Estreñimiento en perros | Causas, Síntomas y Tratamiento

El estreñimiento en perros es un problema que puede ocurrir si nuestro can sufre una falta de ejercicio, una inadecuada hidratación, cuando ha ingerido alimentos tóxicos para él o que su organismo no tolera, o cuando no toma la suficiente fibra. En casos más graves, la obstrucción intestinal puede deberse por la aparición de patologías mayores, como lo es el agrandamiento de la próstata, o el consumo de objetos extraños. Por tal motivo es muy importante acudir al veterinario y seguir el tratamiento más apropiado en función de la causa. Sin embargo, puede ser complementado con soluciones naturales para acelerar el proceso de curación. ¡Sigue leyendo este interesante artículo!

Aunque la gran mayoría de los propietarios de perros tienen un poco más de experiencia con la diarrea en lugar de estreñimiento, los cachorros en ciertas ocasiones sufren más de estreñimiento.

Leer más sobre la diarrea en perros. 

A veces el problema no es más que la falta de fibra alimentaria o por el consumo inadecuado de agua, pero también puede deberse a causas más serias.

Consejo para usted en cualquier situación que se encuentre con su perro:

“Por favor, tenga siempre en cuenta que debe consultar a su veterinario antes de hacer cualquier cambio en la alimentación de su can o en la administración de medicamentos (y también para estar seguro de que no se encuentra presentando síntomas de una enfermedad o un trastorno más grave)”.

causas del estreñimiento en perros

¿Qué es el estreñimiento en perros?

El estreñimiento en perros cumple con las mismas características que en los humanos, se origina cuando nuestro can presenta dificultades para eliminar de forma normal las heces de su cuerpo. Para identificarlo y saber si lo padece de, debemos prestar una atención especial a su comportamiento y fijarnos en el momento de defecar si tiene complicaciones o no. Por lo general, la causa más frecuente suele ser la dieta inadecuada o la falta de fibra, pero esta no es la única, existen otros factores que pueden influir.

En otras palabras, el estreñimiento en los perros significa una defecación ausente, poco constante o difícil. Los perros más sanos tienen una o dos deposiciones al día. Esto puede variar según el individuo y la dieta. Un día o inclusive dos sin defecar no suele ser un motivo de preocupación, siempre y cuando las heces sean de un tamaño normal y sean expulsadas sin dificultad. Pero cuando las heces son retenidas en el colon durante dos o tres días se vuelven secas y duras, y además, requieren de un gran esfuerzo para ser evacuadas.

Es muy importante tener en cuenta que también pueden necesitar hacer un esfuerzo mayor del necesario para defecar los perros con colitis, con la vejiga obstruida o con obstrucciones anorrectales. Asimismo, es importante asegurarse de que el perro no sufre de uno de estos otros problemas antes de tratarlo contra el estreñimiento. Por lo general, la colitis, a menudo se confunde con el estreñimiento. Recuerda que un perro con colitis realizará muchas pequeñas deposiciones que contienen sangre y/o moco.

Los síntomas del estreñimiento en perros

Hay que estar muy atento como propietario de un perro, de los posibles cambios de su comportamiento, sobre todo en los paseos diarios, que es cuando el perro hace sus necesidades, debido a que puede estar relacionado con otro tipo de problemas o enfermedades subyacentes.

Un perro que presenta problemas para defecar muestra o puede manifestar síntomas de incomodes y otros signos que indican que algo claramente no está funcionando bien.

El principal síntoma del estreñimiento en perros es aquel en el cual el perro va muy a menudo a defecar sin éxito.

Otros síntomas que se pueden notar en el estreñimiento en perros.

Expulsión de heces muy secas y duras, esto se produce debido a que al estar tanto tiempo alojado en el intestino quedan sin líquidos y se secan, es por ello que se hace dificultoso expulsarlas.

– Esfuerzo al defecar.

Defecación dolorosa, en ciertas ocasiones viene acompañada con algo de mucosidad en las heces o sangre.

– Inflamación y dolor de la zona anal.

– Distensión abdominal.

– Dificultad para caminar.

– Estrés y depresión.

– Falta de apetito.

– Ninguna disposición a hacer actividad física alguna.

¿Cómo puedo saber si mi perro se encuentra estreñido?

Saber si un perro está estreñido es muy fácil, es importante mantener un ojo en la manera como defeca, ya sea porque saque a su perro a pasear o cuando salga voluntariamente al patio a hacer sus necesidades. La cantidad de orina y las heces, el color, el olor, la textura y la presencia de moco o sangre, forman parte de los indicadores para saber que tan bien está funcionando el cuerpo de su mascota.

A menudo, lo que expulsa el cuerpo de su perro es el primer signo de un problema con su salud, así que si no acompaña a su can a hacer sus necesidades, es sumamente importante que revise periódicamente todas las áreas de su jardín donde posiblemente haga sus necesidades.

Como ya lo hemos mencionado anteriormente, el estreñimiento es la carencia completa o la insuficiencia de la evacuación de las heces del cuerpo. La gran mayoría de los perros que presentan este problema tienen ganas de evacuar, intentan pero no lo logran.

Si su perro no ha evacuado nada o sólo ha evacuado una cantidad pequeña, muy dura y tarda varios minutos de encorvarse y esforzarse, usted puede asumir con toda seguridad que está estreñido. Esto es especialmente cierto si el perro dura más de uno a dos días.

Usted también podría notar que su perro está estreñido cuando se muestra un poco hinchado. Además, también podría tener un poco de dolor, sobre todo mientras intenta defecar.

Si es capaz de defecar, puede que tenga un color extraño (por lo general será un tono más oscuro de lo normal). Asimismo, se podría notar moco, sangre u otras rarezas que nunca habíamos visto antes.

Si el problema en el perro continúa, podría experimentar episodios de vómito. Podría perder el apetito y empezar a perder peso. Lo ideal es que se tomen las medidas antes de que la situación llegue a este punto.

Por esta razón es muy importante revisar con cierta regularidad no sólo lo que ingresa al cuerpo del perro, sino también lo que sale de él.

Causas del estreñimiento en perros

Existen muchas posibles cusas del estreñimiento en perros. Todas pertenecen a una de las siguientes tres categorías:

Loading...

Las causas interluminales incluyen la obstrucción parcial o completa en el interior del colon, causado por la ingestión de materia que no puede ser digerida y también por tumores.

Las causas extraluminales se producen fuera del colon y contribuyen al estreñimiento obstructivo, por ejemplo, la pelvis estrecha es el resultado de una fractura de la pelvis, o tumores que se desarrollan en la cavidad pélvica que comprimen el intestino desde el exterior.

Las causas intrínsecas son neuromusculares por naturaleza y pueden ser consecuencia de una lesión del nervio lumbar o pélvico, o de enfermedades como lo son el hipotiroidismo o la hipercalcemia.

Una lista parcial de las causas abarcan:

– Deshidratación, insuficiencia de fibra alimenticia y falta de ejercicio.

– Ingesta de un consumo extraño, como la parte de un zapato, un pedazo de tela, o piedras.

– Obstrucción intestinal, incluyendo tumores.

– Trastornos neuromusculares que implican anomalías o lesiones en los nervios o los músculos del colon.

– Glándulas anales infectadas o una lesión en la cadera o pelvis que suele causar dolor durante la defecación.

– Efectos de alguna cirugía, medicamentos y suplementos de hierro.

– Estrés causado por un cambio en la rutina o de sus alrededores.

Deshidratación.

Una de las causas más frecuentes del estreñimiento en perros suele ser la deshidratación. Si usted sospecha que su perro se encuentra estreñido o ha notado heces secas y duras cuando defeca, es muy importante monitorear su consumo de agua.

Recuerda siempre, las mascotas muy activas necesitan más agua que los otros no tan activos y cuando hace calor, las necesidades de cada perro aumentan.

Debes tomar en cuenta de que tu can siempre tenga el libre acceso al agua limpia y fresca, y si sospechas que no está bebiendo lo suficiente, mide el agua en su bebedero para así monitorear el consumo real.

Dependiendo de cómo usted alimenta a su mascota (sobre todo si lo alimenta con alimentos crudos o cocidos preparados en casa, o una fórmula comercial en lata) ellos deben recibir un poco de humedad necesaria para su cuerpo en sus alimentos. Si usted sólo lo alimenta exclusivamente con croquetas secas (algo que no es recomendable, a menos de que no tenga los recursos para conseguir los alimentos adecuados según la especie), su perro tendrá que tomar la mayoría del agua del bebedero.

Objetos extraños.

Si su perro ingiere un objeto extraño no comestible, lo cual es una característica de los perros, o inclusive un gran pedazo de hueso, podría alojarse en el intestino y causar una obstrucción, y esta obstrucción no permitiría pasar las heces. Si tu perro presenta problemas para defecar y es conocido por tragar cosas que no debería, es recomendable que se ponga en contacto con su veterinario de confianza si la situación no es resuelta en uno o dos días.

Si con seguridad usted sabe que su mascota ha ingerido algo grande que podría crear una obstrucción, no te demores debido a que esto se puede convertir rápidamente en un problema muy grave e inclusive mortal.

Perros machos intactos.

Los perros machos intactos, sobre todo mientras envejecen, pueden desarrollar agrandamiento de la próstata lo cual comprime el intestino, creando heces delgadas como un lápiz, o inclusive una obstrucción. Por lo general, este problema se puede resolver al castrar a su mascota.

Hernias.

Las hernias en el recto del perro en la zona cerca del ano también pueden causar estreñimiento. La hernia sobresale en el recto, cerrando el paso de las heces. Normalmente las hernias requieren cirugía para tratarse.
Trastornos neuromusculares.

Algunos perros poseen un tono muscular insuficiente o trastornos neuromusculares que impiden la habilidad del cuerpo para mover las heces a través del colon de forma eficaz. Las heces que se quedan demasiado tiempo en el intestino, pierden humedad y se endurecen, lo cual hace aún más difícil que el perro defeque. Esto puede transformarse en un círculo vicioso, debido a que entre más difícil o doloroso sea defecar, es más probable que el perro desarrolle el hábito de evitar la eliminación.

¿Cuándo debemos preocuparnos?

Si tu perro, lo cual es normalmente sano, desarrolla estreñimiento que no se resuelve en uno o dos días, debe preocuparse. Existen causas peligrosas de la constipación que ponen en riesgo la vida de los perros, así que es muy importante estar pendiente de una mascota estreñida y buscar ayuda médica si las cosas no mejoran rápidamente.

Si el estreñimiento del perro se resuelve en un día o dos, pero se repite una vez más, es hora de que lo lleves a un veterinario. Una repetición suele indicar que el problema puede ser más complicado y requiere de una intervención médica o cambios permanentes en la alimentación o estilo de vida del perro.

El estreñimiento crónico es conocido como obstipación. Esta es una situación muy desafortunada en la que el perro es incapaz de vaciar sus intestinos sin la ayuda externa. El colon se agranda mientras detiene una gran cantidad de heces duras.

Un perro que presenta estreñimiento se sentirá muy incómodo y tratará constantemente defecar, pero sin conseguir éxito… Sin intervención, se convertirá letárgico, perderá el apetito y empezará a vomitar.

Dependiendo de la dificultad de la situación, la intervención puede significar líquidos por vía intravenosa para la hidratación del animal y un enema para limpiar el color (o también puede significar que el perro será anestesiado totalmente para poder realizar una limpieza manual). En ciertos casos, es requerida una segunda ronda para eliminar las heces que quedaron dentro de las zonas inaccesibles del intestino durante el primer procedimiento.

En los casos que no se pueden tratar, la cirugía podría ser necesaria. Una colectomía es una operación que se realiza con la finalidad de remover parte del intestino y/o corregir las anomalías intestinales. Esta opción se usa típicamente en los casos de obstipación causado por una lesión en el colon, un trastorno neuromuscular tumores o trastornos pélvicos que impactan el colon.

Consejos para tratar a un perro estreñido

Estos consejos son para todos aquellos perros que se encuentren experimentando un episodio de estreñimiento menor y transitorio.

Si la condición de su mascota es constante o crónica, o si no está seguro de la causa, lo más recomendable es que llame a su veterinario para orientarse.

1. Una alimentación balanceada y adecuada según la especie.

Sin duda alguna, la “indiscreción alimenticia” es la causa más frecuente del estreñimiento en perros ocasional. Y mientras que las indiscreciones pueden abarcar el comer palos, piedras, calcetines y arena higiénica para gatos, también puede incluir la alimentación de croquetas secas y procesadas que se encuentran llenas de basura. La alimentación cruda o comidas caseras basadas en recetas balanceadas y completas suelen ser la mejor forma de mantener el cuerpo de su perro saludable, en especial su digestión.

2. Enzimas digestivas y probióticos.

Estos dos suplementos ayudan mucho con la mala digestión, lo cual es a menudo la causa de los episodios intermitentes del estreñimiento y la diarrea en los perros. Su veterinario holístico es quién le puede asesorar sobre los productos y la dosis, dependiendo de la situación individual de su can.

3. Bastante ejercicio y mucha agua limpia y fresca.

Los cuerpos de todos los animales necesitan siempre moverse para mantener las cosas en movimiento, incluyendo las heces a través del colon. La actividad física y la cantidad apropiada de agua limpia y fresca pueden prevenir o remediar el estreñimiento en los perros.

4. Fibra alimentaria adicional.

En la naturaleza, el pelo de la presa de un can suele proporcionar la fibra en su alimentación. No hace falta mencionar que los perros domesticados no reciben una elevada cantidad de pelo en sus comidas. Las buenas fuentes de fibra para los perros son:

Polvo de cáscara de psyllium: ½ cucharadita por cada 10 libras de peso corporal, 1 o 2 veces al día en la comida.

Vegetales de hoja verde molidos: 1 cucharadita por cada 10 libras de peso corporal, 1 o 2 veces al día en la comida.

Fibra de coco: 1 cucharadita por cada 10 libras de peso corporal, 1 o 2 veces al día en la comida.

Conserva de 100% calabaza: 1 cucharadita por cada 10 libras de peso corporal, 1 o 2 veces al día en la comida.

5. Vinagre de sidra de manzana orgánico (ACV por sus siglas en inglés).

El ACV orgánico suele ser un maravilloso medicamento natural, debido a que puede aliviar una amplia variedad de condiciones en los seres humanos y en las mascotas. Es bien conocido por mejorar la digestión, incluyendo también aliviar el estreñimiento. Es recomendable usar el ACV cruda y sin filtrar: ¼ de cucharadita por cada 10 libras de peso corporal, 1 o 2 veces al día en la comida.

6. Jugo de Aloe (no gel tópico).

¼ de cucharadita por cada 10 libras de peso corporal, 1 o 2 veces al día en la comida.

7. La quiropráctica, acupuntura/presión y masaje.

Estas tres modalidades naturales han sido probadas para ayudar con el estreñimiento crónico en los perros.

Algunas cosas que no son recomendadas

1. Laxantes para humanos.

Entre las cosas que no son recomendadas se encuentran los laxantes diseñados para los seres humanos. Por favor, de ninguna manera le dé a su perro cualquier laxante o ablandador de heces diseñados para el uso humano sin antes consultar con su veterinario. Hay algunas laxantes humanos que pueden ser bastante seguros y eficaces en determinadas circunstancias, pero por favor, no intentes adivinar cuáles son, ni cuánto darle. Lo mejor que puedes hacer es llamar al veterinario para que te dé orientación. Hay laxantes (la lactulosa es uno de ellos) especialmente formulado para mascotas.

2. Granos para humanos.

De ninguna manera le proporciones a tu mascota granos ricos en fibra diseñados para los seres humanos. No intentes resolver el estreñimiento de tu perro con granos, cereales u otros alimentos ricos en fibra lo cual son diseñados para los humanos sin primero consultar con un médico veterinario. Recuerda “los perros son carnívoros”. Los granos no son una parte natural en su alimentación y podrían empeorar la situación.

3. Aceite mineral.

Tampoco le proporciones aceite mineral a tu cachorro, por favor. Esto no es para nada efectivo y puede ser inhalado por los pulmones, lo cual puede causar daño permanente.

4. Enemas caseros.

No intentes darle a tu perro un enema, o inclusive un supositorio, sin consultar antes con su veterinario. Algunos enemas disponibles comercialmente son bastante tóxicos para las mascotas.

¿Cómo estimular a un perro para que defeque?

Existen diversas medidas higiénico dietéticas que suelen resultar de gran utilidad para tratar el estreñimiento en los perros, a continuación te mostramos cuáles son:

• Vegetales de hoja verde molidos.

Añádelo a la alimentación habitual del perro. 1 cucharadita por cada 4 kilos de peso corporal, 1 o 2 veces al día. Esto aumenta de manera rápida la ingesta de fibra.

• Conserva de calabaza.

La calabaza es un remedio natural que posee grandes porciones de fibra y agua, debes añadir a su alimentación 1 cucharadita por 4 kilos de peso corporal, 1 o 2 veces al día.

• Fibra de coco.

Adminístrale a tu can 1 cucharadita por cada 4 kilos de peso corporal, 1 o 2 veces al día.

• Vinagre de sidra de manzana orgánico.

Esto favorece la digestión y el adecuado tránsito intestinal, administrar media cucharadita por cada 4 kilos de peso corporal, 1 vez al día.

• Jugo de aloe vera puro.

El jugo de este cactus también suele resultar altamente beneficioso para nuestras mascotas y será suficiente con administrar media cucharadita por cada 4 kilos de peso corporal, 1 vez al día.

• Aceite de oliva.

Enriquecer la comida de nuestro amigo perruno con aceite de oliva es una forma muy sencilla de aliviar el estreñimiento, además, hará más apetitoso el alimento.

• Más agua.

Es sumamente importante y fundamental que el pero ingiera más agua si se encuentre estreñido, podemos probar a colocar un segundo bebedero en otro lugar de la casa.

• Ejercicio físico diario.

Como bien sabemos, los perros deben realizar ejercicio físico diario y éste debe adaptarse a sus características individuales y limitaciones físicas.

Tratamiento del estreñimiento en los perros

El principal objetivo del tratamiento contra el estreñimiento en perros consiste en eliminar o controlar las causas que lo originen.

Nota importante: Debes asegurarte de proporcionarle el acceso a agua limpia y fresca en todo momento a tu perro.

El estreñimiento asociado con la ingestión de materiales extraños, como las astillas de huesos, se puede subsanar sustituyendo este tipo de “masticables” por galletas especiales para perros.

Los perros de edad adulta con una actividad intestinal disminuida pueden ser ayudados mojando las croquetas con agua (a partes iguales, es decir, misma cantidad de agua que de croquetas), dejando reposar la mezcla durante unos 20 minutos.

En cuanto a los canes que retienen voluntariamente sus heces, se les puede ayudar brindándoles oportunidades constantes para defecar. Saca a tu perro varias veces al día, preferiblemente a una zona en la que esté acostumbrado a hacer de vientre. Un laxante suave también puede ser necesario cuando el perro está viajando, para así ayudarle a defecar en lugares donde no está acostumbrado.

Laxantes para perros.

Existen varios laxantes que se encuentran disponibles para el tratamiento del estreñimiento en los perros.

Los laxantes osmóticos aumentan la cantidad de agua en el intestino grueso, haciendo más líquidas las heces. Los productos que contienen lactulosa, lo cual debe ser recetados por un médico veterinario, se encuentran entre los más seguros y eficaces.

También se puede conseguir un efecto laxante osmótico suave agregándole leche a la dieta en cantidades que superen la capacidad de la lactasa (una enzima intestinal) de descomponer la lactosa en azúcares absorbibles; en otras palabras, la suficiente leche para provocar diarrea en un perro que no está estreñido. La molécula de lactosa suele atraer fluidos en el intestino y estimula la motilidad intestinal.

Los laxantes estimulantes elevan la fuerza del peristaltismo intestinal. Estos suelen ser muy eficaces en el tratamiento del estreñimiento en perros, pero el uso repetido puede interferir con la función de colon. Un laxante estimulante usado es el bisacodilo (Dulcolax). La dosis para perros es de 5 mg a 20 mg por día.

Estos laxantes se utilizan para tratar a los perros que tienen sólo estreñimiento. Si le proporcionas esto a un perro con una obstrucción, pueden causar graves daños. No suelen ser los laxantes apropiados para prevenir el estreñimiento y no se deben usar todos los días. Consulta con algún médico veterinario antes de dar a tu perro cualquier laxante.

Prevención del estreñimiento en perros

Una dieta contra el estreñimiento, una buena hidratación y el ejercicio diario suelen ser las mejores medidas preventivas, junto con la adición de fibra a la dieta, sólo si es necesario. Una forma bastante cómoda de proporcionar fibra a tu can es alimentándolo con comida comercial formulada para perros mayores.

Otra manera de proporcionar fibra adicional a tu perro es agregando un laxante de volumen diariamente en la comida del can. Estos laxantes ablandan las heces y contribuyen a una evacuación más constante. Los laxantes de volumen pueden ser administrados a tu perro indefinidamente sin causar ningún problema.

Los laxantes emolientes que contienen docusato son indicados cuando las heces son secas y duras, pero no se deben utilizar si el perro se encuentra deshidratado.

El aceite mineral es un laxante lubricante que facilita el paso de las heces duras a través del canal anal. No obstante, el aceite mineral interfiera con la absorción de vitaminas solubles en las grasas, por lo que la administración diaria o constante puede provocar deficiencia de vitaminas. El aceite mineral también suele reaccionar de forma adversa con el docusato, y por lo tanto no se debe usar en conjunción con los otros laxantes emolientes. Nunca le administres aceite mineral a tu can con una jeringa, debido a que puede ser inhalado por los pulmones.

Una dieta del perro rica en fibra evita el estreñimiento.

Una dieta no adecuada, que no contenga la cantidad necesaria de verduras, fibra y otros nutrientes apropiados para que su alimentación sea equilibrada, puede desencadenar de manera constante el estreñimiento del perro. Una alimentación adecuada favorece el correcto tránsito intestinal y, por lo tanto, evita el estreñimiento.

Hoy en día, los alimentos comerciales de alta gama (pienso seco y húmedo) se encuentran adaptados a la edad, tamaño y nivel de actividad física del perro, con la finalidad de ofrecerle una dieta equilibrada, acorde a sus necesidades y que le ayude a mantener un tránsito intestinal apropiado. De tal forma, un cachorro de seis meses no posee las mismas necesidades nutricionales que un perro ha superado los ocho años, debido a que el menor de un año necesita un alimento que le aporte más energía que un perro mayor.

Además, una dieta casera no equilibrada puede causar en el perro problemas de estreñimiento. Por supuesto, los huesos también. “Un empacho de huesos puede ser el desencadenante de un atasco en el recto, que impida al perro defecar con normalidad”, explica Juan Antonio Aguado, veterinario. Los huesos, además de producir un atasco intestinal, también pueden perforar el estómago del perro cuando están cocinados.

Una correcta hidratación, es decir, que el can ingiera la cantidad de agua que necesite, también es muy importante para su salud y ayuda a que su digestión se desarrolle de forma apropiada.

También puedes leer sobre: ¿Cómo desestresar a un perro? Conoce las causas y los síntomas. 

Loading...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.