Los 3 secretos revelados sobre las vitaminas para perros

Existen muchos veterinarios que recomiendan dar a los perros buenas vitaminas para perros. Al igual que los seres humanos, los perros también requieren ciertas vitaminas y minerales que son esenciales para poder mantener las funciones corporales apropiadas y mantenerse saludables. Sin embargo, una vitamina humana estándar o una mezcla de vitamina para humanos no será nada eficaz para un perro. Las vitaminas tienen una función esencial en el organismo de los seres humanos, y en los mamíferos superiores en general.

Aunque los perros por lo general requieren los mismos nutrientes que los seres humanos, el balance de las vitaminas es bastante diferente. Conocer los rasgos fundamentales de un buen multivitamínico para la salud del perro antes de comprarlo es muy importante para que así pueda maximizar los beneficios de salud para su mascota y evitar lesiones.

Cabe destacar, que las vitaminas caninas no siempre son necesarias, debido a que los alimentos comerciales para perros ya cuentan o ya vienen incluidas las vitaminas, minerales y nutrientes esenciales para que el perro esté sano. Los expertos aseguran que un perro que se alimenta con un pienso adaptado a su edad, tamaño y grado de actividad no necesita un aporte extra de vitaminas. Si pueden ser necesarios, sin embargo, cuando el perro se alimente con una dieta casera no equilibrada. En casos como ese, lo ideal es optar por vitaminas específicas en lugar de complejos para el perro. Además, también se venden vitaminas para nuestras mascotas con determinadas patologías.

Las vitaminas y minerales deben formar parte también de una ración ciertamente equilibrada en perros (como en cualquier otro organismo). Es importante no sólo cubrir las necesidades básicas, sino tener en cuenta que en algunos casos un exceso en la formulación puede ser tóxico para el animal, por lo que en estos casos, y nunca mejor dicho, menos es más.

Lo primero que debemos saber es qué son las vitaminas y los minerales.

Vitaminas: 

Las vitaminas con compuestos orgánicos que son requeridos por el cuerpo para procesos bioquímicos. Pueden clasificarse en liposolubles (A, D, E y K) e hidrosolubles (las del grupo B y C).

La leche materna suele ser el mejor alimento para los cachorros, ya que contiene proteínas, grasas, vitaminas y minerales en las proporciones necesarias para el buen desarrollo de los cachorros. Las primeras se almacenas en los lipocitos del organismo, mientras que las hidrosolubles no quedan retenidas en el cuerpo salvo en pequeñas cantidades. De ahí que aun siendo necesarias, haya que tener un especial cuidado con no suministrar un exceso de vitaminas liposolubles que podrían dar lugar a un problema de toxicidad, sobretodo en cuanto a la vitamina A y D.

Funciones básicas de las liposolubles:

Vitamina A (retinol): Se sabe que esta vitamina es importante para la vista, pero una deficiencia puede causar retardo en el crecimiento, problemas de pelo, problemas de piel y problemas reproductivos. Los criadores deben tenerla especialmente en cuenta debido a que una falta de vitamina A, puede causar hidrocefalia y paladar hendido en las camadas.

• Vitamina D (calciferol): Es muy importante para los huesos ya que interviene en el balance de calcio y fósforo en sangre. Aparte de ingerirla por la dieta, se obtiene también por la transformación de una molécula llamada ergosterol, con ayuda de la radiación solar.

Vitamina E (tocoferol): Juega un papel importante en la formación de membranas celulares, respiración celular y en el metabolismo de las grasas. Además, es bien conocida su función como antioxidante y muchos piensos lo suelen incluir como antioxidante natural.

Loading...

Vitamina K: Mayormente el organismo es capaz de sintetizarla. Afecta a la coagulación de la sangre. Además, es útil saber que los raticidas precisamente afectan a los factores de coagulación de la sangre, y que por ello mismo, el tratamiento para un perro o gato que haya ingerido algún raticida por error o un ratón/rata que esté envenenado será precisamente el suministro de una dosis de choque de vitamina K1.

Funciones básicas de las hidrosolubles:

Vitamina C: Es muy usada como suplemento en las dietas de los perros (también en los seres humanos para evitar los catarros). Al intervenir directamente en la mineralización de huesos se usa para prevenir la displasia de cadera. No obstante, no existen resultados científicos que avalen ésta teoría aunque si se ha visto que puede resultar eficiente para reducir el dolor en perros afectados por esa enfermedad genética. Además, también se suele usar para prevenir la formación de cálculos urinarios, puesto que acidifica la orina.

Vitamina B1 (tiamina): La falta de ésta vitamina provoca pérdida del apetito, debilidad, pérdida de reflejos, pérdida del control nervioso y eventualmente, la muerte.

Vitamina B2 (riboflavina): Son esenciales para el normal crecimiento, desarrollo muscular y la salud del pelo.

Vitamina B3 (niacina): Ayuda al buen funcionamiento de enzimas. Su deficiencia causa la “lengua negra” en perros y también en gatos, se caracteriza por la pérdida de peso, encías, labios e interior de las mejillas inflamadas y enrojecidas. En casos más graves, le sigue con diarrea sanguinolenta y quizás la muerte.

Vitamina B5 (ácido pantoténico): Ayuda a la obtención de energía a partir de carbohidratos, grasas y proteínas. La falta de esta vitamina provoca pérdida de pelo, diarrea y alteraciones gástricas. Se ha asociado también con el encanecimiento anormal en perros, mucho más notables en perros de color negro.

Vitamina B6 (piridoxina): Ayuda a que el organismo use los aminoácidos, por lo que es totalmente esencial. Su falta puede causar entre otros síntomas: cavidades en los dientes, lesiones en la piel y en caso más graves la muerte.

Vitamina B9 (ácido fólico) y B12 (cianocobalamina): Trabajan juntas para poder fabricar nuevos glóbulos rojos y proteínas. El ácido fólico ayuda a prevenir malformaciones en fetos, como espina fibina o paladar hendido. De ahí que muchos criadores opten por suplementar a futuras hembras gestantes con ácido fólico a partir del celo y durante la gestación.

vitaminas para perros

Minerales: 

Los minerales son elementos inorgánicos que intervienen en diversas funciones en el organismo, como en la formación de hueso y cartílago, mantenimiento del equilibro ácido/base, funcionamiento de músculos y nervios, y también en la producción de hormonas.
Están clasificados en 2 categorías:

Macrominerales: ya que se necesitan en mayores cantidades (calcio, fósforo, magnesio, potasio, sodio y cloro).

Microminerales: que se requieren en cantidades mínimas (cobre, yodo, hierro, magnesio, selenio y zinc).

Como lo mencionamos antes, deben aportarse en la dieta en proporciones apropiadas para cubrir necesidades, ya que algunos en exceso presentan toxicidad. El calcio y el fósforo deben guardar una relación, que debe ser de 1:1 (la misma cantidad de calcio que de fósforo) o de 2:1 (doble de calcio) para que así no hayan problemas dependiendo de la etapa de vida del animal.

1. Vitaminas ideales para perros:

La manera más ideal y también más natural de la administración de vitaminas para perros, es a través de la dieta. Todos los alimentos y comidas comerciales o industriales proporcional la cantidad y la variedad adecuada de vitaminas necesarias para el crecimiento y el mantenimiento de la salud de nuestras mascotas. Los piensos para perros informan en su casa, a través de una lista de todos los nutrientes, que incorporan los perros al consumir todos esos alimentos, entre ellos los grupos de vitaminas que contienen. Leer más sobre pienso para perros.

Pero, ¿Cuáles son las vitaminas más necesarias que deben administrar nuestros perros? Todas son importantes, pero las más necesarias son los grupos de vitaminas tipo A, D, E, C, B y K. Estas vitaminas tienen las mismas características que conocemos y que fueron descritas anteriormente.

Es cierto que la ausencia o la baja concentración de vitaminas en los animales pueden ser causa de ciertas enfermedades, que pueden llegar a ser peligrosas para la vida del perro. Es por ello que las vitaminas para perros sólo deben administrarse cuando lo recomiende el veterinario, ahí que la visita periódica al especialista nos permitirá evaluar sus necesidades vitamínicas. La administración por libre decisión de vitaminas a los perros no es recomendable nunca. Aunque si es cierto que cuando los perros se alimenta con comidas preparadas en casa podemos dejar de proporcionarles algunas vitaminas y/o nutrientes necesarios. Por ello, siempre tiene que estar bajo supervisión del veterinario, debemos con cierta periodicidad administrarles vitaminas que han sido preparadas para los perros, y en la dosis que recomiende el médico veterinario. Si la comida que habitualmente comen nuestros perros es comprada en las tiendas, no debe existir ningún problema.

Algunos problemas o enfermedades de salud pueden necesitar el suministro específico de vitaminas para perros, es así común verlo en estados infecciosos, cirugías, desnutrición, parasitismo, cuando están creciendo y cuando están muy viejos, entre otros varios ejemplos.

2. Vitaminas específicas en lugar de complejos para el perro:

Un perro que se encuentre enfermo o que padezca por ejemplo, de anemia, sí puede necesitar vitaminas específicas para tratar esa dolencia, pero en ningún caso un complejo multivitamínico.

Un perro con una desnutrición severa o con un peso corporal muy por debajo del que le corresponde puede ser un candidato adecuado y apto para ingerir vitaminas.

3. Vitaminas para perros con determinadas patologías:

Las vitaminas también pueden ayudar en el tratamiento de ciertas patologías, como lo son las afecciones nerviosas. Según especialistas, en estos casos se puede administrar vitamina B, que está indicada para fomentar las conexiones entre las neuronas. En los perros mayores (a partir de los nueve años), la vitamina B1 está indicada para combatir los síntomas asociados a la edad debido a sus propiedades antioxidantes.

En todo caso, si se aporta a un perro enfermo, anciano o desnutrido un pienso de muy buena calidad y ajustado a sus peculiaridades, es posible que no sea necesario un aporte extra de vitaminas. Es muy importante tener en cuenta que un pienso de gama alta es más caro que otros de calidad media, pero, con este tipo de alimentos, los dueños se aseguran unas vitaminas específicas de calidad para su perro, lo que hace innecesaria la administración de vitaminas extras.

En cualquier caso, tanto por exceso como por defecto, la ingestión de las vitaminas puede ser perjudicial para la salud del perro. El veterinario será quien mejor pueda aconsejar qué es lo apropiado para cada caso concreto.

También puedes leer sobre: Las vacunas para perros. 

Loading...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.