Todo lo que Debes y Necesitas saber sobre las Cataratas en perros

¿Cómo saber si mi perro sufre de esta enfermedad? ¿Puede tratarse? ¿Es posible que mi mascota vuelva a recuperar la vista? Estas y muchas otras preguntas son las que merodean por la mente de los dueños de perros alrededor del mundo que pasan por la angustiante situación de ver a su querido compañero padecer de esta afección que atenta considerablemente contra su salud y bienestar. Al igual que los humanos, los canes prescinden del sentido de la vista para realizar la mayoría de sus tareas diarias, y cuando este se ve afectado por una patología, la vida como la conocen cambia de una manera u otra, a pesar de que tienen capacidades increibles de adaptarse a cualquier medio y situacion.

Por eso, en este artículo te proporcionare información importante que necesitas saber para detectar y tratar las cataratas en perros. Además, si tú y el veterinario deciden optar por una intervención quirúrgica, te indicare ciertos pasos que deberás seguir antes y después de este proceso para que tú y tu mascotas se sientan cómodos durante el periodo preoperatorio y la recuperación.

cataratas en perros

¿Qué son las cataratas?

Las cataratas se caracterizan por causar opacificación completa o parcial de una de las estructuras del ojo llamada cristalino. Esta estructura en específico es la encargada de enfocar todos los objetos que observa el ojo a diversas distancias; esta capacidad es posible gracias a la alta concentración de proteínas que se alojan en el cristalino, las cuales le permiten refractar la luz que pasa por el ojo ayudando a la córnea a formar la visión de los objetos sobre la retina. Es más frecuente en algunas razas predeterminadas (Poodle, Cocker Spaniel, Boston Terrier, Golden Retriever, Labrador, Pastor Alemán, Schanuzer, Husky Siberiano, Springer spaniel, West Highland Terrier y  Staffordshire Bull Terrier) y, al igual que en los seres humanos, tiende a aparecer con la edad (alrededor de los 6 y 12 años). Cualquier opacidad que presente uno o ambos ojos se considera como cataratas, aun si se trata de un proceso natural de envejecimiento que no comprometa la visión del perro. Por otro lado, cuando estas anormalidades se desarrollan cada vez más conforme avanza la edad del can, influyen gravemente en el buen funcionamiento del ojo, debido a que invaden el espacio de la córnea provocando dificultad para reconocer las formas, intolerancia a la luz y pérdida total de la visión.

Causas de las cataratas en perros

Las principales y más comunes son:

  • Enfermedades sistémicas: la diabetes es un poderoso detonante de las cataratas, incluso puede desarrollarse de un día para otro sin dar al dueño señales o síntomas que lo alerten sobre esta condición.
  • Problemas hereditarios: una gran parte de los casos de cataratas son causados por cuestiones hereditarias y generalmente aparecen al nacer o durante los próximos 5 años de vida del perro.
  • Traumatismos: los golpes, las inflamaciones y las caídas pueden aumentar las probabilidades de que el perro sufra de cataratas.
  • Medicamentos: algunas vacunas, tratamientos preventivos y desparasitantes externos pueden tener efectos adversos, resultando tóxicos para la piel y el organismo del can, y los ojos son una de las primeras partes del cuerpo que se ven afectados por estas reacciones.
  • Envejecimiento: este proceso natural por el que pasan todos los canes viene acompañado de muchas complicaciones. Las cataratas suelen ser una de las causas más frecuentes por las que estos perritos seniles visitan los centros veterinarios.

La causa de la enfermedad debe ser determinada lo más pronto posible visitando a un veterinario, pues el desarrollo y el tratamiento de la misma es diferente en cada caso, además, existe otra patología que suele ser confundida con las cataratas en perros, esta se llama esclerosis nuclear del cristalino, la cual equivale a la aparición de una mancha grisácea parecida a la de las cataratas, sin embargo, esta otra no afecta a las demás estructuras del ojo, es decir, no perjudica de ninguna manera la visión. Estas dos enfermedades similares solo pueden ser detectadas mediante la revisión exhaustiva de un veterinario, y no en casa, por eso, siempre busca la ayuda de los profesionales visitando un centro médico veterinario.

Tratamiento

El tratamiento para esta enfermedad es muy limitativo, pues existen pocas opciones para considerar. No se ha demostrado que el uso de colirios o medicamentos produzcan un efecto curativo, por lo que la intervención quirúrgica para retirar la catarata del cristalino se convierte en el tratamiento de elección para los dueños. Sin embargo, surge una interrogante ¿todos los perros con cataratas son candidatos propicios para operar? La respuesta es no, porque el paciente debe reunir diversos requisitos para que el veterinario pueda llegar a considerar esta alternativa. Se tiene que evaluar si para el perro es posible resistir la anestesia, pues la operación en si no es de gran magnitud.

Para lograr esto, el veterinario realizara un perfil bioquímico, análisis de sangre, revisara su condición nutricional y hará exámenes oftalmológicos especiales para asegurarse de que el can no sufra de otras enfermedades oculares asociadas a las cataratas. Si el perro no se encuentra preparado para la operación lo más recomendable es dejarlo vivir con las cataratas, pero claro, siguiendo los consejos del profesional veterinario para que este a pesar de su padecimiento pueda disfrutar de una vida relativamente normal.

¿En qué consiste la operación?

Este tipo de intervenciones no se realizan con láser como muchos creen, sino que, al igual que en los humanos, se utiliza un método de ultrasonido llamado facoemulsificación; dicho ultrasonido es aplicado sobre el cristalino mediante una incisión de aproximadamente 3 milímetros, rompiendo la catarata y aspirando los restos fragmentados de esta.

Este tipo de operaciones son consideradas como microcirugías, en las cuales es estrictamente necesario el uso de un microscopio e instrumentos adecuados para dicha magnitud, y tal intervención debe ser realizada por personal capacitado y especializado en el tema. Generalmente, la catarata luego de ser extraída no vuelve a aparecer, y la operación produce buenos resultados, el 95% de los perros tratados de esta forma recuperaron gran parte de su visión y no sufrieron complicaciones, sino que más bien mejoro su vitalidad y su calidad de vida.

Pasos a seguir antes y después de la intervención

ANTES…

  1. No asumas inmediatamente que tu perro tiene cataratas: aunque ya sospeches de la enfermedad, procura que a tu mascota le realicen un diagnóstico, porque a pesar de que es una enfermedad muy común (sobre todo en perros seniles) los dueños constantemente se equivocan. Como te dije anteriormente existe otra patología que es parecida a las cataratas en perros, por eso te recalco la importancia de visitar a un veterinario para que revisen a fondo la condición de tu compañero y te recomienden el mejor tratamiento para él.
  2. Debes comprender que este procedimiento quirúrgico es la única alternativa para tratar a tu mascota: si ya recibiste un diagnostico final y la recomendación que te dio el veterinario fue la operación debes entender que esta es la mejor forma de restaurar la visión de tu perro. Si tu mascota tiene alrededor de 6 o 7 años y decides no permitir la cirugía, se corre el riesgo de que la catarata se desarrolle hasta el punto de dejarla totalmente ciega, afectando su bienestar y salud, además, existen diversas complicaciones que acompañan al crecimiento de dicha catarata, como inflamaciones, infecciones, luxaciones o desprendimientos y glaucomas, las cuales pueden dañar tanto el ojo hasta el punto en que será necesario retirar el órgano para no afectar otras estructuras del cuerpo.
  3. Haz que tu perrito se acostumbre a usar un collar isabelino o cono: luego de la operación tu mascota deberá usar este collar protector para evitar que se rasque o se lastime la zona, por eso, para lograr que se sienta cómodo usándolo es recomendable que lo acostumbres colocándoselo tiempo antes de la intervención. Tan solo el hecho de ser operado resulta incómodo para nuestros queridos amigos, y si sumado a ello le agregamos el tener que usar un objeto extraño que limita sus movimientos, encontraremos que es irritante, entonces, lo mejor es lograr que se sientan lo más cómodos posibles durante el periodo de recuperación. Puedes pedirle a tu veterinario que te facilite un collar para colocárselo a tu perro varios días antes de la operación durante cortos espacios de tiempo, para que este no se sienta asustado durante el postoperatorio.
  4. Práctica encerrando a tu perrito en una jaula: puede sonar un poco insensible, pero no lo es, este es solo un ejercicio que ayudara a tu mascota a  acostumbrarse al confinamiento antes de la operación, pues ahí es donde le aplicaran la anestesia y donde pasara sus primeros días de recuperación. Es muy importante realizar este tipo de prácticas, porque el confinamiento, al igual que el collar, será imprescindible durante el proceso postoperatorio, debido a que luego de la cirugía necesitara descansar lo más que pueda para no abrirse la herida. Acostumbrarlo a estar plácidamente en este tipo de ambientes encerrados, evitara que en el futuro el perro se sienta confundido o asustado durante su estadía en el centro veterinario. Para logarlo puedes colocar su tazón de comida en la jaula que hayas elegido para practicar, y para aumentar su deseo de estar en ese lugar puedes poner un juguete o un premio que le encante. Luego de que haya entrado a la jaula y veas que se siente cómodo puedes cerrar la rejilla por un espacio de tiempo, el cual le permita asociar el lugar con el descanso y el bienestar.
  5. Asegúrate de que le realicen un examen físico a tu mascota: es importante que por lo menos cuatro semanas antes de la cirugía a tu perrito le hagan esta revisión física, pues como ya sabes, será dormido con anestesia general, y es esencial poder determinar si está en condiciones de resistir esta anestesia. El análisis incluirá exámenes de sangre, control de la presión sanguínea y una evaluación estricta del historial médico del can. Si tu mascota es diabética será aún más importante realizar este análisis constantemente antes de la cirugía, pues esta condición puede complicar la operación si no es debidamente controlada.
  6. Consulta con el veterinario sobre las gotas preoperatorias: algunos veterinarios recomiendan el uso de gotas especiales para los ojos como parte del tratamiento preoperatorio. Suelen recetarse dos semanas antes de la intervención, y generalmente son aplicadas para reducir la inflamación. La dosis varía según la edad y la raza del can, por lo que primero debes asistirte con un profesional.
  7. No alimentes a tu mascota por lo menos 12 horas antes de la operación: el perro no debe consumir agua o alimento en las últimas horas antes de la cirugía. Es muy importante que se mantenga en ayuno, debido a que la comida en combinación con los medicamentos y la anestesia puede provocar efectos adversos durante la operación. Si tu perrito es diabético es mejor que consultes con tu médico veterinario sobre la dieta que debe seguir antes de la intervención.

DESPUES…

  1. No expongas a tu mascota a largos periodos de ejercicio: te recomiendo que después de la intervención quirúrgica reduzcas el tiempo de ejercicio y de paseo de tu compañero, pues el reposo será vital para que este pueda recuperarse en un periodo prudencial. Si tu perro es muy inquieto puedes colocarlo en la jaula que ya habías elegido para entrenarlo por una semana o por el tiempo que te haya indicado el veterinario. Claro, tendrás que sacarlo de vez en cuando para evitar que se estrese, pero siempre con una correa o arnés para que no haga movimientos rápidos o bruscos.
  2. Colócale el cono protector: como ya te había dicho, este es un instrumento importante para la recuperación del can, pues evita que se hiera el mismo. Este lo usara por al menos cuatro semanas, por lo que será imprescindible enseñarlo antes de la operación para que no se sienta incomodo u obstaculizado por el collar.
  3. Suminístrale de manera responsable los medicamentos recetados por el veterinario: debes asegurarte de medicar correctamente a tu mascota con los fármacos recetados por el médico veterinario, pues son los que evitaran que aparezcan infecciones en el o los ojos operados. Lo más probable es que debas proporcionárselas a tu mascota por unas cuatro semanas 3 veces por día.
  4. Controla la reacción de los medicamentos: es normal que estas medicinas causen un poco de picor al ser administradas, sin embargo, algunos perros pueden mostrar hipersensibilidad a estas fórmulas, por eso, si ves que tu mascota luego de la aplicación se quiere frotar constantemente, si luce irritado, hinchado y con muchas lagañas, debes consultar de inmediato con el veterinario la posibilidad de cambiar la medicina por otra.
  5. No asees a tu perro: está totalmente prohibido bañar a los perros operados de cataratas por al menos tres semanas luego de la intervención, además, se recomienda reemplazar el collar por un arnés de hombro, para así controlar mejor los movimientos del perro.
  6. Revisa constantemente: en algunos casos aislados, los pacientes ya operados vuelven a sufrir de cataratas. Aunque no es muy frecuente debes mantenerte alerta monitoreando los cambios que notes conforme va avanzando el periodo de recuperación, sobre todo si tu perro es diabético, porque mayormente las nuevas cataratas son causadas por ese padecimiento.

Tratamiento alternativo para las cataratas en perros

Como ya sabes, existen ciertos perros que no son aptos para resistir la intervención quirúrgica, por lo que lamentablemente deben quedarse sin tratamiento durante el resto de su vida o hasta que reúnan las condiciones necesarias para tal operación. No obstante, distintos médicos veterinarios están probando la idea de tratar o desacelerar el desarrollo de esta enfermedad con terapias alternativas y naturales. Este método está pensado para aquellos canes seniles que no tienen la oportunidad de que les sean extraídas las cataratas de manera rápida mediante una operación, y se basa en:

Loading...

La nutrición

Muchos seguidores de los tratamientos naturales dan fe de que la clave para desacelerar o incluso revertir la progresión de las cataratas en perros es la buena nutrición. La mayoría de los veterinarios holísticos indican que los canes deben tener dietas alternativas que estén hechas a base de ingredientes orgánicos y naturales. Estos profesionales de la medicina veterinaria recomiendan agregar a la alimentación de nuestras mascotas verduras como la zanahoria, el brócoli y la col rizada para potenciar el funcionamiento del ojo. Además, aseguran que el germen de trigo en polvo también ayuda a reducir el desarrollo de las cataratas en perros mayores. Y al igual que en los seres humanos muchos suplementos dietéticos como el metilsulfonilmetano frenan con éxito la progresión de la enfermedad. Una buena alimentación está compuesta por:

  • Las vitaminas y los minerales

Para todo ser vivo es imprescindible la ingesta de vitaminas y minerales, y en casos de perros con cataratas resultan beneficiosas las vitaminas A, C y E, debido a que contienen excelentes propiedades antioxidantes que ayudan a mejorar la salud de los ojos. Por otro lado, uno de los minerales que definitivamente debe estar incluido en la alimentación de tu mascota con cataratas es el zinc, pues se encuentra en la estructura natural del ojo sano, y ayuda en gran manera a mantener el tejido ocular libre de daño e inflamación.

  • Hierbas beneficiosas

Existen en el mercado muchas fórmulas a base de hierbas naturales que retrasan el progreso de las cataratas, una de las más utilizadas es el extracto de arándanos, que también contiene antioxidantes, los cuales son beneficiosos para el funcionamiento de los ojos, pues combaten muchas de las enfermedades que los atacan, entre ellas las cataratas en perros. Incluso,  el arándano es llamado “la hierba de la visión”, por lo que no hay dudas de que incluirlo en la dieta de tu mascota será de gran ayuda. Otras hierbas que podrías utilizar son la bardana, la reina de los prados y el romero, además, muchos afirman que lavar los ojos del can con te de eufrasia y de celidonia frena el desarrollo de las cataratas.

  • Carotenoides

Un poco más arriba te indique que tanto para los humanos como para los perros, consumir zanahoria es excelente para mejorar el funcionamiento de los ojos, pero ¿Por qué? Pues esto se debe a que este vegetal contiene un carotenoide llamado betacaroteno, uno de los encargados de mantener los tejidos oculares sanos. Otro carotenoide es la luteína, el cual suele encontrarse verduras de hoja verde, y también ayuda a retardar la progresión de la enfermedad, protegiendo a los ojos de complicaciones y daños mayores.

tratamiento alternativo para perros con cataratas

No olvides consultar con tu veterinario de confianza cual sería la dieta alternativa más adecuada para la situación de tu mascota, pues todos los perros son distintos y sus necesidades también varían, además, debes comprender que este método no mejorara milagrosamente la salud de tu compañero, ni le devolverá la vista de un día para otro, como cualquier otro tratamiento requiere tiempo y paciencia de tu parte, pero sin dudas valdrá la pena el esfuerzo, y como te dije anteriormente, este tratamiento suele usarse en perros ya envejecidos que no tienen la oportunidad de pasar por una operación rápida, para que disfruten los años que les quedan de la manera más normal y tranquila posible.

Si tu perro llegara a perder la visión…

¡NO TE ALARMES! Pues aunque nadie sabe con certeza como se sienten los perros cuando quedan ciegos, si podemos llegar a evaluar cómo cambia su comportamiento cuando esto sucede. Primero, debes comprender que su visión es muy distinta a la nuestra, por eso, si tus preocupaciones se basan en lo que tu sentirías si llegaras a pasar por esa situación, estas equivocado; los ojos de los perros funcionan de manera más primitiva o rustica, pues no ven todos los colores como los humanos, muchos son miopes y tienen no tienen la capacidad de acomodar como nosotros la visión lejana y cercana.

Además, su lista de actividades es muy distinta, sus prioridades no son conducir, leer o trabajar, lo que les permite a sus otros sentidos (sobre todo el olfato y el oído) desarrollarse y destacarse un poco más.

Como bien sabes, la mayoría de los canes con cataratas resultan excelentes candidatos operables, lo que les permitirá salir airosos de esta experiencia, recuperando su visión, vitalidad y salud. Y aun si tu mascota no entra en esta lista, no debes preocuparte, pues la ceguera solo ocurre cuando el daño llega a un 80%, y existen tratamientos alternativos que no permiten el avance de la enfermedad.

Incluso, si tu perro desafortunadamente llegara a perder la vista esta comprobado que no pasaría mucho tiempo hasta el lograra adaptarse, pues es una cualidad natural que posee esta especie. Así que deja de preocuparte de más por esta situación, nuestras mascotas siempre nos sorprenden con sus increíbles capacidades de recuperarse y adaptarse, y seguro que tu compañero no es la excepción.

Cuidados para mantener la salud ocular de los perros

Estos cuidados no son solo necesarios a la hora de tratar las cataratas, sino también para mantener los ojos de tu mascota libre de enfermedades y afecciones, estos son:

  • Limpia de vez en cuando esta zona con suero fisiológico y una gasa de forma suave sin restregar, pero asegurándote de retirar cualquier agente extraño que moleste al ojo.
  • Despeja periódicamente los ojos del pelaje no deseado que pueda entorpecer su visión y que ayude a la acumulación de suciedad.
  • No permitas que tu perrito hurgue o fisgonee en zonas como matorrales o arbustos, pues podría encontrar fácilmente objetos que podrían invadir sus ojos, como espigas, espinas, insectos o polvillo.
  • Mantén fuera de su alcance productos tóxicos como disolventes, venenos, pinturas, ácidos, gases, desinfectantes etc.; estos también pueden potenciar la enfermedad.
  • No apliques ningún colirio, formula, aceite, jabón o pomada que no haya sido recetada por el médico veterinario, recuerda que muchos perros pueden mostrarse hipersensibles a estos productos.
  • Bríndale una alimentación de calidad a tu perrito, para que cada parte de su organismo, incluyendo los ojos, funcione de forma correcta.
  • Si tu mascota sufrió de cataratas y se le extrajeron quirúrgicamente, visita periódicamente al veterinario para vigilar y monitorear su progreso o retroceso, pues las pocas veces que pueden reaparecer es debido a una enfermedad subyacente ajena a las cataratas, la cual debe ser atendida con prontitud para evitar complicaciones.

Mitos y verdades sobre las cataratas

Con la información que hasta ahora has leído, tienes la capacidad de derrumbar ciertos mitos acerca de las cataratas en perros, estos son:

MITO: Dar dulces y azúcar a los perros produce cataratas y problemas de visión.

VERDAD: Darle este tipo de alimentos a un perro puede ocasionarle diabetes, enfermedad que solo potencia la aparición de las cataratas

MITO: Las cataratas se operan solo con láser y la intervención es muy riesgosa.

VERDAD: Se utiliza un método de ultrasonido llamado facoemulsificacion, que destruye la catarata por completo dejando excelentes resultados sin ninguna complicación.

MITO: Después de la cirugía las cataratas reaparecen.

VERDAD: el ultrasonido elimina la catarata, lo único que puede desencadenar la reaparición de la misma es una patología en específico totalmente distinta a la tratada con la operación.

MITO: Las cataratas solo se operan cuando el daño profundo y la enfermedad esta avanzada.

VERDAD: Los perros con daños menores y que esten en las primeras etapas de la enfermedad pueden ser efectivamente tratados con la intervención, obteniendo resultados óptimos.

MITO: Las operaciones de cataratas salen mal la mayor parte del tiempo.

VERDAD: El 95% de las veces las cirugías resultan exitosas, sin ninguna complicación o reaparición de la enfermedad.

No te dejes llevar por los comentarios o los pensamientos negativos, esta no es una enfermedad terminal, los perros pueden vivir normalmente luego de la operación o con la misma condición pero controlada, pues ya sabes que tienen una gran capacidad de adaptarse a cualquier circunstancia. Sigue mis consejos y los de tu veterinario, veras que en poco tiempo tu mascota se adaptara a este cambio y estará contigo nuevamente disfrutando los buenos momentos y la compañía de su querida familia.
Loading...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.