Hipotiroidismo en perros: Una de las enfermedades endocrinas más comunes

0
2109

El hipotiroidismo en perros constituye una de las enfermedades endocrinas más comunes del mundo canino, y además, una de las más graves, debido a que afecta a una gran parte del organismo del perro, disminuyendo la funcionalidad de cada uno de los sistemas vitales del mismo. Consiste en la disminución de la producción y la liberación de la hormona tiroidea, consecuencia del mal funcionamiento de la glándula tiroides. Algunos dueños de perros suelen ver a la enfermedad de la siguiente manera: aparecen los síntomas, se detecta la enfermedad mediante una prueba de laboratorio, se observan niveles bajos de la hormona tiroidea, el can consume el tratamiento en forma de píldoras y se resuelven todos los problemas y anormalidades. Sin embargo, esta idea no está más lejos de ser realidad, pues no es tan sencillo restablecer el buen funcionamiento de la glándula tiroides, además, existen muchos riesgos que convierten al hipotiroidismo en una patología potencialmente mortal para los perros. En este artículo te proporcionare información esencial para detectar esta enfermedad, como tratara y más importante aún, cómo prevenirla.

hipotiroidismo en perros

¿Cómo funciona la glándula tiroides?

Para comprender la clave de la enfermedad debemos saber de qué manera funciona la glándula encargada de producir la hormona tiroidea. Al igual que en los humanos, la glándula tiroides en los perros está constituida por dos lóbulos, los cuales se encuentran ubicados a ambos lados del tubo traqueal, colocándose en una especie de forma mariposa. Produce dos diferentes tipos de hormona: la T3 y la T4; la primera es la forma activa de la hormona, mientras que la segunda es un estado inactivo que se crea con el fin de viajar por el torrente sanguíneo, para ahí pasar a la primera forma activa de la hormona. La mayor parte de la T4 logra viajar por el torrente sanguíneo mediante las proteínas que en este se encuentra, lo que hace que las células de los tejidos no sean capaces de absorber la hormona. Por otro lado, la parte que no es transportada mediante las proteínas (T4 libre) si puede penetrar en los tejidos para ser asimilada.

Loading...

En los canes, el 48 por ciento de la T3, es decir, la versión activa de la hormona, proviene de la glándula tiroides, mientras que el otro 52 por ciento es producto de la conversión de T4 a T3, encargada de los tejidos corporales. La producción de la hormona T4 también está regulada por la glándula hipófisis o pituitaria, encontrada en el cerebro, la cual también se encarga de regular  las hormonas que fluyen en el sistema suprarrenal, el sistema reproductivo, el metabolismo, entre otros.

Dicha glándula libera una sustancia llamada HET (hormona estimulante de la tiroides), la cual induce a la producción y la liberación de T4 cuando los niveles de esta se encuentran muy bajos. Debido a que la hormona tiroidea cumple muchas funciones en distintas partes del cuerpo, no es extraño que los bajos niveles de la misma produzcan un impacto negativo en los sistemas implicados.

Entonces ¿Qué es el hipotiroidismo en perros?

Como habíamos dicho anteriormente, esta patología consiste en la deficiencia de la hormona tiroidea. Dicha deficiencia puede ser consecuencia de una invasión y destrucción de los tejidos de la glándula tiroides de parte del mismo sistema inmunológico (tiroiditis autoinmune o linfocitaria), de bajos niveles de yodo en la dieta, de una atrofia o tumor en la glándula o de un problema hereditario. Dado que la hormona tiroidea regula la actividad del metabolismo, cuando se encuentran niveles bajos de esta en la sangre, este proceso se torna más lento de lo que debería.

Es muy importante tratar a tiempo el hipotiroidismo en perros, pues la hormona que se ve afectada por esta patología endocrina cumple tareas esenciales para llevar a cabo procesos como el crecimiento y el desarrollo, el consumo de oxígeno, la reproducción, la resistencia a las infecciones, entre otros.  A pesar de ser una enfermedad potencialmente grave y común, con buenos cuidados se puede lograr que el perro que la sufre tenga una vida normal, y además, que goce de buena salud.

Síntomas generales

El hipotiroidismo en perros es una enfermedad endocrina común, por lo que presenta síntomas clásicos, que pueden asociarse a diversas patologías, estos son:

  • Depresión
  • Falta de energía
  • Apatía hacia la actividad física y los juegos
  • Anemia
  • Ansiedad
  • Pérdida del apetito
  • Aumento de peso u obesidad sin razón aparente
  • Intolerancia al frio
  • Pérdida de pelo en zonas como el tronco y la cola
  • Resequedad de la piel
  • Decoloración y engrosamiento de la piel
  • Infecciones bacterianas secundarias en piel y oídos

sintomas de hipotiroidismo en perros

Síntomas dermatológicos

Este tipo de anormalidades en la piel, o alopecia como se le dice clínicamente, se presentan en el  60 por ciento de los casos de hipotiroidismo en perros. Al comienzo de la enfermedad, estas alopecias aparecen de manera local y asimétrica, afectando zonas específicas como el dorso y la cola, y a medida que avanza la condición, la perdida de pelo se extiende hasta adoptar un patrón simétrico que incluye el tronco, y en la mayoría de los casos, parte de las extremidades. En algunas razas grandes, la alopecia solo se limita a las extremidades. En cualquiera de los casos, el pelo lucirá anormal, estará reseco, quebradizo, áspero, débil y pálido; la caída del pelo incrementara con los días, pero la renovación del mismo será escaza o incluso nula. Por otra parte, la piel tendrá un aspecto esponjoso y más grueso de lo normal, lo que permitirá formar pliegues evidentes en la cabeza y extremidades.

La seborrea también forma parte del cuadro de síntomas dérmicos causados por el hipotiroidismo. Esta provoca resequedad y descamación de la piel (seborrea seca), y en otras ocasiones produce una apariencia grasa en la piel (seborrea oleosa). Además, también causa hiperpigmentación, siendo las áreas alopécicas las primeras afectadas. La gravedad de este síntoma avanza acorde a como lo hace la enfermedad.

Este tipo de síntomas no producen picazón o prurito por sí mismas, es decir, para que existan estas molestias deben aparecer otras infecciones o piodermas secundarias al hipotiroidismo. Estas infecciones suelen aparecer en una etapa media de la enfermedad, debido a la alteración que sufren las defensas inmunológicas, que son las encargadas de hacer frente a afecciones como estas. Deben ser detectadas lo más  pronto posible, pues pueden acelerar la continuidad de la enfermedad, llevando al perro a estados de salud fatales.

Síntomas reproductivos

El sistema reproductivo, independientemente del sexo, también se ve afectado por la anormalidad de los niveles de hormona tiroidea, pues como ya sabes, esta es la encargada de regular la actividad de este y de otros sistemas vitales del cuerpo. Las hembras hipotiroideas presentan infertilidad, abortos espontáneos y alteraciones en las fases del celo; los machos por su parte sufren de atrofias testiculares y baja producción y calidad de esperma.

Si quieres saber más sobre el celo en los perros te invito a leer:10 Preguntas y Respuestas sobre el Celo en perros

Síntomas oculares

En ocasiones aisladas de hipotiroidismo, los perros llegan a sufrir anomalías oculares debido a los altos niveles de colesterol y grasa en la sangre. Estas lesiones son secundarias, la más común es la lipidosis corneal, la cual produce una apariencia opaca que puede abarcar toda la zona del ojo o solo algunas partes de este. Puede llegar a ser muy grave, además, produce lesiones irreparables, por lo que la opacificación no desaparece del todo, por muy eficaz que sea el tratamiento.

Otra lesión ocular común que aparece como consecuencia del hipotiroidismo en perros es la distrofia corneal. Esta se define como el cambio anormal de la capa transparente de la superficie del ojo. Se caracteriza por la aparición de un punto blanco en la zona que antes indique; en las primeras etapas representa un problema menor, puramente estético, es decir, no interviene en la funcionalidad del ojo o la visión. Sin embargo, en sus formas más graves, este tipo de lesión produce una especie de burbujas muy dolorosas, lo que lleva a una grave ulceración en esta zona. Cualquiera de las dos formas requiere tratamiento, el cual ira dependiendo de la gravedad de la condición ocular.

Síntomas neuromusculares

En casos frecuentes de hipotiroidismo en perros predominan los cuadros neurológicos y musculares. Generalmente los perros afectados sufren disfunciones musculares como debilidad, rigidez muscular, disminución progresiva de la conciencia propioceptiva y atrofia muscular. Por otro lado las anormales neurológicas incluyen el mal funcionamiento de los nervios faciales y vestibulares, parálisis faríngea y megaesófago. Entonces, las lesiones o síndromes neuromusculares se resumen en:

  • Polineuropatía: al sufrir de hipotiroidismo, a los nervios les resulta imposible conducir de manera normal los impulsos eléctricos. Esta incapacidad explica la debilidad y la apatía que generalmente aparece al principio de la enfermedad. Si este tipo de anomalías se detectan en una etapa temprana, el tratamiento resulta eficaz, pues las primeras señales de mejoría aparecen alrededor de la primera semana de este proceso.
  • Neuropatía focal: en otros escenarios, los nervios pueden quedar atrapados al salir del cerebro o la medula espinal, ya que también se hinchan con el mixedema (engrosamiento anormal de la piel). La presión ejercida sobre estos puede ocasionar diversas lesiones como parálisis facial, inclinación de la cabeza, movimientos oculares anormales, trastornos de equilibrio, etcétera.
  • Sistema nervioso central: el hipotiroidismo en perros también ataca a esta parte esencial del organismo, pues daña el funcionamiento de una de las estructuras más importantes de este sistema: las neuronas. Dicho daño solo lo padecen los canes que se encuentren en una etapa muy avanzada de la enfermedad, y por lo general sufren ataxia (caminata titubeante o descoordinación), hipermetría (debilidad generalizada en un lado del cuerpo), inclinación de la cabeza y anormalidades en el nervio craneal. Raras veces se han visto casos de coma mixedematoso en los tejidos cerebrales, pero si se sabe que sucede debido al hipotiroidismo.

Síntomas cardiovasculares

Los efectos negativos en el corazón son muy inusuales en esta enfermedad. Solo en algunas ocasiones se han evidenciado anomalías en el ritmo cardiaco, como la bradicardia (ritmo lento) y arritmia (ritmo irregular). Se sabe que con un tratamiento adecuado logran desaparecer progresivamente, a no ser que exista una falla cardiaca adyacente.

Causas y riesgos del hipotiroidismo en perros

Esta enfermedad tiene distintos tipos de causas: primarias y secundarias. Las de carácter primario generalmente son la tiroiditis linfocitaria y la atrofia idiopática de tiroides. La tiroiditis linfocitaria sucede cuando el mismo sistema inmunológico ataca sin razón aparente a la glándula tiroides, dañando y destruyendo sus tejidos. Por otra parte, la atrofia idiopática de tiroides es una anormalidad que degenera el tejido de la glándula, los cuales gradualmente son sustituidos por tejido adiposo.

Las causas de origen secundario son menos comunes, y corresponden a la aparición de tumores en la glándula hipófisis o pituitaria, por el mal y prolongado uso de glucocorticoides, por la deficiencia de yodo en la dieta habitual del perro, por la falta de ejercicio o por la exposición a una gran cantidad de toxinas.

Existen diversos factores que predisponen a nuestras mascotas a padecer de esta enfermedad. A pesar de que cualquier perro independientemente de su edad puede llegar a ser hipotiroideo, está comprobado que los canes de uno a ocho años son más propensos. Y aunque la raza tampoco es limitante, en la mayoría de los casos perros como el Golden Retriever, Labrador, Bóxer, Perro Salchicha, Setter Irlandés, Gran Danés, Cocker Spaniel, Doberman Pinscher, Airedale Terrier y Schnauzer, son los que resultan hipotiroideos. A diferencia de los humanos, en que la mujer está más predispuesta a padecer de esta patología, en los perros no se ha demostrado que el sexo sea un factor determinante.

Diagnóstico

Como ya habíamos dicho, la mayoría de los dueños buscan atención veterinaria para sus mascotas cuando observan síntomas compatibles con el hipotiroidismo en perros. Signos como la fatiga, el aumento de peso que no corresponde con la ingesta de alimentos, alteraciones cutáneas, intolerancia a la actividad física, son indicadores de que es hora de buscar ayuda profesional, recuerda que no eres el indicado para diagnosticar y tratar la enfermedad de tu compañero.

diagnostico de hipotiroidismo en perros

Ya en el centro veterinario, el profesional procederá a realizar diversos análisis y pruebas que descartaran el hipotiroidismo como posible culpable, porque si bien es cierto que algunos síntomas pueden aproximar a un diagnóstico certero, es necesario realizar diversos análisis de laboratorio para descartar al hipotiroidismo como opción para el diagnóstico. Estos exámenes son:

Medición de T4:

Este examen está en la lista de detección rutinaria de hipotiroidismo. Sin embargo, no es tan sencillo medir estos niveles, pues aun si son bajos, no indican de plano esta patología. Muchos perros con otras enfermedades que consumen medicamentos como fenoarbitales y bromuro de potasio (anticonvulsivos), propanolol (usado para compensar insuficiencias cardiacas), antiinflamatorios no esteroideos, corticosteroides, clomipramina o antibióticos de la clase sulfamidas (usados para trastornos conductuales) pueden llegar a tener niveles bajos de T4, pero sin padecer de hipotiroidismo. Por ello, la medición de T4, a pesar de que posiblemente puede indicar un mal funcionamiento de la glándula tiroidea, no es suficiente para realizar un diagnóstico. Más que todo, esta prueba se hace al comienzo de la revisión para determinar cuál es el estado de esta hormona en la sangre.

Medición de T4 libre:

Esta prueba es un poco más segura, debido a que los niveles de T4 libre no se ven afectados por otras enfermedades distintas al hipotiroidismo o por el uso de medicamentos. Como habíamos dicho antes, esta forma de la hormona T4 es la que, al ser liberada al organismo hacia el torrente sanguíneo, es absorbida por los tejidos para finalmente ser asimilada.

Normalmente los niveles regulares de esta hormona son 1000 veces menores a los de T4 total (T4 unido y T4 libre). No obstante, este examen no es tan sencillo, pues debe ser realizado de una manera especial y cuidadosa, para no convertir las T4 unidas (hormona que viaja por el torrente sanguíneo mediante las proteínas y no es absorbida por los tejidos) en T4 libres. En la actualidad el método más efectivo es la diálisis en equilibrio, que logra medir estos niveles sin comprometer el resultado.

Estimulación de HET y niveles de HET endógena:

Este análisis no es tan común hoy en día, debido al tiempo que se necesita para poder obtener el resultado y el dinero que esto implica. Solo se realiza cuando el anterior (medición de T4 libre) es imposible de hacer debido a una condición física del can o algún otro tipo de impedimento que indique el veterinario. La estimulación de HET consiste en la medición y comparación de la T4 ocho horas luego de administrar una inyección de la hormona estimulante de la tiroides (HET) la cual normalmente es producida por la glándula pituitaria. Si en los resultados el nivel de T4 es bajo y los de HET son altos, efectivamente el can padece de hipotiroidismo. A pesar de que ya los veterinarios no suelen realizar esta prueba en sus pacientes por las razones que antes te indique, es muy útil a la hora de obtener un diagnóstico.

Medición de anticuerpos antitiroglobulina o prueba AATg:

Esta medición se realiza para confirmar la aparición de anticuerpos que atacan las proteínas de la glándula encargada de producir la hormona tiroides, los que corresponden a la forma inmunomediada de la enfermedad. Se utiliza puntualmente para identificar a los perros hipotiroideos que arrojen resultados positivos de estos anticuerpos pero con pruebas normales de actividad tiroidea. Además, con esta prueba se logra determinar qué porcentaje tiene el paciente de volver a padecer la enfermedad.

Chequeo de estrés suprarrenal

Es muy importante realizar este tipo de análisis, pues indican que existe un falso diagnóstico de hipotiroidismo. En algunas ocasiones el mal funcionamiento de la glándula tiroidea solo puede ser un síntoma más de una enfermedad suprarrenal. Esto sucede cuando por alguna razón disminuye dramáticamente la actividad de las hormonas sexuales, y por ende las de las glándulas suprarrenales, las cuales tratan de compensar dicha disminución. Estas terminan estresándose debido al duro trabajo que representa esta sobre estimulación. Inevitablemente el estrés termina afectando también las glándulas tiroides, las cuales se enferman, causando síntomas muy similares a los del hipotiroidismo. Es necesario diferenciar estos trastornos endocrinos, pues el tratamiento será distinto en cualquiera de los dos casos.

Tratamiento

El tratamiento para el hipotiroidismo en perros es relativamente simple. Los dueños de mascotas con esta enfermedad deberán administrarle diariamente un suplemento llamado levotiroxina sódica, una forma sintética de la hormona tiroidea T4. Esta es de uso oral y solo debe ser colocada en las comidas para que sea fácil su consumo.

La dosis indicada para el peso, la raza y la condición física de tu perro deberá ser recomendada por un médico veterinario, y si resulta que tu compañero o compañera comenzó a padecer la enfermedad a una edad relativamente temprana, debes seguir consultando con el veterinario, pues como bien sabes, es normal que al cabo de un tiempo suba o baje de peso en determinadas ocasiones, y será el profesional el que tiene la potestad de cambiar la dosis si la situación lo amerita.

Con el debido tratamiento, las mejorías se pueden ver al poco tiempo, sobre todo en la condición física y el ánimo del perro. Las complicaciones dermatológicas y demás anomalías tardan un poco más de tiempo en sanar (alrededor de 4 meses), sin embargo, cuando por fin logran ser tratadas el paciente puede seguir gozando de una buena salud y bienestar. La medicación debe ser administrada de por vida para mantener la calidad de vida del can en excelentes condiciones, por lo que deberás ser muy estricto a la hora de realizar esta tarea, no existen días feriados ni vacaciones para esta enfermedad. Si sigues este plan diario, será más sencillo para ti y para tu mascota, pues estarán evitando mas visitas al veterinario.

Prevención

Aunque no existen acciones concretas para evitar por completo la aparición de este padecimiento, es importante seguir algunos consejos para evitar un daño irreparable en estos órganos. Te recomiendo que busques un veterinario holístico que pueda detectar la enfermedad en tempranas instancias, pues muchas veces, en los centros veterinarios habituales, suelen esperar a que los niveles de la hormona estén en su calidad más baja o que por lo menos los pacientes muestren la mitad de los síntomas que antes te indique. En cambio, los veterinarios holísticos en su práctica, actúan rápidamente ante la sospecha de poca actividad glandular, lo cual, en muchos casos incluso evita que tengas que medicar a tu mascota por el resto de su vida. Además, la alimentación juega un papel importante, a pesar de que tu perrito tenga la predisposición a desarrollar hipotiroidismo. Si la comida es de calidad, el funcionamiento de su organismo también lo será. Es imprescindible seguir chequeando la salud de tu mascota hipotiroidea, debido a que esta puede mostrar una resistencia, atentando gravemente contra la integridad física de tu compañero. Mantener a tu mascota debidamente activa y ejercitada tambien es bueno para reducir las probabilidades de que sufra daños irreversibles si llega a padecer de hipotiroidismo. Si notas algún comportamiento extraño en tu mascota, acude sin dudar a tu veterinario de confianza, como ya te dije, lo mejor herramienta para combatir esta enfermedad es el diagnóstico oportuno y certero.

Cuida la salud de tu mascota, ni él ni los demás lo harán por ti. Se responsable y en momentos difíciles, confíale su salud a los profesionales, sigue sus consejos e indicaciones. Que mejor que ver a cada miembro de la familia, incluidos los perritos, saludables y contentos.

Llegaron buscando:

  • hipotiroidismo en perros
  • problemas de tiroides en perros
  • hipotiroidismo en perros labradores
  • tiroide pelo en los perros
  • tratamiento del hipotiroidismo en perros
  • remedios caseros para hipotiroidismo en perros
  • hipotiroidismomen perro dosis de t3
  • hipotiroidismo severo perro
  • hipotiroidismo en perro labrador
  • como debe tomar la t4 a mi perro
Loading...
Compartir
Artículo anteriorMi gato araña los muebles ¿Cómo lo evito?
Artículo siguiente13 Causas de la Diarrea con sangre en perros
Amor, conviccion, locura e inocencia. Pocas palabras para describir el torbellino de emociones y pensamientos que habitan en mi ser, pero necesarias para comprender mi Esencia y mi Pasion por lo que hago. Fiel Amante de los Libros, Enamorada de la Vida, Libre pensadora y Un Huracan de alegrias... En fin, un rompecabezas listo para armar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here