá la atención por parte de un veterinario inmediatamente.

La epilepsia canina suele ser otra de las enfermedades que afecta a los beagle. Se han llevado a cabo ciertas investigaciones completas sobre la herencia de la epilepsia, y el estudio de los pedigrí muestra que evidentemente, es hereditaria (se da más en los miembros de una misma familia de lo que cabría esperar si el motivo fuera al azar). Una de las preguntas que usted debe formular al criador que visite acerca de su línea es: “¿Ha tenido alguno de sus perros ataques de tipo epiléptico?”. Es sumamente importante que sepa que un criador responsable no haría criar a aquellos animales que padezcan esta enfermedad. Aparte de la epilepsia, existen otros motivos por los que un perro puede sufrir ataques pero, a pesar de ello, cualquier tipo de ataque debe hacer que vayamos de inmediato al veterinario para que así lo someta a un chequeo completo para dar con el diagnóstico.

La “enteritis del cubo de la basura” suele ser un término que se le aplica a los perros que se dan un festejo comiendo cosas que encuentran normalmente en su recipiente para la comida, lo que trae como consecuencia molestias gastrointestinales. Los perros que han robado comida de la mesa de la cocina, o cualquier otro alimento del cubo de la basura o que han estado husmeando en la cesta de la colada debe ser estrictamente vigilados por si muestran algún tipo de molestia como: vómitos, falta de apetito, diarrea o una obstrucción intestinal.

Recuerde siempre que tanto los perros adultos como los cachorros pueden tragarse cosas que no sean opacas, como unas medias de señora o lencería, que se sabe que no aparecerán en una radiografía pero que pueden dar lugar a una obstrucción completa del intestino. Lo recomendable es buscar ayuda de un veterinario profesional tan pronto como apreciemos cualquier tipo de molestia.

5. Cuidados

Un perro beagle va a vivir perfectamente si tenemos un piso o un apartamento, siempre y cuando le saquemos a pasear muchas veces para que disfrute del aire libre. Dentro de casa suelen ser muy activos, por lo que lo ideal sería tener un pequeño patio.

Esta raza es muy enérgica y que suele tener una gran resistencia, un beagle por lo general, necesita grandes dosis de ejercicio, lo cual incluye un buen paseo diario. Es bueno para ellos jugar en un parque cerrado, ya que así liberarán mucha energía.

Si salimos al campo debemos tener mucho cuidado, debido a que sus instintos le harán desaparecer en busca de animales, de hecho se pueden pasar días siguiendo un rastro.

El perro beagle posee una capa de pelo corto y liso lo cual es muy fácil de mantener. Lo más recomendable es peinarles con un cepillo de cerdas firmes y proporcionarle un baño solamente cuando sea necesario con un champú suave y seco.

Es muy importante revisar los oídos atentamente para así detectar posibles signos de infecciones, ya que son propensos a ellos. También se debe cortar las uñas regularmente.

También puedes leer sobre: Las cualidades más comunes e interesantes de la raza de perros Bulldog Francés. 

También podría gustarte Más del autor

2 Comentarios

  1. Norma Lilian dice

    Excelente… detalle y pormenores. Muy agradecida

  2. mayra dice

    tengo una cachorra de casi 4 meses y cuando le llamo la atención por algo que hizo tiende a morder o enfrentarme. en varias ocaciones la detuve poniendo mi mano en su cuello dejandola tendida en el suelo por unos segundos hasta que se le pasaba tal rabia.
    necito saber que metodo usar con ella. Porque no me gustaria que siga haciendo esas cosas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.