Los Perros Poodle, ¿La Mejor Raza de Compañía? Guia Completa Para Conocerlo A Fondo.

La raza de perros poodle o también llamada caniche, es una raza que durante el siglo XV fue considerada de uso exclusivo de los aristócratas y los nobles. Hasta el Renacimiento, este era un perro cobrador de aguas, es decir, recuperaban las presas ya cazadas que habían caído al agua, como los patos y los cisnes. En la actualidad se les encuentra comúnmente en las exposiciones caninas de belleza. Existen cuatro variedades aparte del caniche común, y también existe la variedad Cordelé.

De acuerdo con la Federación Cinológica Internacional (FCI), los perros poodle se clasifican en cuatro variedades según su tamaño:

Grandes.
Medianos.
Enanos.
Toys.

Sin embargo, otras asociaciones cinológicas pueden tener distintos criterios. Por ejemplo, el American Kennel Club (AKC), reconoce sólo tres variedades de perros poodle según su tamaño:

Estándar.
Miniatura.
Toy.

El poodle, aparte de su talla o color, es un perro de construcción elegante y cuadrada, con una capa que le cae como la corona al rey. Desde el Gigante y/o estándar hasta el diminuto Toy, el poodle tiene una forma de ser única que trasciende todo lo que hace. Es la manera en que se le conduce cuando se le saca de paseo, el suave cimbreo de las patas traseras al capturar una pelota sobre la grama, la expresión única, inquisitiva y alerta cuando escucha la voz de su amo o de algún familiar, etcétera., todo esto es especial en un perro poodle. Y el propietario aprende muy rápido a reconocer esa singularidad.

Historia del perro Poodle

Ésta suele ser una de las tantas razas de perros francesas, aunque su origen es un poco incierto y controversial. Se piensa que el ancestro que más influencia tuvo sobre el poodle moderno fue el barbet, un perro de aguas que estuvo muy difundido en Europa.

Pero, en realidad de dónde se procede el Barbet? Pues este perro no muy elegante pero eficaz, debió ver la luz en el Norte de África, donde hoy en día, los bereberes nómadas aún lo utilizan. De África del Norte, el Barbet pasó a España y a Portugal, donde fue cruzado con el perro de agua portugués, lo cual era un perro de los pescadores y que afeitado para facilitar sus actuaciones acuáticas, este perro de pelo ondulado es muy similar al Caniche Gigante, aunque siga conservando el tipo del Barbet.

Mucho antes del siglo XVI, el poodle y su ancestro eran empleados como perros de agua. Es decir, que recuperaban o cobraban las presas abatidas. Es por esta razón, que se piensa que su nombre inglés “poodle” es derivado del vocablo alemán “pudel” que significa chapotear. En Francia, estos perros eran conocidos como “caniche” o “chien canard”, los dos nombres haciendo referencia a la utilidad de la raza para cobrar patos y otras aves acuáticas.

Es a partir del siglo XVI que los poodle comienzan a adquirir popularidad como perros de compañía, y se hacen muy comunes en las cortes europeas y sobre todo en la francesa. Su gran elegancia e inteligencia hicieron que esta raza de perros se convirtiera en una de las más populares de la historia.

Ciertos autores especulan que los cortes de pelo modernos eran utilizados para cuidar las extremidades de los perros cobradores, al mismo tiempo que se les daba más libertad en el agua, pero esos cortes aparecen recién cuando el caniche se convierte en perro de compañía.

Hoy en día, los perros poodle son unas excelentes mascotas, sea cual sea la variedad a la que pertenezcan, y también son perros muy apreciados en las exposiciones caninas.

Variedades de los perros Poodle

-Grande-Standard.

Se dice que es la variedad original de la que surgieron las demás mediante el cruce para disminuir la talla. La altura a la cruz varía desde 45 a 60 cm, se admite 2cm de más, siempre y cuando el ejemplar guarde las proporciones.

En las exposiciones celebradas bajo las normas de la FCI, los ejemplares de colores blanco, negro y marrón son juzgados en un mismo grupo para la obtención del CACIB. Lo mismo sucede con los ejemplares de color albaricoque, gris y rojo; el mejor de cada uno de estos grupos pasa a un juicio final para así determinar el mejor ejemplar de la variedad.

-Mediano.

Éste también es llamado estándar. Mide de 35 hasta 45 cm de cruz, y al igual que en todos los tamaños, sólo es aceptado los colores lisos en el pelaje. Colores: negro, gris, blanco, marrón, rojo o albaricoque.

-Enano.

También se conoce como miniatura. Esta variedad se presenta en una altura a la cruz menor a los 35 y mayor a los 28 cm. Tiene que parecer un caniche de tamaño mediano, pero más pequeños y no presentar ningún signo de enanismo. Como en las variedades más grandes, son juzgados agrupados por colores.

-Toy.

La variedad posee una altura de menos de 28 centímetros a la cruz o alzada, siempre que se mantengan las proporciones y que no presenten ningún síntoma de enanismo. Son juzgados todos los colores juntos.

Apariencia física del perro Poodle

Este es un perro de aspecto medio líneo, con un pelaje rizado que forma bucles muy peculiares, y con el pelo afeitado en los cuartos traseros y las extremidades. El poodle es un perro activo, armonioso y con impresión de elegancia y orgullo. Para las exposiciones suelen distinguirse dos variedades de pelo: rizado y acordado (Poodle real).

Como lo hemos mencionado anteriormente, existen tres tamaños distintos: gigante o grande (45 y 55 cm como máximo), medio (35 a 45 cm), enano o toy (menos de 35 cm) y también tres colores básicos: el blanco, el negro y el marrón, de los que no debe apartarse hasta que la raza se degenere. En el país de Inglaterra se distingue también el “toy”, versión en miniatura del enano (20 a 30 cm).

Nota: el peinado característico del poodle sólo es obligatorio para las exposiciones.

Cabeza:

Posee una cabeza bastante distinguida, rectilínea y en proporción al resto del cuerpo. La nariz es acusada, y viéndola con perfil es vertical. La cara es elegante y sólida, pero no es puntiaguda. Los labios son de un grosor medio y enjutos. Tiene unas mandíbulas normalmente adaptadas y unos dientes muy fuertes y sólidos. Su stop es muy poco pronunciado. El cráneo lo tiene bien modelado y formado. Los ojos están situados a la altura del stop, ligeramente oblicuos: son de color negro o color pardo muy oscuro en los poodle negros, y blancos, ámbar oscuro en los poodle marrones. El borde de los párpados es de color negro. Las orejas la tienen caídas a lo largo de las mejillas, y son anchas en la base y de forma redondeada en la punta, cubierta de pelo muy largo y ondulado.

Cuerpo:

Por lo general, el cuerpo del poodle posee un aspecto muy proporcionado; la altura de la cruz y la longitud del cuerpo son más o menos iguales. El cuello es sólido, elegante, seco y ligeramente arqueado en la nuca, sin papada. El pecho se encuentra inclinado a la altura del codo. El lomo es corto y recto. Tienen una cruz en sus extremidades anteriores ligeramente sobresaliente con las patas anteriores perfectamente rectas y paralelas. Los pies son firmes, pequeños y con óvalo corto. Las extremidades posteriores son robustas y muy musculosas. Las patas posteriores se encuentran paralelas cuando se las ve desde atrás, además, también poseen una musculatura muy desarrollada y visible. Covas acodada.

Cola:

Se encuentra implantada a la altura de la línea del riñón, se solía cortar en su tercera parte, lo más cerca del cuerpo que se pudiera, aunque hoy en día en la gran mayoría de los países ésta práctica se encuentra prohibida. En el poodle real o acordonado se solía dejar completa. Cuando el perro está en acción, el rabo se lleva a una posición oblicua.

Pelaje:

Caniche de pelo rizado: El pelo es abundante, de textura fina, lanosa, elástico, muy rizado y resistente a la presión de la mano. Espeso y muy abundante, de longitud uniforme, con buscles iguales y generalmente peinados.

Caniche de pelo acordado: El pelo es abundante, de textura fina y prieta, formando cordeles de una longitud igual. Deben tener al menos 20 cm más apreciadas como cuando más largas. Las cuerdas de los dos lados de la cabeza pueden unirse con un laso sobre las orejas a fin de evitar el desorden de su pelaje. Tiene una piel flexible, sin laxitud y teñida.

El poodle de color blanco se prefiere con la piel plateada. El poodle negro y el marrón deben tener una pigmentación de acuerdo con el color del pelaje.

Colores:

Pueden ser negros, blanco o marrón, el marrón debe ser bastante oscuro y las graduaciones del tono no deben alcanzar ni el beis y sus derivados más claros.

Peinado:

El poodle, ya sea de pelo acordado o rizado, puede ser rapado en los cuartos traseros hasta las costillas, en la cabeza se conserva un casco de una altura razonable, también en el cuello, descendiendo hacia atrás, hasta la cruz, y hacia adelante sin discontinuidad hasta la parte afectada del pie, seguidamente de una línea ligeramente oblicua desde el alto de la pechera.

También se suele pelar el hocico, por encima y por debajo, aparte de los párpados inferiores; las patas, a excepción de los manguitos, brazaletes y áreas facultativas de los cuartos traseros; la cola, salvo un pompón terminal redondo. El bigote suele ser el indicado para todos los ejemplares. Además, se admite el mantenimiento del pelaje en las extremidades anteriores, conocido como pantalón.

raza-de-perros-poodle_opt-compressor (1)

Carácter y temperamento del perro Poodle

Por lo general, los perros Poodle son canes muy fieles, inteligentes, alegres y muy juguetones. Aprenden con bastante facilidad y les encanta correr, nadar y recoger cosas con su boca (son muy buenos cobradores). Las dos variedades más grandes suelen ser un poco más tranquilas que las dos variedades más pequeñas.

Cuando ya son adultos, estos perros pueden ser un poco reservados con los extraños, por lo que es sumamente importante socializarlos bien desde cachorros. Sin embargo, no suelen ser agresivos y tienden a llevarse bien, por lo menos tolerar de buena forma, a personas desconocidas para ellos y a otros perros. Por su pasado cazador poseen un impulso de presa muy desarrollado, así que es una muy buena idea socializar a tu perro poodle desde temprana edad, para así evitar problemas con mascotas más pequeñas.

Debido a su gran inteligencia, los perros poodle son muy fáciles de entrenar y se destacan en cualquier modalidad de adiestramiento canino. Son distinguidos en disciplinas como agility, obediencia y freestyle canino, pero también se utilizan para trabajos serios como la terapia asistida con animales. Los poodle responden bien a distintas técnicas de adiestramiento canino, siempre y cuando no sean violentas, pero desarrollan todo su gran potencial cuando exclusivamente se emplean técnicas de adiestramiento en positivo, como lo es el adiestramiento con clicker.

Aunque por lo general no son perros conflictivos, los poodle también pueden presentar ciertos problemas de conducta. Cuando no reciben los estímulos físicos y mentales idóneos, estos canes se aburren y pueden llegar a volverse ladradores y/o destructores. Asimismo, los de las variedades pequeñas tienen cierta tendencia a ladrar excesivamente.

Estos peculiares perros no necesitan ejercicios físicos extremos, pero sí necesitan salir a pasear por lo menos un par de veces al día. Esto no sólo les proporciona actividad física, sino también socialización y estímulos mentales. Asimismo, necesitan estar siempre acompañados gran parte del día. Éstos no suelen ser perros para dejar en el jardín, sino que tienen que vivir dentro de la casa, inclusive si son los de la variedad grande.

Aunque los perros poodle se destacan en muchas disciplinas, es siendo mascotas tal vez como mejor se desempeñan. Son adecuados para familias y personas que tienen perros por primera vez, siendo mejores los de mayor talla para dueños novatos. Eso sí, aunque no requieren ejercicio extremo, no son buenas mascotas para personas muy sedentarias. Cuando se encuentran bien socializados, tienden a llevarse muy bien con los niños.

Problemas de salud del perro Poodle

Los poodles que son bien criados son canes longevos y fuertes que disfrutan siempre de buena salud. Sin embargo, pueden estar sujetos a determinados problemas y el comprador de un perro siempre debe estar consciente de ellos a fin de evitarlos, siempre que le sea posible.

Al igual que los seres humanos, los poodle tienen problemas de salud hereditarios. Muchos de ellos pueden ser evitados a través de la investigación cuidadosa del nuevo dueño antes de comprar un cachorro. Es importante que pregunte al criador acerca de cualquier problema de salud en los padres del cachorro que piensa adquirir.

Por ejemplo, ¿los padres han sido examinados para saber si están libres de cataratas, que pueden producir ceguera? ¿Han sido epilépticos? Y si es así, ¿cómo los controlan? ¿Alguno de los padres han experimentado problemas ortopédicos y, en caso afirmativo, cuán serios fueron esos problemas?

A continuación, profundizaremos en algunos de los problemas de salud que se encuentran presentes en esta raza y en otras muchas. Es necesario tener en cuenta que no todos los ejemplares presentan estos problemas. Sin embargo, suele ser útil que el comprador de un cachorro esté bien informado acerca de todos los problemas potenciales de la raza que está considerando adquirir.

Problemas de la visión.

Una catarata es una nubosidad o película sobre el lente ocular que se clasifica según la edad en que aparece, el lugar dentro del ojo y el grado de opacidad. Esta condición suele ser hereditaria y por tal motivo, para prevenir su aparición, los padres deben de ser chequeados antes del cruzamiento.

El glaucoma, lo cual es la causa principal de la ceguera, es producto de un incremento en la presión del fluido ocular. Este problema puede ser hereditario, por ello los padres deben ser chequeados previamente. Los poodle miniatura son propensos a padecer glaucoma de ángulo estrecho, que produce dolor y pone rojos los ojos. El tratamiento es médico y/o quirúrgico.

La atrofia progresiva de retina o APR, se encuentra referida a desórdenes de la retina del ojo. El deterioro visual es un poco lento pero progresivo. La ceguera nocturna puede ser el primer síntoma. No se conoce ningún medio para evitarla.

Otros problemas de la visión que han sido observados en el poodle es la distrofia de la córnea, la ceguera nocturna congénita, el entropión y las anomalías de los conductos lagrimales.

Problemas de la piel.

Las dermatitis atópicas son condiciones inusuales o atípicas de la piel o la dermis, y por lo general, son complicadas de diagnosticar.

La adenitis sebácea suele ser una lesión inflamatoria de los folículos pilosos y de las glándulas sebáceas. Es más común en los poodle de mayor tamaño, pero también se le puede encontrar en los toy. Este problema es hereditario y, no existe una cura conocida, pero el tratamiento abarca baños frecuentes para disminuir la costra de la superficie e incrementar la humedad de la piel.

La alopecia dilutiva del color es una anomalía que sucede muy a menudo en los canes que han sido criados para conseguir colores poco comunes, como lo son el color azul. El azul en la capa es una forma diluida del negro, y cuando se presenta la anomalía, no tiene cura. Los frecuentes baños con champú y humectantes puede reducir la gravedad de la escamosidad y sequedad de la piel.

La seborrea suele ser una secreción excesiva y anormal de las glándulas sebáceas y, debe ser tratada médicamente.

Problemas ortopédicos.

La lesión del ligamento cruzado se trata de un problema en que se afectan los ligamentos cruzados diagonalmente en la pata trasera y deben ser corregidos quirúrgicamente. Por lo general, suele causar mucho dolor en el perro.

La displasia de codo, lo cual también es conocida como osteocondrosis, se encuentra muy a menudo en los perros jóvenes que están en crecimiento. Es un problema genético. Los perros a los cuales se les permite excesivo ejercicio a menudo corren el riesgo de padecer esta enfermedad. La British Veterinary Association y el Kennel Club han establecido un método de examen en el cual las radiografías tomadas a los codos de los canes se examinan, se evalúan y se califican con puntuaciones de 0 a 3, siendo el 0 normal y el 3, muy displásico. Este procedimiento fue diseñado para ayudar a los criadores a selecciones perros libres de displasia para sus programas de cría.

La displasia de cadera es semejante a la del codo y se trata de un problema de la cadera lo cual es adquirido genéticamente. La British Veterinary Association y el Kennel Club también han establecido un programa de investigación para la displasia de cadera, con la misma finalidad de ayudar a los criadores. Este problema es clasificado en escalas de 0 a 6, donde los números más altos indican mayores grados de anormalidad.

La enfermedad de Legg-Calve-Perthes es un desorden de la articulación de la cadera que se puede presenciar a menudo en los perros jóvenes de las razas pequeñas y que causa cojera y dolor en alguna de las patas. El tratamiento consiste en extirpar la cabeza del fémur.

La dislocación de la rótula o también llamada luxación central patelar, ocurre cuando la rótula se sale de lugar y reposa en el interior de la rodilla. Dicho problema es más común en los perros pequeños. La terapia puede ayudar, pero lo más corriente es utilizar la cirugía para así aliviar el problema, que es, probablemente, de origen genético.

Otros problemas.

La torsión o llamada también hinchazón del estómago consiste en que el estómago se tuerce, se llena de aire y termina liberando toxinas en la corriente sanguínea.
Este problema requiere atención médica inmediata, debido a que puede ser fatal si no es tratada a tiempo. Además, suele afectar principalmente a las razas de pechos profundos y puede afectar también al poodle gigante y/o standard.

El síndrome de Cushing es un desorden la pituitaria que causa demasiada cortisona. Suele ser tratada médicamente.

El hipotiroidismo consiste en un problema hormonal que se manifiesta generalmente en perros viejos. Este problema puede ser tratado mediante cirugía veterinaria.

El mal de los canales cardíacos es un defecto congénito del corazón, lo cual suele ser genético. Corregir este problema también implica tratamiento quirúrgico.

La epilepsia es un desorden que se caracteriza por un acceso o ataque cerebral que puede ser controlado con medicamentos.

La enfermedad de Von Willebrand es de naturaleza hereditaria. Éste es un desorden hemofílico en el cual un factor de muy baja coagulación puede ser fatal. Los perros deben ser examinados para así verificar el factor de coagulación antes de cualquier tratamiento quirúrgico.

Cuidados que se le aplican a los perros Poodle

El pelo de los poodle tiende a enredarse con mucha facilidad, por tal motivo se recomienda cepillarlo entre una y dos veces por semana cuando se trata de perros mascota. Por el contrario, cuando se trata de perros de exposición, con el corte que le corresponde, es recomendable el cepillado diario. Si se desea mantener el corte de pelo, es necesario llevar al can a su peluquero canino cada mes o cada mes y medio, que también suele ser la frecuencia con que se aconseja el baño para esta particular raza. Una de las más grandes ventajas de estos perros es que casi no pierden pelo, por lo que son mascotas perfectas para personas alérgicas a los perros.

Al igual que muchas otras razas de perros, sino todas, los poodle suelen necesitar de mucha compañía y, además, no son canes para vivir aislados en un jardín o en un patio. Son perros que se adaptan muy bien a la vida en ciudades grandes y pueden vivir muy cómodos en un departamento siempre y cuando lo saquen a pasear al menos dos veces al día. Los de la variedad grande también pueden adaptarse perfectamente a la vida de campo.

Por supuesto, los perros poodle también necesitan hacer ejercicio cada día. Sus necesidades de ejercicio no suelen ser tan altas como las de los perros de caza o los perros pastores, pero sí requieren por lo menos ejercicio moderado. Además de los paseos diarios, los juegos de cobro (recoger la pelotita) y de tira y afloja son muy buenos para así canalizar las energías de estos activos perros. Asimismo, es bueno que dentro de lo posible, practiquen obediencia canina, agility o freestyle canino, aunque no sea competitivamente.

¿Cuál es el propietario ideal para los perros Poodle?

El amo ideal de un poodle suele ser aquella persona que disfruta con la inteligencia y versatilidad de la raza. Estos perros no son “sacos de patatas”. A despecho de la talla, son perros muy activos que necesitan siempre mantenerse ocupados y ser desafiados y estimulados todos los días.

Un poodle no la pasa bien con su propietario si éste no le dedica suficiente tiempo ni comparte su vida con él. Si tiene que quedarse solo en casa durante muchas horas y luego sigue solo cuando su amo ha regresado del trabajo, será un perro muy infeliz.

Los poodle son perros que tienen un gran ego y necesitan ser parte activa en las vidas de sus propietarios, no importa si ello incluye pasear por la playa o por el parque. Uno de sus pasatiempos favoritos suele ser el de acompañar a sus amos a visitar a los amigos ¡y son excelentes en eso! ¡Sin duda!

Una de las actividades que más les gusta a los poodle es la de asistiar a clases de obediencia y participar en las competiciones. Dondequiera que hay poodle y participan en pruebas caninas, se destacan en las listas de los ganadores debido a su gran inteligencia y voluntad para complacer.

Por último, un dueño de poodle debe ser ese tipo de persona que ama la vida, disfruta riendo y siempre espera con un saludo cada nuevo día, lo mismo que su perro.

Reproducción de los perros Poodle

La aparición del celo en la hembra suele variar entre los 7 y 9 meses de edad. En las razas pequeñas, por lo general más precoces, se verá antes que en razas de gran tamaño. Sin embargo, en ninguna perra debe preocuparnos que no haya aparecido cuando cumplen su primer año, debido a que existen otros factores más complejos, aparte de la edad, que influyen en ello. Si una perro no ha tenido su primer celo, pasado ya un año y medio de vida, debemos llevarla al veterinario para así someterla a revisión necesaria.

La duración de un celo dura entre 15 y 20 días e inclusive 25 días. La hembra suele sufrir cambios de conducta, crecimiento y una hemorragia vaginal que varía mucho en cantidad según cada animal.

El período de gestación dura aproximadamente entre 61 y 63 días. Lo recomendable es que pasados los 63 días si la perra aún no ha parido se le hagan algunos controles veterinarios cada día, así como también controles de vitalidad fetal por medio de una Ecografía Doppler a los cachorros para así evitar la mortalidad fetal.

Un poodle puede llegar a tener una cantidad de crías de 4 a 10 cachorros respectivamente.

Alimentación de los perros Poodle

Alimentar como debe ser a un cachorro de poodle desde el primer momento en que lo traemos a casa, es esencial debido a que así nos aseguramos de tener una mascota bien saludable por muchos años y que cuando llegue a su vejez ésta no le proporcione una mala calidad de vida.

El aparato digestivo de los canes es muy diferente al de los humanos, por lo tanto, compartir la comida que nosotros comemos con nuestro cachorro de poodle, no parece ser una buena idea, sino todo lo contrario.

Apenas traemos a casa a nuestra mascota debe seguir consumiendo la misma comida que comía en su casa de crianza, por lo menos durante unos quince días, para así evitar introducir cambios en un momento de estrés.

Posteriormente, si nuestro veterinario nos indica un cambio en la marca del alimento balanceado (pienso) que le estábamos dando, ese cambio deberá ser gradual.

El criador al que le compremos a nuestro poodle, se supone que le daba la “mejor” marca que exista en el mercado, pues nadie mejor que él para reconocer la importancia de una alimentación muy buena para poder asegurarse que sus cachorros se encuentren muy saludables.

Se aconseja dejarle el alimento a disposición junto con el agua fresca y siempre estar renovándola. Nuestras pequeñas mascotas no acostumbran comer grandes cantidades, sino unos pocos granitos del balanceado (pienso) en reiteradas oportunidades a lo largo de todo el día.

Además, también es recomendable proporcionarles pequeños pedazos de carne, pollo, peras, manzanas, zanahorias, zapallo, etcétera. Las carnes deben estar siempre muy bien cocidas y sin condimentos ni sal. Esto debe ser después que ya haya comido su pienso. Nunca antes, debido a que los poodles suelen ser bastantes caprichosos con la comida.

Por la mañana, puede tomar un poquito de leche deslactosada con Nestun o 1 o 2 cucharadas de queso crema. Debes observar como le cae esto, ya que todo lo lácteo puede causar problemas intestinales.

Alimentos que no debes darle.

Chocolate: Éste es un alimento que puede ser mortal para nuestro pequeño poodle. La teobromina es una sustancia letal para los perros y más aún para nuestros pequeños poodles. Leer más sobre por qué el chocolate es mortal para los perros.

Huesos: Si bien algún hueso grande que no tenga trozos que pueda desprenderse y atragantarse, es algo bueno para calmar su ansiedad de morder; esto no es muy recomendable si no estamos presentes para controlarlo.

Dulces: Todos los alimentos de confitería, masitas, tortas, facturas, etcétera., por su elevado contenido en azúcares y grasa suele ser altamente inconveniente para nuestros perros.

Alimentos salados y condimentados: Como por ejemplo las papas fritas, el jamón y todos los snacks, ya que estos traen problemas renales y gástricos.

Si queremos recompensarlos por algo bueno que hayan hecho, o simplemente darles un mimo podemos utilizar los snacks para perros o trocitos húmedos que vienen especialmente preparados para la alimentación de los perros.

Cebollas, ajos, uvas, paltas (aguacate), banana, pastas: Estos alimentos son dañinos para los poodles, en el mismo orden.

Es necesario resaltar que no es bueno mimarlos y consentirlos en exceso a los poodles, debido a que esta actitud en algún momento será un problema para nosotros y sobre todo para ellos.

Vigila el consumo de agua de tu perro poodle.

Como bien sabemos, el agua es el nutriente más importante para la vida, porque éste es el constituyente mayoritario del organismo y suele participar en las principales funciones fisiológicas.

El agua es indispensable para la supervivencia. Su importancia es tanta que aunque un organismo puede permanecer semanas sin comer, no puede pasar sin agua más de tres días. Por otra parte, constituye entre el 60% y el 70% de la composición corporal en el perro adulto y hasta el 85% en los cachorros. Además, realiza diversas funciones:

– Regula la temperatura corporal.

– Actúa como lubrificante en articulaciones, ojos y oído interno.

– Suele ser el vehículo tano para los nutrientes como para los deshechos.

– Es el medio donde se generan todas las reacciones bioquímicas.

– El agua proviene de tres posibles orígenes: llega al organismo a través de tres vías fundamentales, la bebida, los alimentos y las reacciones metabólicas de estos últimos.

– La bebida es el aporte más importante.

– Los alimentos, que además de otros nutrientes también contienen agua en proporciones muy variables: en torno a un 10% en las croquetas de alimentos secos o alrededor de 85% en el húmedo.

– Por último, a través de las reacciones metabólicas de los nutrientes, es decir, que el organismo es capaz de transformar otros nutrientes en agua. Por ejemplo, 1 gramo de grasa produce 1,07 gramos de agua.

El perro siempre debe tener a su disposición agua limpia y fresca, si bien nosotros tenemos que vigilar su consumo.

Esto es muy importante sobre todo cuando llegan a una edad avanzada, debido a que los animales de mayor edad regulan peor la cantidad de agua que beben, inclusive es posible que no tomen lo suficiente.

Por otra parte, si se detecta que el consumo aumento, habrá que consultar con el veterinario ya que podría tratarse de una fase inicial de una enfermedad renal o de diabetes mellitus.

Las necesidades de agua va a depender de diversos factores. La ingestión voluntaria de agua va a aumentar en respuesta a las situaciones que aumenten las pérdidas de agua del organismo como:

Por ejemplo, mayor actividad física, el aumento de la temperatura ambiental o corporal, las alteraciones de la capacidad del riñón para así concentrar la orina y la lactación.

Además, se verá también influida por el contenido de agua del alimento, porque cuanta más agua contenga el alimento, menos agua tendrá que tomar bebida.

Si dejamos que el perro beba agua libremente, nunca lo hará en exceso y debemos evitar la deshidratación. Los síntomas de un perro deshidratado son: la piel seca, que se mantiene plegada si se pellizca; los vasos sanguíneos que no se llenan adecuadamente, el aumento de la frecuencia cardíaca, temperatura elevada… entre los más importantes. Cuando la deshidratación llega al 10% el animal puede morir inmediatamente.

Productos domésticos peligrosos para los perros Poodle.

Nuestros canes viven en contacto con muchos productos domésticos que les pueden causar daño o incluso matar. Como bien sabemos, prevenir es mejor que lamentar, así que aquí realizamos una lista de algunos de los elementos que deben mantenerse fuera de su alcance:

– Medicamentos (incluso la aspirina, el ibuprofeno y el paracetamol).

Loading...

– Vitaminas.

– Veneno para roedores.

– Insecticidas.

– Desinfectantes.

– Lejía/cloro.

– Bolas de naftalina.

– Suavizante de ropa.

– Productos derivados del petróleo (líquido para encendedores, queroseno, gasolina, quitaesmalte, etcétera).

– Antical.

Si tu poodle llega a ingerir o entrar en contacto directo con alguno de estos elementos, debes llamar tan pronto como sea posible a tu veterinario.

Mi poodle ladra mucho

Todos los que compartimos o hemos compartido nuestra vida con un poodle sabemos que es capaz de emitir una gran variedad de sonidos: para invitarnos a jugar, hacernos saber que tienen hambre, o tantos otros mensajes que desea transmitirnos.

El repertorio sonoro que emite nuestro poodle suele ser muy variado, y los sonidos que lanzan, con sus combinaciones y variantes, poseen diversos significados que le ayudan a relacionarse con su entorno, sus congéneres y su familia humana.

Un perro empieza a ladrar en torno a los nueve días de haber nacido, pero antes, en esos primeros días, posee una intensa actividad sonora, debido a que depende totalmente de su madre y tiene que comunicarle sus necesidades. Por ejemplo, gime si tiene frío, si tiene algún dolor, si tiene hambre o si necesita los estimulantes lamidos de la lengua de la madre en su abdomen para defecar. También suelen emitir gritos agudos y gruñe de satisfacción.

Entre los ocho y los diez días de vida, las vocalizaciones, lloriqueos y quejas comienzan a revolucionarse, hasta que se origina el cambio más importante, y el pequeño cachorro ladra por primera vez. Mientras va creciendo, los sonidos se van tornando más variados y recurrentes. De este modo, al llegar a la etapa adulta, el perro se expresa “con voz propia” y hasta es capaz de manejar ciertos factores como la frecuencia, la duración, el volumen y el ritmo.

Dentro de los ladridos se encuentran comprendidos los gruñidos, aullidos y gañidos (sonidos agudos y de queja), y este repertorio canino se suele completar con gemidos, rugidos y toses, además de los castañeteos de dientes y jadeos.

Existen algunos ladridos que en ciertas ocasiones son malinterpretados debido al desconocimiento: por ejemplo, cuando un perro ladra ante un extraño, no indica solamente alerta o amenaza, sino que se sirve de él como refuerzo emocional para no tener miedo, a la misma vez que llama a otros canes para que vengan a su lado, como sucedería en estado salvaje.

Por su parte, el aullido le sirve como punto de referencia de su situación, y como una llamada a otros perros para que lo tranquilicen. Como bien sabemos, los “diálogos” de perros aullando se pueden extender por largas horas y en un radio de cientos de metros, convirtiendo así el ambiente en una atmósfera que a los canes les resulta tranquilizadora y acogedora.

Educa a tu Poodle en positivo

La tendencia de la educación en positivo y la utilización del clicker están cobrando cada vez más popularidad entre los profesionales de la cinofilia (personas que tienen conocimientos en la crianza de razas de perros, de forma selectiva, generalmente participan en exposiciones y realizan la cría de perros), debido a que es un tipo de adiestramiento que refuerza los comportamientos positivos y evita los castigos.

Esta popular tendencia de adiestramiento se ha venido desarrollando hace algunas décadas, y consiste en reforzar positivamente las conductas que deseamos que presente nuestro can con la finalidad de que el animal desarrolle este comportamiento y “descarte” los que nosotros consideramos como incorrectos.

Es decir, premiar cuando hace algo que le hemos pedido, eso es el adiestramiento en positivo.

El uso del clicker suele ser uno de los recursos más usados, y se trata de una laminilla metálica que se usa para, en el momento oportuno, emitir el característico sonido “clic”, y de esta forma hacer que el can relacione un comportamiento que consideramos correcto con dicho sonido.

Durante el entrenamiento con este procedimiento, paralelamente al “clic” se contribuye a reforzar la experiencia ofreciendo una recompensa en forma de premio de alimento, caricias, voz con tono de aprobación y afecto, etcétera. Conseguiremos un muy buen resultado cuando el perro efectúe el comportamiento deseado sin necesidad de hacer clic ni premiar.

El clicker principalmente ha sido difundido por la psicóloga conductual y bióloga Karen Pryor, quién lo usó en primera instancia para el entrenamiento y la comunicación positiva con delfines y, además del perro, se ha usado también en distintas especies salvajes de vida en cautiverio, animales de granja y otros animales de compañía, como lo son los gatos, conejos o roedores.

Hoy en día, este procedimiento está siendo utilizado cada vez más, especialmente por practicantes de habilidades caninas y freestyle.

Claves para mejorar la convivencia con tu perro Poodle

Como bien sabemos, el poodle es un animal que se debe integrar de manera plena en su entorno social: la familia, la comunidad de vecinos, el barrio, etcétera. Para ello, el dueño debe poner todos los medios a su alcance y apoyarse siempre en los profesionales, sólo así conseguirá que la convivencia sea gratificante y sin ningún tipo de problemas.

La convivencia del poodle con el núcleo familiar será mucho mejor cuanto más nos aproximemos al cumplimiento de una lista de puntos fundamentales: la elección del animal adecuado, el consenso familiar en las pautas educativas, el cumplimiento de los horarios y rutinas establecidas, la adecuación de las capacidades de cada familiar a las obligaciones para con el poodle y también proporcionar la educación básica idónea, que esté supervisada por un educador en positivo

El entorno social “fuera del hogar” nos suele exigir una serie de obligaciones que vienen ya marcadas por las diversas legislaciones de los ayuntamientos, comunidades autónomas, etcétera. Dada su gran importancia, debemos informarnos, debido a que el desconocimiento de la ley no exime de la responsabilidad de incumplirla.

Aparte de cumplir con todas las obligaciones legislativas, debemos siempre actuar adecuadamente, es decir, como seres educados.

Con esto queremos decir que, debemos respetar a todas aquellas personas que no quieren convivir con mascotas, ya de nuestra actitud va a depender la mejor o peor integración de los animales de compañía en nuestra sociedad.

Además, debemos controlar los ladridos del animal, especialmente cuando se queda solo, y pasearlo provisto de collar y correa, así como también con un bozal cuando el carácter del perro o la legislación lo indiquen.

También debemos recoger las deposiciones de nuestras mascotas de la vía pública, y algo tan importante como no acariciar a otros poodles sin preguntar antes a su propietario.

De la misma manera, intentaremos evitar el contacto de desconocidos con nuestro poodle sin nuestra supervisión.

Por último pero no menos importante, el dueño es el único responsable de las acciones de su poodle, así que es muy conveniente la contratación de algún tipo de seguro, no sólo porque lo exijan las normativas.

¿Son los poodle el perro ideal para ti?

Si piensas tener una mascota de raza poodle, debes tomar en cuenta que es necesario que te documentes sobre esta particular raza para saber si es la adecuada para ti, tu familia y tu estilo de vida. El poodle suele necesitar más cuidados y atenciones que la mayoría de las otras razas.

Como propietario potencia de un poodle, también debe tener en cuenta dos hechos sumamente importantes acerca de llevarte a uno de estos perros a tu hogar.

Necesitan de compañía humana.

El poodle va a querer estar siempre contigo (incluyendo las actividades familiares) y ser tratados con la misma amabilidad y respeto que cualquier otro miembro de la familia. Trata bien a tu poodle y tendrás siempre un compañero adorable, inteligente y estable durante los próximos años.

El cepillado es esencial.

La gran mayoría de las personas alérgicas pueden vivir con poodles porque no pelechan. Esto tiene un costo: estar cepillando constantemente, y gastarse dinero en la peluquería canina. El poodle suele ser una de las razas más caras de mantener.

Antes de llegar a casa con poodle, hazte algunas preguntas muy importantes:

¿Estás totalmente dispuesto a hacer de tu poodle un miembro de la familia y tener sus deseos y necesidades en cuenta al tomar decisiones de la familia?

¿Eres capaz de dedicar todo el tiempo que necesite para criar al perrito poodle y cumplir con todas sus necesidades?

¿Puedes disponer de un horario bastante rutinario para que el poodle sepa cuándo esperar sus comidas, sus paseos y su tiempo de juego?

¿Eres capaz de proporcionar la atención veterinaria que tu perro poodle requiere?

¿Estás comprometido con el cuidado de un perro durante toda su vida, lo cual podría ser de 15 años o más?

Si no estás completamente seguro acerca de alguno de estos compromisos, no tengas un perro. Seguro que no querrás terminar en una situación en la que ni tú ni el perro serán felices.

Si por el contrario estás dispuesto a cumplir con todos estos requerimientos y más, ten por seguro que será una muy buena decisión que disfrutarás en cada instante de compañía de tu nuevo miembro de la casa.

También puedes leer sobre: Perros pinscher

Loading...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.