¿Cómo reconocer y manejar al perro dominante?

Muchas personas que tienen más de un perro en casa notan que uno o algunos se comportan de una manera que los expertos llaman Dominante cuando están con el resto de la manada. La verdad es que no todos quieren admitir que tienen una mascota con problemas de dominación. La verdad es que este es un problema común de mascotas que viven en manadas, estas manadas a veces pueden estar conformadas por una mascota y un humano o varios de ambos. En este artículo te mostramos todo lo que debes saber sobre el Perro Dominante y cómo trabajar para controlar el comportamiento.

¿Qué es un perro dominante?

Los perros de cualquier raza pueden volverse dominantes
Los perros de cualquier raza pueden volverse dominantes

Es importante saber que la actitud dominante de los perros no significa que sean agresivos por naturaleza, esto solo significa que él quiere dirigir todo lo que sucede a su alrededor, lo delicado es que este comportamiento puede generar problemas en casa si se deja que salga del control del humano. Aunque no siempre la dominación se presenta con agresividad si es posible que vayan de la mano. Debemos recordar que los perros son animales que han vivido en manadas desde sus inicios, por ende, el concepto de igualdad no existe, este es reemplazado por una jerarquía que incluye un perro alfa que lidera y un grupo que lo sigue. Los niveles de dominación pueden ir desde nada dominante o sumiso hasta sumamente dominante y este comportamiento puede presentarse en cachorros muy jóvenes. Lo importante de estas actitudes en perros es entender que los perros dominantes no dejan de serlo y por esto puede ser un reto tener que trabajar con esta característica, sobre todo cuando el animal intenta dominar al humano o se comienzan a presentar problemas de agresividad con otras mascotas en el hogar.

¿Cómo saber si mi perro es dominante?

Loading...

Los perros dominantes son tercos, difícilmente responden rápido al entrenamiento y no tienen buenos modales de comportamiento en casa, intentarán por todos los medios que las cosas se hagan exactamente como ellos quieren.

A continuación te presentamos una lista de comportamientos que pueden indicar que tu perro tiene una actitud dominante:

  • Entrar o salir de manera forzosa a través de puertas primero que tú.
  • Saltar para tomar un bocado de comida o premio antes de que se lo des.
  • Poner sus patas sobre ti o parándose sobre ti.
  • Ladrar cuando se le pide que haga algo o simplemente porque quiere pedirte algo.
  • Saltar a los muebles antes de ti o antes de ser autorizado.
  • Se niega a moverse de un lugar aunque se lo pidas.
  • Se niega a soltar juguetes.
  • No te deja acercarse a su comida.
  • Se niega a obedecer órdenes simples de entrenamiento.
  • Marcar territorio con orina o heces partes de la casa o muebles.
  • Gruñirte o ladrarte durante un juego.
  • Intenta empujarte mientras caminan o juegan.
  • Mantener una perenne guardia en sus juguetes o comida.
  • Le ladra a otras personas o animales, sobre todo si está contigo.
  • Saltar siempre sobre cualquier persona.
  • Insiste en subir a tu cama sin ser invitado.
  • Halar en la correa e ir delante de ti en los paseos.

¿Qué pasa con los perros dominantes en una casa con más mascotas?

Actitud dominante presente en uno de estos dos perros
Actitud dominante presente en uno de estos dos perros

Los perros dominantes que conviven con otros perros demostrarán sus tendencias dominantes con ellos, esto es una reminiscencia de su vida como manada. Este comportamiento no siempre muestra acciones agresivas, sin embargo hay algunas señales que se presentan en la convivencia entre dos o más mascotas que nos dirán que estamos en presencia de un perro dominante. Aquí te decimos de qué debes estar pendiente:

  • Montar a los otros perros sin importar si son machos o hembras.
  • Robar y proteger juguetes de los demás perros.
  • Cuenta siempre con la atención de los demás perros.
  • Forzar ir siempre delante de los demás en los paseos.
  • Hace que los demás perros esperen por el todo el tiempo, por ejemplo para comer, el lo hace primero.
  • Casi nunca lamen el hocico de otros perros.
  • Siempre ganan en los juegos compartidos.
  • Mira fijamente a los demás perros hasta que estos se retiran.

El humano alfa y el perro dominante

Es importante que entendamos como dueños de mascota que todos los miembros de la familia formamos parte de la manada del perro y lo que debería pasar es que el humano sea el animal dominante en esa relación. Muchos dueños cometen el error de humanizar a las mascotas y los ven siempre como unos niños peludos sin darse cuenta de que no atender los signos tempranos de dominación pueden terminar generando un perro con problemas de agresión por dominación. Lo ideal es que nosotros como dueños asumamos nuestra posición como alfa de la manada, de esta manera el perro entenderá que somos nosotros quienes damos las ordenes en casa y no ellos. Cuando fallamos en esta labor, terminamos con una mascota que hará todo lo posible por establecerse por encima de nosotros. Las señales que definen a los perros dominantes son muy comúnmente pasadas por alto pues se nos olvida que estamos tratando con un animal y nos parecen tiernas o las mal interpretamos como símbolos de cariño. Esto no quiere decir que no podamos compartir un mueble o la cama con nuestro peludo, lo que quiere decir es que esas situaciones deben estar determinadas por nosotros, no por ellos. Sumado a esto, si convivimos en una casa con más de una mascota, la importancia de nuestro establecimiento como líder dominante va a ayudar a mantener la buena convivencia entre todos pues todos seguirán nuestra guía.

¿Cómo tratar con un perro dominante?

El entrenamiento permanente en obediencia ayuda a controlar la dominación en perros
El entrenamiento permanente en obediencia ayuda a controlar la dominación en perros

1.- Mantén la calma: molestarte y gritarle a tu perro solo conseguirá empeorar el comportamiento. El temor y la incertidumbre aumentará sus niveles de estrés y lo llevarán a comportarse de manera más errática.

2.- Evita las correcciones físicas: al contrario de lo que muchos piensan, las correcciones físicas no son la mejor manera de tratar con un perro agresivo. A menos que se haga en el momento exacto, este tipo de corrección puede hacer que el perro se frustre y aumente su nivel de agresividad. Mantén la calma y trata de alejar a tu mascota de la situación que lo estresa.

3.- Supervisión: debemos mantener la atención en nuestra mascota para evitar que sus niveles de agresividad escalen hasta perder el control. La prevención es el secreto para evitar que haya una escalada en el comportamiento agresivo.

4.- Reglas consistentes: para ser un buen líder de manada debemos establecer reglas en casa y estructura para que tu perro tenga algo que seguir siempre. Debemos ser consistentes en la aplicación de estas reglas.

5.- Entrenamiento de obediencia: programa cortas sesiones de entre 10 y 15 minutos de entrenamiento de obediencia con tu perro. Lo ideal es hacer esto por el resto de la vida del perro para mantener su mente ocupada.

6.- Usa equipo apropiado para controlar a tu perro: cuando se trata de agresividad la seguridad es lo más importante. Usa cualquier equipo que sea necesario para mantener a la gente alrededor de tu mascota a salvo, esto debe incluir pechera o correa con cadena no retráctil y si tu perro tiene historia de morder puede que sea necesario un bozal.

7.- Reconoce las causas: si aprendes a reconocer las cosas que desatan el comportamiento dominante de tu perro puedes fácilmente evitarlas y puedes adelantarte a sus acciones si sabes que estás en presencia de alguna causa.

Loading...

También podría gustarte Más del autor

3 Comentarios

  1. Marcela dice

    No es asi. Tambien enseña actitudes y comportamientos de los amos hacia sus perros que aparezcan como dominantes. El articulo es bastante claro y util.

  2. Paula dice

    Tengo un problema. Tengo dos perras. La mayor en edad es muy dominante con la otra. Conviven juntas,a veces juegan,hasta ahí todo bien . Hay ocasiones en que le acaba pegando ,le muerde y me resulta muy difícil quitársela de encima a la otra,la cuál no hace nada. La termino castigando dándole un toque en el hocico ,diciéndole no y metiendola en la jaula. Normalmente no pasa nada entre ellas como para que lo vea como una provocación, simplemente depende del día que tenga. Digo esto porque la más joven la respeta muchísimo y es tan sumisa que a veces le da miedo hasta jugar…no sé que hacer.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.