Roña En Gatos, Como Podemos Saber Que Nuestra Mascota Tiene Sarna.

Debemos saber que la roña en gatos, no es tan común como en los perros, sin embargo, esta enfermedad de la piel puede ocurrir en estos simpáticos animales, sobre todo en el área de las orejas, en su mayoría este tipo de afección es a causa de un ácaro conocido como notoedres cati, o como coloquialmente se conoce como el ácaro de la sarna de la cabeza, no obstante existen varios tipos de sarna o roña en gatos que se clasifican en función al ácaro que las ocasiona.

Aunque como mencionamos no es común en gatos este tipo de afecciones, si es importante identificar los síntomas y tratarla a tiempo, de este modo podemos evitar que la enfermedad avance, y así nuestra mascota no sufra mayores males, y por esa razón te invitamos a leer este interesante artículo, y prendas todo acerca de la roña en gatos y cómo podemos tratarla.

En mascotafiel.com te daremos toda la información acerca de estos hermosos animales, todo acerca de su alimentación, costumbres y cuidados, así que si eres un amante de los gatos no puedes perderte nuestros post, que están hechos con todo el amor para estos maravillosos mininos.

Te puede interesar el siguiente artículo: Que Se Debe Hacer Cuando El Gato Presenta Un Cuadro Clínico De Neumonía Felina.

Roña En Gatos Cómo Podemos Diagnosticar y Tratar La Sarna En Felinos.

Loading...
roña en gatos
roña en gatos

La roña o sarna en gatos es una afección de la piel, la cual es causado por un tipo de ácaro, debes saber que estos son microscópicos y no pueden ser identificados de modo sencillo a simple vista, por lo que es importante prestar atención a cualquier cambio en el comportamiento de nuestra mascota.

Los ácaros de la sarna se hospedan comúnmente en la piel del animal, dicho de otro modo en la dermis del felino, pero debemos aclarar que nunca llega al interior del organismo del gato. Los ácaros de la sarna más comunes en los mininos son los siguientes:

Notoedres cati.

Es el más común de todos, este solo afecta a los gatos, a ninguna otra especie animal, suele hospedarse en primer lugar en las orejas y cabeza del minino, luego poco a poco se va desplazando hacia el cuerpo entero.

Las hembras de este ácaro, tienden a excavar túneles en la piel del animal con la finalidad de vivir y poner sus huevos, estas se alimentan de la linfa y los líquidos tisulares lo que ocasiona en el gato la perdida de pelo y lesiones rojas en la piel.

Cheyletiella spp.

Podemos encontrarla en perros, no obstante su huésped favorito son los gatos, estas no suelen cavar túneles en la piel del animal, por el contrario estos se alimentan de la queratina, estos solo habitan en la superficie, este tipo de roña en gatos, suele confundirse con la caspa, esto debido a que cuando este tipo de ácaros caminan ocasionan una descamación en la piel, muy parecida a la caspa.

Otodectes cynotis.

Del mismo modo que la anterior es mucho más común en gatos que en los perros,  en este tipo de situación los ácaros se hospedan en los conductos auditivos, por lo que se consideran unos de los mayores causantes de otitis externa en los felinos. Al igual que los ácaros anteriormente mencionados estos no excavan túneles en la piel del huésped, sino que se alimentan de la queratina, lo que termina por ocasionar la aparición de costras, eccemas y secreciones de coloración oscura.

busca la ayuda del médico veterinario
busca la ayuda del médico veterinario

Modo de contagio.

En el 100% de los casos la roña en gatos se contagia a través del contacto físico, por ser parásitos que solo viven en la piel del animal, es imposible que sobrevivan estando fuera de ella más de dos semanas.

No necesariamente se debe tener un contacto físico con el animal, sino que también se puede contagiar a través del roce, o por estar cerca, el haber compartido el bebedero, o una manta o incluso hayan estado en  la misma habitación.

Aunque normalmente no se contagia a los humanos, es importante siempre tener precaución ya que los ácaros como los cheyletiella spp, la cual puede ser contagiada a los humanos, no obstante, lo que producirá será una infección temporal la que puede ocasionar picor y enrojecimiento.

Síntomas de la roña en gatos.

Cada tipo de ácaro produce síntomas particulares, sin embargo, existe sintomatologías que son comunes en todos y de ellas te hablaremos a continuación.

  • Pérdida del pelo.
  • Piel enrojecida.
  • Abundante picor, lo que ocasiona un brusco rascado en el animal, sin mencionar el lamido excesivo de la zona afectada.
  • Inflamación localizada.
  • Aparición de costras, sobre todo en el área de la orejas.
  • Eccemas y descamación en la piel.
  • Secreción oscura en el canal auditivo.
  • En los casos graves se puede observar sangrado en el oído, hemorragia e incluso perforaciones en el tímpano.

En el periodo inicial es muy difícil identificar la roña en gatos, ya que los síntomas comienzan a aparecer alrededor de las dos o tres semanas de contraída al infección, esto es cuando los ácaros se hayan desarrollado por completo.

De allí radica la importancia de observar cambios en el comportamiento del animal, ver si se rasca o lame más de lo normal, o si se le está cayendo el pelaje de una forma incontrolada, este tipo de situaciones debe ser un llamado de alerta para que acudas al veterinario de forma rápida y oportuna.

Tratamiento para la roña en gatos.

Si ya tu gato a visitado al veterinario, y en efecto padece de roña o sarna, lo mejor es comenzar el tratamiento de forma inmediata, el cual dependerá del tipo de ácaro que lo ataca y del grado de avance de la misma. Mucho de los tratamientos se suministran en forma de pipeta en las zonas afectadas del cuerpo del animal, también podemos encontrar gotas y champús especiales para este tipo de padecimiento.

Medicamentos como las píldoras o pastillas antiparasitarias y las inyecciones, son métodos de gran ayuda en este tipo de situaciones. Cuando son los gatos cachorros lo que se infectan con sarna, lo mejor es bañarlos de forma frecuente con jabones medicados especialmente para su edad, en estos casos las vacunas no son producentes, las pipetas o gotas y el uso de vaselina en las zonas escamadas son los tratamientos más populares en este tipo de situaciones.

una enfermedad contagiosa
una enfermedad contagiosa

Recomendaciones.

Quizás muchos no lo consideren importante, pero el simple hecho de llevar a nuestro gato o perro, al veterinario al menos dos veces al año, no solo nos ahorra una cantidad considerable en tratamientos médico, sino que nos ayuda a mantener a nuestro compañero en un buen estado de salud y en optimas condiciones, aunque a tu mascota no le agrade mucho la idea de visitar al médico, te aseguro que este simple hecho le estará haciendo el mejor de los bienes.

Recuerda que las mascotas son parte de nuestra familia, debemos cuidarlos y amarlos, respetarlos y sobre todo tenerlos bajo mucha responsabilidad, ya que dependen de nosotros para muchas cosas, la tenencia responsable es sumamente importante. ¡Adopta no compres!

Espero que haya sido de tu agrado este artículo, te invito a dejar tu comentario y/o sugerencia abajo y con mucho gusto la tomaremos en cuenta, nos vemos ¡Hasta un próximo post!

Lee también: Los Riesgos Del Paracetamol En Gatos, Un Medicamento Mortal Para Nuestra Mascota.

Loading...

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.