Obesidad Felina. Un problema serio para la salud

Nuestras mascotas son susceptibles a padecer un gran grupo de condiciones que comparten con nosotros los humanos. Una de esas condiciones que se puede presentar tanto en perros como en gatos es la Obesidad. En este artículo te daremos una idea de cómo se produce la obesidad felina, las causas más comunes que pueden predisponer a nuestra mascota y qué podemos hacer para prevenir o mejorar la salud de nuestro gato si se presenta un caso como este.

Debemos recordar que los problemas con el exceso de peso corporal en nuestros gatos son muy parecidos a los terribles efectos en los humanos así que es un tema del que debemos estar atentos para evitarles pasar por serios problemas de salud.

¿Qué es la obesidad felina?

La obesidad en general está determinada como un aumento del peso corporal que sea igual o superior al 20% del peso deseado. Este se ha convertido en uno de los problemas de salud más comunes de los gatos domésticos alrededor del mundo. Los síntomas son bastante evidentes pero lo que mayormente no son detectados son las complicaciones de salud que esta condición puede traer.

La obesidad en el gato implicará en consecuencia la falta de actividad física y el sobrepeso se convertirá en un ciclo con el que será un poco más complicado tratar.

Debemos entender como dueños responsables que no siempre un gato “gordito” es lo mismo que un gato sano. Y si bien es cierto que luego de la esterilización, sobre todo en machos, hay un declive en la actividad metabólica, esto no es razón para que nuestra mascota llegue a tener exceso de peso. Mientras tengamos en cuenta los serios problemas de salud que esta condición puede producir, más entenderemos la importancia de mantener a nuestro gato en su peso ideal.

La obesidad es un problema que aumenta los riesgos de salud de nuestro gato
La obesidad es un problema que aumenta los riesgos de salud de nuestro gato

Causas de la obesidad felina:

La principal causa de la obesidad felina está, por supuesto, directamente relacionada con el consumo de alimento. Si utilizamos una medida incorrecta o si damos demasiada comida a nuestro gato, lo más probable es que terminemos teniendo un gato obeso. Muchos estudios se han dado a la tarea de analizar la importancia de dar a nuestros pequeños felinos alimentos secos en vez de una dieta de alimentos húmedos que esté más relacionada con el tipo de alimentación que tendrían si estuvieran en estado salvaje como sus predecesores.

Lo importante es consultar con nuestro veterinario cuál es la cantidad necesaria de alimento que nuestro gato debe consumir diariamente y a partir de allí establecer el método de alimentación que más se ajuste al carácter del animal. Por ejemplo, hay quienes dicen que los gatos deben tener a disposición comida durante todo el día, esto no está mal siempre y cuando, la cantidad servida sea exactamente la que él o ella necesitan y no más. Dejar un plato repleto de comida al alcance de un gato que está solo todo el día en casa por ejemplo solo hará que no tenga otra actividad que hacer más que comer y en consecuencia vendrá el sobrepeso. Yo, por ejemplo, les sirvo dos veces al día, en la mañana y en la noche; divido la ración diaria y de esa manera la distribuyo, hasta ahora ha resultado, ellos se acostumbraron a eso y siempre que les sirvo comen un poco y dejan para ir consumiéndola en el resto de las horas hasta la próxima comida.

Lee Tambien:
¿Qué es la Torsión Gástrica y cómo podemos evitarla?

La segunda causa común para la obesidad felina es la falta de actividad física. Nuestros gatos al igual que otro ser vivo necesitan una ración de ejercicios diarios para mantener sus cuerpos saludables. Los gatos que tienen acceso al exterior o que viven en espacios grandes seguramente conseguirán muchas cosas en que distraerse durante el día, pero, al contrario, aquellos que viven en espacios pequeños como apartamentos, los gatos que viven solos sin otro animal o que pasan muchas horas al día solos, necesitan que nosotros como dueños nos encarguemos de generar actividades que los hagan ejercitarse. Al llegar del trabajo podemos iniciar algún juego de caza para hacerlos correr y escalar y así darles la oportunidad de moverse.

Además de estas causas que son fácilmente prevenibles por nosotros como dueños responsables, hay condiciones médicas y genéticas que pueden hacer que nuestro gato tenga predisposición a padecer obesidad, algunas de ellas son:

Edad: cuando nuestro gato alcanza una edad en la que le es más difícil ejercitarse y si sigue comiendo la misma cantidad de alimento es posible que ocurra un aumento de peso.

Medicamentos: Algunos medicamentos utilizados para otras condiciones pueden producir alteraciones en el metabolismo así como en el apetito. Los antialérgicos son un buen ejemplo de esto.

Hipotiroidismo: si se presenta esta condición el gato estará produciendo menos hormonas tiroideas lo que afecta directamente el funcionamiento del metabolismo haciéndolo más lento.

La obesidad puede tener serias implicaciones en la salud de nuestro gato
La obesidad puede tener serias implicaciones en la salud de nuestro gato

Consecuencias de la obesidad felina

Las consecuencias en la salud de nuestro gato que se producen a causa de la obesidad pueden llegar a ser bastante serias, es por esto que no debemos pasar por alto el sobre peso. Aquí te mencionamos 5 consecuencias de la obesidad felina:

1.- Diabetes: si, los gatos con obesidad están mucho más propensos a padecer diabetes, una enfermedad muy difícil y costosa de tratar. La diabetes es una condición en la que el organismo no produce o no utiliza apropiadamente la insulina que es el químico necesario para que las células absorban la glucosa de la sangre, en consecuencia, los niveles de azúcar se elevan y esto puede traer serias complicaciones e incluso la muerte si no se trata apropiadamente.

2.- Problemas del tracto urinario: se ha demostrado que mantener un peso adecuado así como mantener una buena actividad física y menos estrés forman parte de la manera en la que mantenemos a nuestros gatos con menos posibilidades de padecer enfermedades urinarias.

Lee Tambien:
Por qué vomita un gato? 10 Razones interesantes!

3.- Osteoartritis: esta condición que se ve generalmente en animales de edad avanzada puede verse acelerada en casos de gatos obesos. La presión que se ejerce en las articulaciones cuando hay sobrepeso es mucho mayor y es por esto que nuestro gato no podrá saltar o correr como antes ni tampoco mantenerse limpio pues el dolor será mucho mayor.

4.- Condiciones subyacentes: la obesidad puede producir condiciones clínicas que pueden pasar desapercibidas por un buen tiempo y que representan un gran riesgo para la salud del gato, la pancreatitis es una de estas así como el hígado y riñones grasos.

5.- Poca calidad de vida: cuando nuestro gato tiene sobrepeso sus actividades diarias se ven afectadas, por ejemplo, su aseo no podrá ser tan completo si no logra alcanzar ciertas partes de su cuerpo, esto puede producir problemas de piel. El no poder físicamente subir a una mesa o a un mostrador será algo complicado para el estilo de vida de un gato sano.

Recordemos que somos nosotros quienes tomamos decisiones a la hora de alimentar a nuestras mascotas lo que nos hace directamente responsables por el mantenimiento de un peso saludable. Cada vez que tu gato te mire como si tiene 2 semanas sin haber comido, recuerda las consecuencias que puede tener para su salud la obesidad.

Consulta con tu médico veterinario la cantidad adecuada de comida que debe estar consumiendo tu gato según su estilo de vida y toma en consideración la importancia de la actividad física para mantener la salud de tu mascota.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.