Las 10 preguntas mas comunes sobre la Leishmaniasis en perros

    ¿Escuchaste alguna vez esa palabra de alguna persona o de algún veterinario?, ¿lo leíste de algún libro, revista o página de internet?, ¿te parece que es una condición grave y quieres saber más para cuidar tu salud y la de tu mascota? Cualquiera que sea tu caso con el siguiente articulo podrás aprender que es la Leishmaniasis en perros, cuáles son sus síntomas, en que consiste el tratamiento, como puedes prevenirla y muchas otras cosas que te resultaran interesantes.

    Es una enfermedad crónica causada por un parasito llamado “Leishmania” que se transmite por la picadura de un mosquito llamado flebótomo o “mosca negra”, los cuales se convierten en portadores de esta enfermedad al picar posteriormente a perros enfermos de leishmaniasis. Estos mosquitos pueden encontrarse alrededor de todo el mundo, pero son más comunes en países con un clima tropical o subtropical.leishmaniasis en perros

  • ¿Quiénes pueden llegar a sufrir Leishmaniasis?

    Es una enfermedad zoonotica, lo que quiere decir que puede afectar a humanos, perros y otros animales. Algunos animales como los roedores pueden ser portadores y no mostrar ningún síntoma de la enfermedad. La Leishmaniasis en perros puede afectar a todas las razas, pero siempre son más vulnerables los perros más jóvenes y los más viejos, que son los que siempre tienen las defensas inmunológicas más bajas.

  • ¿Cuáles son los síntomas de la Leishamniasis en perros?

Loading...

    Los perros infectados por Leishmaniasis pueden presentar diferentes tipos de síntomas que se clasifican en: generales, estomacales, cutáneos y oculares.

Generales: fiebre, crecimiento anormal de las uñas, anemia, pérdida de peso sin motivo aparente (el perro puede seguir comiendo lo mismo de siempre y sin embargo bajar de peso), apatía o letargo, insuficiencia renal, atrofia muscular progresiva (sobre todo en la nariz y en los ojos), inflamación de los ganglios linfáticos (en el cuello y las patas), artritis, hemorragias nasales, inflamación de las articulaciones o cojera y sangre en la orina.

Estomacales: inflamación del abdomen, vómitos y diarreas de color amarillento.

Cutáneos: perdida de pelo (al principio en la cabeza, nariz y ojos), piel seca, heridas que no cicatrizan, ulceras cutáneas (estas tienden a verse como quemaduras o heridas abiertas) y dermatitis.

Oculares: falta de pelo alrededor de los ojos y conjuntivitis.

  • ¿Todos los perros sufren síntomas?

    No todos los perros que son picados e infectados por el insecto flebótomo desarrollan Leishmaniasis. Se les puede haber transmitido el parásito y nunca presentar síntomas o problemas a lo largo de su vida, a estos perros se les llama portadores. Sin embargo hay otros que si se ven afectados y se dividen en dos grupos:

Los que muestran síntomas al poco tiempo: algunos perros, un tiempo después de haber sido infectados, comienzan a presentar síntomas clínicos. Esto no suele suceder con frecuencia, pues lo normal es ver dolencias inmediatamente después de ser picados por el flebótomo.

Los que muestran síntomas al cabo de meses o años: hay un grupo de perros que solo padecen síntomas luego de meses e incluso años después de haber sido infectados mediante la picadura del mosquito. Esto sucede cuando los perros portadores sufren situaciones que “despiertan” la enfermedad en sus organismos, como por ejemplo: cambios en sus dietas, malnutrición (por lo general ocurre cuando son abandonados), padecer de otras enfermedades que debiliten su sistema inmunológico e ingerir medicamentos que puedan activar la enfermedad.

    Solo un cinco o diez por ciento de estos perros desarrollaran los síntomas a lo largo de sus vidas, y para ellos la Leishmaniasis puede resultar mortal si no es atendida con prontitud.

  • ¿La Leishmaniasis en perros puede resultar mortal en todos los que están infectados?

    El riesgo de muerte para el perro infectado dependerá si recibe o no el tratamiento en un tiempo prudencial, principalmente por las complicaciones que después de un tiempo se generan en el hígado y los riñones ya avanzada la enfermedad. La mayoría de las veces la muerte puede ser producto de una insuficiencia renal crónica. Por otra parte, si el can recibe el tratamiento oportuno responderá bien y podrá disfrutar de una vida larga y plena, con la condición de que se le administre el tratamiento todas las veces que reaparezca la Leishmaniasis en su organismo a lo largo de su vida.

  • ¿Cuál es el diagnóstico de la Leishmaniasis?

    El diagnostico se realiza mediante una serie de exámenes realizados por el veterinario, entre ellos se encuentran: análisis de sangre, biopsias de la piel y pruebas serológicas. El tratamiento que se le brinde al perro solo será efectivo si se realiza un diagnóstico temprano de la enfermedad, por lo tanto, si ves que tu mascota comienza a padecer alguno de los síntomas, acude a tu veterinario de confianza para que realice las pruebas de rigor y así te cerciores de si es o no es Leishmaniasis.

  • ¿En qué consiste el tratamiento de la Leishmaniasis en perros?

    Como es una enfermedad de origen parasitario, se debe combatir en primera instancia contra el insecto y luego contra los síntomas que acompañan a la picadura del mismo, es decir, las dolencias generales, viscerales, cutáneas y oculares. Antes de proceder con cualquier tratamiento hay que entender que es un proceso largo, pues hasta el día de hoy no existe ninguna cura definitiva para esta enfermedad, sino que solo se aplican tratamientos paliativos para mitigar el efecto de los síntomas en el organismo, más no para desaparecer el parasito por completo. Algunos tratamientos pueden consistir en la administración de pastillas junto con inyecciones, y en algunos casos solo son administradas las pastillas, eso dependerá de que tan avanzada este la Leishmaniasis en el organismo del perro. Es muy importante realizar controles anuales o siempre que veas algún síntoma, pues existe la posibilidad de que en algún momento las defensas bajen y reaparezca el parasito, o  puede que el perro sufra otra picadura del mosquito y desarrolle nuevamente la infección. El tratamiento puede resultar costoso, pero no hay duda de que nuestros queridos compañeros lo valen, además, solo necesitaras aplicarle el tratamiento en los momentos en que el parasito nuevamente haga estragos en su cuerpo. Debes mantener a tu mascota bien alimentada y feliz, puede que llegue a ser portador, y si sufre de alguna otra enfermedad, o se ve deficiente su sistema inmunológico podría llegar a desarrollar la infección. Paséalo constantemente y mantén en buen estado su salud y bienestar.

  • ¿Existen algunas razas de perros que sean más propensas a contraer la enfermedad?

    Se han realizado diferentes estudios que indican que si existen razas que tienen más probabilidades de contraer o desarrollar Leishmaniasis. Algunas de ellas son: bóxer, pastores alemanes y cocker spaniel.

  • ¿Cómo podrían contagiarse los humanos con Leishmaniasis?

    Podrían hacerlo solo mediante la picadura del mosquito. Un perro enfermo no puede contagiar a otros perros ni a los humanos mediante secreciones, orina o heces. Si llegas a contagiarte, no te preocupes, pues nuestro sistema inmunológico está preparado para combatir esta clase de parásitos. El desarrollo de Leishmaniasis en humanos no es común, y solo ocurre cuando el sistema inmunológico se debilita debido a complicaciones de otras enfermedades, como por ejemplo cuando la persona padece de SIDA, ha sido tratada con quimioterapia o con inmunosupresores.

  • ¿Cómo prevenir la Leishmaniasis?

    La mejor cura para la enfermedad es una buena prevención, ¿Cómo hacerlo?, pues evita las picaduras del mosquito flebótomo, para ello puedes colocarle a tu mascota un collar antiparasitario que funcione como repelente para los mosquitos, otra opción son las pipetas. Evita dar paseos con tu perro por zonas donde abunden estos mosquitos, sobre todo en los meses de verano. Puedes vacunar a tu mascota contra la Leishmaniasis, sin embargo, ten en cuenta que no es cien por ciento efectiva, pues no elimina la posibilidad de que el perro sea infectado con el parasito. La vacuna también puede presentar efectos secundarios, aunque son muy pocos los que llegan a padecerlos y muy pocos los efectos que sufre su organismo. Por lo tanto, es únicamente tu decisión administrarle la vacuna a tu mascota.

    Tus cuidados siempre son el mejor tratamiento y la mejor prevención contra cualquier enfermedad que pueda afectar a tu compañero. Son muchas, pero tu amor y cariño serán tu mejor arma para evitarlas y mantener en muy buen estado la salud de tu apreciada mascota.

Loading...

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.